tagCiencia ficción & FantasíaC & D.Cosquillas y Dragones

C & D.Cosquillas y Dragones

byvincentdelacruz©

Cosquillas y Dragones.

Libro Uno. De la Elfa Eldara y otras creaturas.

Capítulo Uno. Alquimia, un oficio candente.

I. RETOMANDO EL GUSTO POR LA ALQUIMIA.

En una alta torre de mármol blanco, en las profundidades del bosque de Dorielle, se encontraba su dueña, la poderosa Maga Eldara.

Recorriendo los pasillos de sus múltiples salones, bibliotecas, armerías, bodegas y calabozos, la High Elf descubría como entretenerse en su larga inmortalidad.

Desde hace siglos, Eldara era una de las hechiceras más poderosas del mundo; y aunque en "Etereos" era algo trillado que las elfas de alta estatura, azules ojos, dorada y larga cabellera y que tienen cuerpo de ensueño, tengan como oficio ser magas poderosas y desafiantes, probablemente Eldara era de las que generaban mayor admiración, deseo, temor, odio, envidia y otros adjetivos que con los pasos de los años se había ganado.

Lo cierto es que llevaba buen tiempo en su torre, probablemente en estos años el mundo exterior no le causó curiosidad a la hermosa maga... Quizás, en los últimos tiempos, se dedicó al estudio de algún grimorio perdido o a navegar en los diferentes planos dimensionales..

Pero en esta mañana de primavera, una vieja inquietud había resurgido en ella: LA ALQUIMIA.

Como la mayoría de las disciplinas mágicas, Eldara las dominaba... y la alquimia no era la excepción.

Por ello, a muy tempranas horas, retomó un libro de pociones mágicas que tiempo atrás dejó olvidado.. después de pasar tiempo hojeándolo .. por fin encontró lo que buscaba....

Pasó toda la mañana recordando qué brebajes eran los que le llamaban la atención y enseguida encontró el que buscaba: "La Pócima de la Llama Interna"..

"Sí.. ésta es..." murmuró la high elf "De difícil de preparación.... solamente contados alquimistas han logrado prepararla.... sus efectos no han sido totalmente descritos.... de un poder difícil de contener... Parece que esta poción está esperando a que sea preparada por mí... busquemos los ingredientes..."

Enseguida Eldara reunió de distintas estanterías, cofres y matraces distintos, polvos, líquidos y otros ingredientes para su pócima... se dio cuenta que le faltaban tres ingredientes.

En un instante fue al salón de los portales y de inmediato se transportó a la ciudad mágica de Dalaran...

A paso rápido se dirigió a la tienda de componentes mágicos, generando una gran expectación entre los transeúntes al advertir que la poderosa hechicera volvía a la ciudad, pero sobretodo, que únicamente se encontraba vestida con una prenda interior consistente en un calzón élfico.

A diferencia de los grandes calzones que las aldeanas humanas acostumbraban a vestir, los cuales parecían más que otra cosa pantalones cortos de algodón blanco, estos eran de seda y muy pequeños, apenas suficientes para cubrir su trasero y sus lampiñas partes íntimas....

Avanzó dos cuadras antes de darse cuenta de su descubierto estado, inmediatamente se sonrojó en todo su cuerpo y dio gracias a Elune que sus dorados cabellos alcanzaran a cubrir sus rosados pezones -lamentablemente para ella, no así la totalidad de las prominentes curvas de sus pechos.

Con un movimiento de su mano, invocó su varita mágica de platino y ésta apareció de la anda. Con ese instrumento se conjuró un vestido de seda blanco.

Con su frenetismo que le caracterizaba cuando una idea acechaba su mente, continuó su marcha y fue a la tienda a comprar el polvo de hadas que le faltaba... si bien se dio cuenta que no tenía dinero debido a que lo dejó en su torre... de su bóveda personal logró invocar a distancia los talentos de oro que le hacían falta para conseguir ese ingrediente.

De vuelta en su hogar, volvió a analizar la lista de componentes restantes, y con el objetivo de acortarla, se preparó para partir en un nuevo viaje, agarró varios objetos de un baúl, se fue al balcón de su torre, y con ayuda de su varita mágica procedió a conjurar un hechizo de vuelo... enseguida fue a una playa cercana.

En la playa, agarró una flauta que llevaba consigo de un material aperlado y tocó una melodía. Prontamente aparecieron tres sirenas en su presencia.

