tagIncesto/TabúBaby Shower

Baby Shower

byleon_machado©

Este cuento empieza donde casi todos terminan, empieza el dia de mi boda. Nunca crei decir esto pero desde el dia de mi boda en adelante mi vida sexual despego. No se si fue el compromiso de habernos casado o la inexistencia del remordimiendo del sexo prohibido, pero a patir de ese dia mi esposa cambio.

El sexo se volvio increiblemente deshinibido, siempre sesiones de sexo oral en lo que rapidamente se volvio en una experta y desarrollo un gran gusto por tragar leche, siempre buscando la forma de exitarme por medio de lenceria desde la mas delicada hasta la mas vulgar y corriente, en busca de nuevas experiencias, nuevas posiciones, lenguaje sucio y algunos otros fetiches como un gusto pervertido por la estimulacion anal. Un buen dia un suceso vendria a cambiar nuestra vida sexual, nos enteramos que ella estaba embarazada.

En un principio, a mi esposa le sento excelente el embrazo pues cambio una tetitas copa A por unas suculentas tetas que se rebozaban de sus nuevas copas C y cambio el rico culito, del que estoy completamente enamorado, por uno mas redondo y suculento, y sobretodo un deseo insaciable por el sexo combinado con una gran disposicion para llegar al orgasmo. Mantuvimos el sexo muy ardiente hasta que la pancita nos lo impdio. Eso la hacia sentirse culpable pues ya no podiamos tener las sesiones de sexo que usualmente teniamos.

Yo siempre me senti muy afortunado y nunca la hice sentir algun tipo de frustracion sexual pero ella siempre iba un paso adelante y buscaba complacerme mas alla de mis espectativas. Un dia ya avanzado el embarazo al regreso del trabajo entro a la casa y veo a mi esposa parada en la sala con un baby doll de color rosa con encajitos que dejaba ver lo hermoso de su pancita ya crecidita:

-Porque has sido un excelente esposo te prepare una pequeña fiestecita de baby shower, acompañame al cuarto pues te tengo una sorpresa.

La segui por las escaleras sin dejar de contemplar sus ricas caderas que se meneaban adelante de mi y por su puesto no pude suprimir una nalgadita que me pagaria con una sonrisita muy picara. Todo el segundo piso estaba a oscuras a excepcion de la luz de unas velas dentro del cuarto, el aroma que se respiraba era una brisa de vainilla muy excitante pues mi esposa solo la usaba cuando ibamos a tener sexo. Al llegar a la habitacion hizo un alto, se volteo y sin mas me dio un beso con mucha pasion mientras poco a poco me iba quitando uno a uno los botones de la camisa, desabrocho los botones de mi pantalon y simplemente los dejo caer. Ya solo con mis boxers de vestuario, me tomo de la verga y con un movimiento suave me arrastro hacia la cama.

Habia algo en el ambiente que me hacia sentirme especialmente exitado pero no sabia que era, entonces mi esposa me dice:

-Aqui esta tu sorpresa, para compensar por lo buen esposo y amante que has sido. No hay nadie en quien mas podria confiar y no podria ponerte en mejores manos.

Y al terminar de decir esto, una sombra sale de uno de los rincones de la habitacion al que no llegaba la luz. Esta silueta era de mi suegra, alta y delgada, pero perfectamente torneada, vestida solo con unas copas de encaje color negro de donde se rebosaban unas hermosas y grandes tetas, unos taconcitos y una calzoncito tipo cullete perfectamente coordinado que enseñaba como sus largas piernas se coronaban en un jugoso coñito de barba partida.

No podia creer lo que estaba viendo, ella es una señora distinguida por la sociedad, siempre educada y bien portada, y parte de muchos eventos sociales en la ciudad. Ademas con una figura muy joven y conservada para su edad, pues aunque no alcanzaba los cincuenta parecia estar en sus trenintas, simpre fue un taco de ojo para mi sobretodo en ocaciones elegantes.

Mi estado era de shock, nunca me espere ver a mi suegra en con tal lenceria y mucho menos en mi recamara y yo semidesnudo. Sin perder el tiempo, mi suegra se acerco a mi con un paso lento pero firme y con su mano me tomo de mi verga, deja vu.

Con una voz suave sobre mi oido me dijo:

-No tengas pena, todo queda en familia, estas en buenas manos. Yo sentia que el corazon se me salia del pecho y mi cabeza estaba apunto de incendiarse.

De un solo movimiento, se agacho, me bajo un poco el boxer y se metio mi verga a la boca. Era un movimiento que habia ensayado varias veces en su mente para que le saliera perfecto. El humedo calor de su saliva hacia que mi verga palpitara mas fuerte y mas rapido que mi corazon. Mientras tanto en la cama mi esposa estaba sentada contemplando la escena, con una sonrisa picara en la cara y una mano entre las piernas.

