tagIncesto/TabúAmor Prohibido

Amor Prohibido

byjessy19©

I want to thank my good friend Arturo for helping me translate this.

Mi hermana menor, Fatima tenia solo 18 cuando se arrancó de casa. Ella se arrancaría fuera en la mitad de la noche para salir con amistades y finalmente nuestros padres la pillaron. Le prohibieron salir dándole muy poca libertad para hacer nada. Frustada y sintiendose solitaria ese verano se arancó.

Por ese tiempo yo tenía 26 y recién había conseguido un gran trabajo y comprado mí primera casa de dos dormitorios que era simplemente perfecta para mí. No estaba casado pero sí tenia mi novia.

Eran como las 4:00 am de la mañana del Viernes cuando escuche desesperados toques en mí puerta. Estaba dormido con Sara que era mi "amiga" esos días. Esaba tan obscuro y torrido ese dia de Agosto que solo estaba usando mis boxers y nada más. Desconcertado , me levante poniendome mí polera y me apresuré a contestar la puerta.

Parada afuera estaba Fatima usando su sabrosa polera negra y sus jeans azules. Llevava su mochila consigo y parecia muy asustada y desesperada. Su largo cabello café caía suelto y sus ojos café parecian muy tristes.

"¿Fatima...? Q..ue estas haciendo aquí?" Le pregunté todavía no muy conciente de la hora.

"Alex", ya no puedo soportar a Mama y Papa. Son tan estrictos que necesito alejarme por lo menos un día o dos. Asi que.. ¿puedo quedarme contigo?

¿Poooorfa? Fatima hablaba con ojos suplicantes. Me apiedé de mí hermana. Sabía lo estrictos que eran mis padres y asimismo muchas veces me frustaba estar en casa.

"Muy bien Fatima pero solo por esta noche. Llama a Mama y Papa mañana y hazles saber que estas aca.. ¿Ok?"

Asintió contenta y entró a mi casa. Pude ver que la luz de mi dormitorio estaba prendida. Ahora sabía que Sara estaba despierta. Caminé detrás de Fatima y me dí cuenta que mís ojos estaban fijados en su linda pequeña estructura mientras se meneaba hacia la pieza de visita. Rapidamente deseché mis sucios pensamientos cuando escuché a Sara decir algo:

"¿Alex? Quién es? Pregunto fisguendo por la puerta.

"No, es solo mi hermana.. Tuvo algún tipo de problema en casa y pasará aca la noche. Vuelve a la cama preciosa."

Sara nunca había conocido a Fatima y no tenia intenciones que conociera a mi familia ya que se trataba de una "amiga" y nadie que quisiera llegar a algo serio. Fatima solo miró atrás para ver a Sara y movió sus ojos.

"¿ Ay Alex, es tú nuevo sabor del mes?" Sólo me rié . ¿Qué? ¿Qué se supone que eso significa?"

Fatima solo bajó su voz. "Tú sabes lo que digo. Cada vez que te veo es otra nueva."

Fatima tenía razón. Sólo podia ver a Fatima y mis padres una vez al mes desde que me la pasaba ocupado trabajnado. La pasaba duro encontrando una "amiga" con quién me pudiera enamorar.

Me volví a mi cama esa noche preocupado de mi hermana. Sabía que Fatima no era una que busca pleito. Ella solo queria pasarlo bien un poco. Me recordaba los tiempos que yo le hacia de niñera y le permitía ver películas de susto conmigo. Nos quedariamos toda la noche simplemente pasándolo bien. Supongo que ella estrañaba esos días al igual que yo.

* * *

La próxima mañana desperté alrededor de las 10:00 am y Sara se había ido. Siempre me lo hacia y lo odiaba. Me desperté con mi verga tan dura y estaba tan listo para seguir jodiendo con Sara, pero maldita sea se habia ido y me comenzé a tocar mi pene bajo mis boxers lentamente.

Trataba de pensar en algo sexy, como Sara chupando my verga, pero en vez, seguia viendo Fatima chupandome el pene.. Me la imaginaba con sus lindos labios llenos deslizandose sobre mi hinchada verga tragandose todo mi semen. Solo el pensar en ella tragandose todo mi semen me hacia querer pajearme tan rápido y duro.

Saqué mi pene de mis pantalones y rápidamente comenzé a pajearme. Seguia viendo imágenes de Fatima en formas tan sexy's.. Como ella vestida en verdaderos vestidos cortísimos esperandome que la jodiera. O simlemente mirando mi verga. Estos pensamientos prohibidos e imágenes de mi hermanita me hicieron explotar por toda mi mano. Ahora estaba cubierto de semen pegajoso y me sentí avergonzado de pensar así de mi hermana.

Después de momentos de masturbación y vergüenza me levanté al dulce aroma proveniente de de la cocina pensando que era Sara haciendome el desajuno pero debí haberlo pensado major. Era Fatima haciendome panqueques. Estaba parada en la cocina usando pequeños "shorts" que mostraban sus adorables piernas tostadas y un camisola con pequeñas bandas en sus hombres que mostraba su guatita plana.

"Buenos días amanecer" dijo jugetonamente. Sobándome los ojos solo le sonrié. "Espero que no trates de envenenarme."

Sólo se rió tan dulcemente. "| No! Para tú información te cocino por haber sido tan bueno dejándome quedar aca."

No podia quitar mis ojos de su cuerpo. Cada día se ponia más bonita. Su cintura más fina y sus pechos tan perfectos. Se veia increible mientras tarareaba cocinandome mi desayuno.

"¿ Quieres huevos con tocino también?" preguntó. En ese momento estaba perdido admirando su belleza.. "¿Q...ué?" pregunte volviendo a la realidad.

Me miro extrañamente. "Te pregunte si querias huevos con tocino también"

"Ah perdona. Seguro, huevos con tocino suenan bien. Gracias." Me avergonze pensando en ella de manera sexual.

"Estas pensando demasiado en Sara. ¿Te vas a casar con ella o qué? Preguntó Fatima con un poco de sarcasmo en su voz.

"¿Casarme con ella? No. No lo creo." Le replique mientras me sentaba tratando de tragarme el periódico.

"| Qué bueno, no me gusta. Estaba levantada ésta mañana y ni siquiera me dijo hola o se presento." De seguro eso sonaba como Sara. No podia entender porque tenia que ser tan mal educada a veces. Especialmente hacia mi hermana a quien queria y por quien me preocupaba y por quien ahora tenia pensamientos impuros.

Una hora más tarde llame a mis padres sabiendo que Fatima no habia comunicado que estaba conmigo. Sabía que estarían muertos de susto por ella. Mi madre contestó el teléfono freneticamente pero yo me las arregle en calmarla diciendole que se quedaria conmigo por algo asi como dos días.

"¡ Fatima!" dije entrando al living mientras Javiera quedo sentada viendo algunos videos musicales.

"¿ Qué?" dijo enfocada en sus videos.

" Ya llame a Mamy y le hice saber que estarias aquí por unos días."

Continuó mirando la televisión realmente no importándole lo que había dicho. "Ah .. Ok" Dijo desinteresadamente.

Se recostó en el sofa morando la televisión mientras meneaba su largo pelo café. Mi Dios que tan preciosa. Ni siquiera tenia maquillaje y su pelo parecia tan revuelto, pero mi Dios que era bella.

" Bien chiquita, me voy al gimnasio por una horas. Sirvete cualquiera cosa que quieras."

Finalmente me miró hacia arriba. "Ok.. Humm podría invitar una amiga?"

"¿ Por supuesto sólo no hagas un desastre aquí Ok?" Dije con firmeza.

Meneo la cabeza afirmativamente y siguió viendo sus videos. Me dirigí al gimnasio para hacer mi trabajo diario. Usualmente iria a trabajarme en las tardes saliedo del trabajo pero los sabados iba a medio día.

* * *

En el gimnasio estaba echandole una mirada a las preciosuras que iban allí. Todas tenían Cuerpos tan bonitos y duros que todas hacian que mí verga se pusiera dura. ¿Maldición que diablos me estaba pasando? ¿Por qué estaba tan caliente? Nunca había estado tan caliente antes. Sabía que tenia que conseguir que Sara pasara la noche esa noche.

Horas después llegué a casa y Fatima tenía a su amiga Teresa. Teresa era bonita, pero aún no era nada comparada con Fatima. Las chiquillas estaban en la sala mirando algunas peliculitas y hablaban sobre algunos tipos. Con risitas estaban cuando entré. Me sentí tan Ridículo mientras caminaba todo sudoso con mis shorts y camiseta.

Al entrar a casa Fatima rompió riendose : " Hey.. Alex esta es mi amiga Teresa"

Educadamente extendí mi mano para saludar a Teresa. "¿ Ola cómo te vá?

La jovencita solo se abrió en risitas y ví que su cara se sonrojo. Se veia tan tierna y Fatima solo levanto sus cejas hacia mí. Sabía lo que pensaba. Sabía que su amiga me consideraba "lindo".