Casi no lo podia creer, pues esto era una fantasia tabu que ni en sueños le hubiera pedido a mi esposa, mi suegra mamandome la verga, lista para que me la coja y con el permiso de mi esposa que estaba lista para masturbarse con la escena.

Le meti la mano por debajo del pelo para sostenerle la nuca mientras se metia mi verga hasta el fondo de su garganta y con un suave masaje me acariciaba los huevos. Yo estaba a punto de reventar, sabia que venia el momento pero no queria que esto se acabara.

La puse de pie, le empece a besar las tetas por arriba de su delgado brassier de encaje, podia sentir como sus pezones estaban totalmente erectos, con una mano le desate su brassier y con la otra le masajeaba los senos sin dejar de chuparselos, podia sentir como llevaba su cabeza hacia atras de la exitacion. Era evidente que para ella tambien era una fantasia que tal vez nunca hubiera pensado cumplir, sin tomar en cuenta cuanto tiempo podria llevar sin tener sexo con tanta pasion y con un hombre 20 años mas joven que ella.

Lentamente la empuje unos pasos hacia atras hasta llegar al borde de la cama, la recoste y con un suave moviemiento tome sus calzoncitos de encaje y se los baje hasta los tobillos para retirarlos sin quitarle los tacones. Fui subiendo con besos a lo largo de sus piernas hasta llegar a su coñito que parecia una copa de terciopelo a punto de rebosar sus jugos por los bordes. Aprete fuertemente mis brazos para dejar colgando sus piernas sobre mis hombros, y al instante de pegar mis labios contra sus jugosos labios vaginales escuche un pequeño gemidito que me sono a gloria.

Me estaba comiento el jugoso coñito de mi suegra y me sabia a la mejor salsa agridulce que habia probado, miel y vinagre de la mas rica de las copas. Su clitoris estaba completamente erecto y sus caderas se levantaban en un reflejo por no perder el contacto con mi lengua. Los movimientos se hacian mas rapidos, las pequeñas convulsiones mas fuertes y los jalones y empujones de cabeza me hacian pensar que estaba cerca de darle un delicioso orgasmo a mi suegra. De pronto las pequeñas convulsiones terminaron en un largo y ahogado gemido y una busco movimiento de cadera para hacer un fuerte contacto con mi boca.

Senti su relajacion y regrese de nuevo a la realidad, mi esposa estaba sentada junto a la cama y con una mano dentro de su coñito y otra acariciando sus frondosas tetas. mi suegra se reincorporo para hacer contacto visual conmigo y dijo con una voz firme y sensual:

-Meteme la verga, la quiero sentir aqui adentro.

Sabia lo que tenia que hacer, era mi momento. Acaricie con mi verga sus labio humedos y cuando quise meterle la cabezita mi verga penetro casi completa como si fuera cuchillo en mantequilla. Mi suegra estaba muy exitada, su coñito estaba tan caliente que sentia que me quemaba. La tome de la cintura para sentir sus movimientos, ella llevaba su propio ritmo de va y ven, hacia unos deliciosos movimientos hacia adelante y hacia atras y al mismo tiempo metia y sacaba el abdomen apretando su coñito.

El movimiento se fue acelerando, me estaba cogiendo a mi suegra tan rico que simplemente no pordia parar y ella por sus gemidos me podia confirmar que tambien le estaba gustando. Estaba exitadisimo, mi verga estaba mas dura que nunca hasta que senti que el calor me llego hasta la punta de mi verga y me vine dentro de su coñito pero tan fuerte que sentia que habia sacado un litro de leche. Me habian ordeñado.

Los gemidos de mi suegra habian calmado, pero a un lado de mi, otros gemidos se intensificaban pues mi esposa estaba al otro lado de la cama con unos dedos dentro de su coñito y por arriba acariciando su clitoris. Ella tambien estaba disfrutando esta fantasia nuestra, pero desde su muy voyeurista punto de vista.

Estaba sacando mi verga de ese rico coñito de mi suegra cuando senti que desde la posicion en la que estaba estiro su mano hasta mis huevos. Reincorporandose me dijo:

-Dejame limpiarte esa deliciosa leche.

Y sin mas se llevo mi verga a la boca y la empezo a chupar suavemente. Lo que era un movimiento de higiene para mi suegra, se habia convertido para mi el segundo round, sentia que estaban reviviendo mis instintos animales para poder llevar esto a un siguiente nivel.