" Ay que placer conocerte."dijo finalmente de manera atropellada.

" Haber, haber,.. que haran ustedes dos esta noche?" pregunté, nunca retirando mis ojos de Fatima "No sé. Probablemente sólo quedaremos acá escuchando alguna música y chismenado.

¿Por qué? Tienes algún plan?" pregunto Fatima. " Oh no. Solo me preguntaba. Estaba pensando invitar a Sara para pasar la noche."

Fatima suspiro. " Ohh Ok. Podemos irnos a casa de Teresa si quieres pasar la noche con Sara."

Me sentí como un cretino. Aquí estaba mi pequeña hermana alojandose conmigo y yo señalándole que me dejara solo por la noche. Tenía tantas ganas de joder a Sara pero eso podia esperar. No queria que Fatima me dejara. Tenia que vigilarla por cuenta de mis padres.

" No. Sin problemas. Sara y yo iremos al cine y luego a cenar. Ustedes dos pueden quedarse aca." Los ojos de Fatima se iluminaron. "|Oh Gracias Alex!"

Se vino corriendo hacia mi abrazándome apretradamente. Su cuerpecito se sentia tan caluroso. Queria levantarla y meterla en mi cama. No la sujeté más cerca por estar tan malditamente sudoso.

"| Wwwww estas sudoroso! Fatima río.

Teresa comenzo a reir también. Me comenzé a sentir sonrojándome. Los ojos de Teresa estaban encima mios todo el tiempo, pero yo sólo tenia ohos para Fatima.

Tome mi ducha para vestirme. Habia invitado a Sara para cenar y quizas luego iriamos a su casa para coger. Luego de sentir el cuerpo de Javiera tan cerca estaba que ardía. No podia esperar en desatar mis locos deseos en mi "amiguita" Recogí a Sara alrededor de las ocho esa noche y comimos italiano. Mientras comiamos no podia controlar mí verga. Queria apurar las cosas y meter a Sara a la cama. Tanto la cena acabo nos fuimos al departamento de Sara.

Tenia una compañera que nunca estaba en casa.Con que era el perfecto momento para joder. Sara se veía muy sexy esa noche. Lucía su melena rubia hacia arriba y usó una cortísima falda negra. Llegamos a su departamento e ibamos a su living. Estaba tan caliente que sentía que mí pene se deslizaba sola de mis pantalones por sí mismo.

"|Alex! Calmate!" Me dijo Sara sin aliento mientras comenze a bajarle sus pantis.

"!Cariño, no puedo esperar| |Te quiero ahora! Chúpame Sara! le roge.

Sara siempre me chupaba tan bien. Tenia labios llenos que siempre se veian tan sexy alrededor de mi verga comenzo a chuparmela. Desesperadamente comence a empujar la linda carita de Sara hacia mi verga. mientras me la chupaba. Sus labios se movian adentro y afuera suavemente Le tome su pelo y comence a joder sus cara.

Cerré mís ojos por un momento y solamente podia ver a Javiera con su precioso cuerpo y cara. aún sintiendo la manera que su cuerpo se sentia contra el mio, tan pequeña y frágil. Dios sí solo me la pudiera levantar y llevarla a mí dormitorio y enseñarle lo que el amor era.

Estaba perdido en mis pensamientos acerca de mi hermana cuando me dí cuenta que estaba cerca de acabar. Estaba allí disprando my semen en la boca de mi amiguita mientras me imaginaba jodiendo a mi pequeña hermana. ¿Qué diablos estaba mal en mí? Acabé tan fuerte sosteniendo la cabeza de Sara mientras le acariciaba su pelo. Tendría que jodermela mintras pensaba como me impediría en no gritar el nombre de Fatima.

Luego de sexo increible, llegue a casa alrededor de las 2 am. Y me sentia tan bien. Finalmente habia soltado toda mí frustración sexual. Al ver que las luces estaban apagadas me figuré que Fatima estaba dormida. Entré caminando silenciosamente pero en vez de encontrar a my hermana durmiendo estaba en la sala besandose con un pequeño fulano. Sentí que mí corazón se hundía de celos. Allí estaba con un estupido joven encima. Puse las luces i ví lo rápido que el tipo se retiraba de mí pequeña hermana. Fatima parecia sorprendida y asustada.

"|Qué diablos! Pregunté furioso.

"N ooo estabamos haciendo nada, |Lo juro! Dijo el pequeño tipejo.

"Alex está bien. El es mi amigo y solamente nos besabamos. Es todo, lo prometo " Decía la voz trémula de Fatima.

Los miré a los dos atrás y delante. Quería pegarle un puñete a ese pequeño homrecillo. Era un adolecente como mí hermana, pero me enfurecia que la estuviese besando. Los dos parecian asustados y sabia que debia calmarme.

"Mira, largate de aquí." Le dije al joven en tono estricto.

"| P –e-r-o Alex! Fatima trató de protestar.

"Fatima ve a tú pieza", le dije mientras veia como el joven salia por la puerta.

"|Alex! |Eres una mierda! Fatima me gri to con lagrimas corriendo por su cara.

Se largo a su pieza y pegó un portazo. Fui hacia ella tratando de calmarla.

Le habia puesto llave a la puerta y la sentia lloriquear.

"Fatima, abre la puerta por favor, le suplique."

No tuve respuesta. Estaba realmente cabrona conmigo. Me sentí mal pero sentí que era lo que un hermano mayor debia hacer. Hermanos mayores siempre deben proteger a sus hermanitas. Toque la puerta varias veces hasta que finalmente abrió la puerta.

"¿Qué más quieres Alex? Ahora que has arruinado mí noche!" Las lagrimas corrian debajo de sus preciosa carita.

"Fatimaa, que haces trayendo tipos acá? Nunca me pedistes permiso. Confié en ti" Comenzando a limpiar las lágrimas de su cara.

" Lo siento Alex. Pero quería ver a Nick. El es con quien Papa y Mama no me permiten salir."

"|No me extraña que te impidan salir con él! "Sus manos estaban por todo su cuerpo!"

Fatima miró hacia el piso y se alejó de mí. Camino hacia su cama y se sentó sollozando aún más. La seguí y me senté a su lado. Puse mí brazo a su alrededor y deje que su cabeza descansara sobre mi hombro.

"Sí no dejas que otros me toquen nunca tendré un enamorado." Dijo en susurro.

"¿Qué? Quién diablos te dijo una mentira tan estupida?" Con furia la miré hacia abajo.

Cerró sus ojos por un momento. "Bueno, todos en la escuela. |Todos con los que salgo.Escuché que si no se los das te quedas sin enamorado! Clamó.

"Se los has estado.. dando?"

"|NO! Lo juro. |No lo he hecho! Pero Alex, a veces me siento tan sóla. Necesito un novio. Quisiera conocer a uno como tú." Su mirada vió profundamente en los míos.

Ahora Fatima se veia tan dulce y desamparada. Le acarecié su pelo. Se sentía tan suave y olia tan delicioso. Estaba tan necesitada de un hombre. |Me encantaría ser ese hombre!

"Fatima, no te preocupes. Eres preciosa y estoy seguro que tendrás enamorado cuando quieras. Aún eres joven. Dale tiempo al tiempo.

Fatima suspiró frustadamente. "¿Por qué tú, Papa y Mama me dan la misma cagona respuesta? "|Yo creo que tengo la edad suficiente de poder escoger a mis enamorados!"

"| Claro, pero depende con quién. No basuras." Fatima se levantó y se paseo por la pieza con impaciencia. Sus pequeñas tetitas se veian a Través de su pequeña blusa azul. Sus jeans abrazaban tan bien sus caderitas.

"¿Bueno, cuando uno está lista? Ella preguntó finalmente parandose frente a mí mirandome.

"No lo sé. Supongo que no se está uno listo hasta que se encuentra alguien a quién uno quiera. Dije morando hacia abajo.

"¿Amor? ¿Quieres decirme que amas a Sara? Alejé mi mirada. "Buenos es diferente con el pasar del tiempo."

Me miró con incredulidad. "No. Quieres decir que es diferente para los hombres. No lo creo justo." Perdía la paciencia con Fatima. Quería decirle que no queria que tuviera sexo con nadie excepto yo. Queria ser el hombre que le enseñara todo. Queria ser el primero en presenciar su primer orgasmo. Ser el primer hombre el abrir su dulce labia.

"Mira Fatima, confia en mi ..¿Ok? Encontrarás al hombre que te quiera por todo lo que eres y ese será el hombre con que tendrás sexo."

" Ah, Me preguntaba cúando aparecerá ese hombre." Dijo mirándome de pasada.

Me levanté y caminé hacia ella. Cariñosamente puse mí brazo alrededor de ella. Sentí sus pequeños brazos abrazarme por la espalda. Oí sus suaves suspiros mientras la sostenia.

"Gracias Alex. Eres lo mejor." Suspiro suavemente. Sus ojos encontraron los mios y sin pensarlo me agaché para darle un besito en sus labios. Sentí mí corazón latir con fuerza. Sus ojos se abrieron sorprendidos pero me devolvió un suave inocente besito en mis labios.