Habian creado a un demonio, no se de donde salio esa idea pero de la forma mas natural le dije a mi esposa:

-Me puedes pasar el lubricante por favor.

Mientras mi suegra estaba sentada en la cama mamandome la verga yo extendi mi brazo para que mi esposa me pasara el lubricante que estaba en el cajon junto a ella. Ella me volteo a ver con los ojos bien abiertos como que no lo podia creer, pero yo con mi mirada firme le confirmaba mi deseo de cojerme a mi suegra por el culo. Pude interpretar la mirada de mi suegra como una mirada de lujuria, sabia que ella queria mas, sabia que esta pasion no se podia sentir solo por una persona.

Le quite con sutileza su boca de mi verga, la tome por la cintura y la voltie boca abajo, le meti mi mano por debajo de su coñito para pararle el culito, ella sin mayor instruccion tomo su posicion, tiro sus brazos hacia adelante, metio su cabeza enmedio y abrio las piernas solo lo suficiente para quedar expuesta. La vista era inmejorable, su hermosa espalda marcaba la linea central de su columna para desembocar en unas ricas nalgas y un suculento culo.

Sabia que habia entendido perfectamente mis intenciones con el lubricante. Puse lubricante en mis dedos y los pase alrededor de su hoyito. Pude ver como se le ponia la piel de gallina solo de sentir el contacto de mis dedos por su orificio. Primero intente con un dedo y senti lo apretado que estaba ese culito, mas apretado que el de mi esposa. Poco a poco fui metiendo el dedito hasta el fondo, podia sentir su tension pero no habia ningun reproche. Con la otra mano le jugaba su coñito, humedo y calientito, mientras hacia mi labor suavemente en su suculento culo.

Tome mas lubricante y me lo unte en la punta de la verga, la acerque hasta la entrada de su orificio y fui presionando poco a poco. Tome a mi suegra por la cintura con las dos manos para dirigir mi verga, y sentia como su cintura uhia ligeramente hacia adelante ante mi presion, pero regresaba despacio. Poco a poco mi verga se iba introduciendo mas profundo. Mi suegra era un boiler, de nuevo empezo con un movimiento de va y ven, muy ligero pero con gran ritmo, mi verga estaba a muy poca profundidad pero sentia una gran presion, podia escuchar los gemidos que acompañaban el movimiento, pujidos ahogados con un toque de angustia y placer.

Poco a poco empece a presiona mas profundo, mi verga se iba introduciendo mas y los quejidos se hacian mas ruidosos, el vaiven mas rapido. Puse una mano sobre su clitoris totalmente erecto y con la otra mano le empujaba la espalda hacia abajo para tener mejor penetracion, mi verga se sumergia hasta el fondo, y volvia a salir casi hasta la mitad solo para volver a entrar con mas fuerza. Subi la velocidad y sus gemidos se empezaron a escuchar por toda la habiatacion: -ay!, ay!, ay!, ay!

Se estaba viniendo una y otra y otra vez, hasta que no pude mas, saque mi verga y la asente para que descanse sobre las nalgas de mi suegra y derrame toda mi leche sobre su espalda.

Me tomo algo de tiempo recuperar mi aliento, mientras yo estaba recostado en la cama, mi suegra fue al baño para poder asearse seguida de mi esposa. Solo regreso a la recamara para despedirse y sin mas tomo su carro y se fue. Yo me quede con mi esposa para dormir bien abrazados. Esa noche y las siguientes tuve sueños referentes a esta experiencia pero desde esa noche no ha pasado mas que eso. No he vuelto a tocar el tema con mi suegra, sin embargo espero con ansias el dia en que mi esposa se vuelva a embarazar.

Saludos,

leon.machado

del correo caliente

Report Story

byleon_machado© 1 comments/ 31450 views/ 0 favorites

Share the love

Tags For This Story

Report a Bug

1 Pages:1

Por favor, Puntúe esta presentación:

Please Rate This Submission:

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Please wait
Recent
Comments
by Anonymous

If the above comment contains any ads, links, or breaks Literotica rules, please report it.

There are no recent comments (1 older comments) - Click here to add a comment to this story or Show more comments or Lea Todos Los Comentarios De Los Usuarios (1)

Add a
Comment

Post a public comment on this submission (click here to send private anonymous feedback to the author instead).

Post comment as (click to select):

Refresh ImageTambién escuchar una grabación de los personajes.

Preview comment

Forgot your password?

Please wait

Change picture

Your current user avatar, all sizes:

Default size User Picture  Medium size User Picture  Small size User Picture  Tiny size User Picture

You have a new user avatar waiting for moderation.

Select new user avatar:

   Cancel