"Bueno ahh es mejor que te bayas a la cama. Dije nerviosamente mientras la soltaba de mi fuerte abrazo. Fatima se quedó sin palabras y asintió.

Raoidamente salí de su cuarto y entré al mio. No podia creer que recién habia besado a mi pequeña hermana. Fue tan inocente y a la vez tan intrigante. Otra vez sentí como mí verga se endureció. Sabia que me sentía así por Fatima. Me estaba enamorando tanto de ella. Sabía que debia parar en algún momento pero sabia que seria muy dificil sacarla de mí mente.

* * *

Me levanté muy temprano esa mañana del domingo. De acuerdo, no pude dormir por pensar en Fatima. Aún podia sentir sus suaves labios en los míos. Ella era tan asombrosa. La forma que su cuerpo se sentía y como olía. |Dios mio me estaba enamorando de mi hermana! |Era una locura! Me fui temprano al ginmasio y también me duché allí. Llevé una ropa extra para cambiarme. Estaba tan nervioso de volver a casa. Sabía que estaria Javiera luciendo lo bella de siempre y no sabia sí me podría controlar.

Después de gimnasio decidí visitar a José (mí amigo desde el colegio). Nos sentamos por horas recordando los viejos tiempos y hablando de nuestras enamoradas. Vimos algunas películas y ví que afuera obscurecia. Seguia pensando en Fatima todo ese día. Me dirigí de vuelta a casa cerca de las siete de la tarde. Esperaba que Fatima estuviera en su cuarto con alguna amiga femenina.

Llegue a casa y silenciosamente cerre la puerta tras de mí. La pieza de Fatima estaba obscura. Toda la casa estaba callada. Inmediatamente me preocupe pensando que Fatima quizás se había nuevamente arrancado a otra parte.

Freneticamente caminé a su pieza prendiendo la luz del pasillo, Al abrir la puerta de su pieza vi a Fatima durmiendo. Usaba solo una vieja camiseta mía y nada más. Inmediatamente mí pene reacciono poniendose duro como una piedra. Allí yacia con gracia y tan pacificamente con mí camiseta y apenas veía sus pequeños panties azules.

Ansiaba ponerme encima de ella y demostrarle cuanto la queria. Me quede tan solo parado observandola por lo que pareció una eternidad. Lentamente abrio sus ojos.

"¿Alex, dónde has estado?"

Me quedé sin habla atontado por su belleza.

"¿Alex? ¿Estás bien?" Preguntó comenzando a levantarse.

" ¿Uh qué? S...í, estoy bien. Estaba comprobando que tú estarias bien."

"Sí, estoy bien. Te fuiste sin avisarme. Esperaba que no estuvieras enojado conmigo o algo." Ahora estaba parada.

"¿Enojado? No. Po-r qué estaría enojado." Sentía mi corazón latir.

Caminó hacia mí y prendió la luz. Estaba un poco despeinada pero aún se veia increible. Se veia tan deliciosa. "¿Espero que no te importe que te saque una camiseta tuya? No traje mis pijamas para dormir?"

Sentia mi mano temblar al ella acercarse. "N-no, quiero decir usa la camiseta que quieras. además tengo demasiadas."

De pronto puso sus manos en mí pecho. Su toque fue tan exitante. Sus pequeñas manos se deslizaron suavemente por mi pecho.

"¿Alex, por qué me besaste anoche?" Me preguntó mientras seguia tocando mi pecho.

" Per – dón Fatima. Fue un accidente, No qui – se." " ¿Con qué no me crees bonita?" Sus ojos se llenaron de lagrimas.

La sostuve apretadamente a mí "¿Estás loca? Creo que eres estupenda. Quise decir que Tú hermano y no debiamos besarnos así."

Vi sus lagrimas caer en su preciosa cara. "Sé que eres mí hermano pero realmente me gustó el beso. Fue tan dulce y relamente sentí tú amor." Comenzé a sacarle las lagrimas. Su cara era tan increible. Parecia un angel.

"Besame otra vez Alex. Por favor."

"¿Estas segura que lo quieres?" Le pregunté acariciando su pelo.

Report Story

byjessy19© 3 comments/ 124835 views/ 4 favorites

Share the love

Report a Bug

Siguiente
2 Pages:12

Forgot your password?

Please wait

Change picture

Your current user avatar, all sizes:

Default size User Picture  Medium size User Picture  Small size User Picture  Tiny size User Picture

You have a new user avatar waiting for moderation.

Select new user avatar:

   Cancel