Las tres eran mujeres muy bellas. Una de pelo verde, quien casi no salió de la superficie, por lo que únicamente sobresalía su cabeza con su cabellera esmeralda. Otra sirena, de una apariencia muy joven, quizás de dieciocho años en términos humanos o élficos, se postró en una roca, dejando ver su cola de pescado y su esbelto abdomen y sus pechos medianos con pezones de color azul que combinaban con su pelo, y cerca de la maga, se presentó una sirena de edad mediana de cabellera roja y de senos voluptuosos, era la de apariencia más sabrosa.

Después de una breve plática la maga intercambió unas conchas y corales que había obtenido en sus viajes en playas de distintos planos dimensionales y la sirena de escarlata cabellera, se tomó varios de sus cabellos y se los dio en trueque a la maga.

En forma súbita, la maga, volvió a su torre.

En el transcurso del día, había descifrado una indescifrable fórmula y había reunido casi todos los ingredientes... menos el último... el que era la esencia del brebaje... y sabía perfectamente que no había manera de que dicho ingrediente lo tuviera en sus pertenencias, o que pudiera comprarlo o intercambiarlo..

"Orcos... Orcos.... Orcos" Murmuró, la maga... "Donde puedo encontrar unos orcos.. o más bien,,, una orca"

Se fue al salón principal, donde tenía su trono y su esfera de cristal.

Haciendo uso de ella, empezó a buscar a las criaturas deseadas...

"MMmm... conque hay una expedición de orcos en mi bosque... ¿Quién imaginaría que su curiosidad les trajera tan mala fortuna? Bueno.. parece que puedo librarme de esta incómoda visita así como obtener el ingrediente deseado.. jeje.... Parece que voy a derribar dos dragones con una lanza" Dijo la elfa para sí misma, en su común plática interna a voz alta... costumbre muy habitual en ella, debido a sus constantes momentos de aislamiento en su torre.

Enseguida se equipó en la forma habitual que acostumbraba cuando partía en sus expediciones....

Un vestido de hilos de seda del mundo fey, mandado hacer por los mejores diseñadores mágicos....

Lo cierto es que la penda era muy reveladora, pero tenía que ser de tal manera, con el fin de ahorrar el fino y costoso material que lo componía.

Era blanco, y la en la parte de las piernas, la prenda únicamente cubría la parte delantera y posterior, dejando descubierta las partes laterales de las piernas; el frente y la parte trasera de la falda únicamente se unía con pequeñas tiras de tela.

El material que cubría sus senos era escotado y tenía descubierto su abdomen, así como su espalda. Ese tipo de vestido se le conocía como Lovely Dress, muy apreciado en el Reino de Azeroth.

Contaba con sandalias de piel blanca, que más que nada eran tiras que cubrían parte de sus tobillos y plantas de los pies, dejando ver el pedicure de la maga así como sus talones.

También portaba una tiara, que tenía un zafiro mágico, así como un collar con un rubí, un anillo en su mano derecha con un topaz amarillo y en su mano izquierda un anillo con una esmeralda.

Sus armas eran su varita mágica de platino, que siempre la seguía en una forma invisible y que con un simple movimiento de su mano la podía hacer aparecer.

También llevaba un bastón élfico, este era de oro y en uno de los extremos tenía la forma de las alas de un águila.

Entre ambas alas, llevaba una pequeña orbe de cristal azul aquamarino.

Tanto la varita, como el bastón y su orbe, formaban su arsenal mágico.

También llevaba un pequeño saco amarrado a la cintura de su vestido. El saco mágico podía albergar grandes objetos.. como en el caso, su muy consultado Grimorio de Hechizos Mágicos, y distintos objetos para la alquimia...

La maga procedió a partir a su búsqueda, y en su camino alcanzó a pronunciar: "Recordémosles a los Orcos por qué NO deben venir al bosque de Dorielle."

-----

II. VISITANTES INESPERADOS EN EL BOSQUE DE DORIELLE

En lo profundo del bosque se encontraban siete orcos guerreros.

Cinco tenían poderosas armaduras de acero orco, que se caracterizaba por ser de un material negro. De las hombreras y rodilleras de esas armaduras salían picos; Los orcos se encontraban armados por sus cimitarras en formas de L, hachas y mazos.

Había una arquera, que vestía piel de animales y tenía un primitivo pero largo arco.

Y por último, estaba la líder.

Ella montaba un "lobo worg" negro; la bestia era de gran tamaño y tenía casi las dimensiones de un caballo, excepto por la altura. El animal estaba también equipado con una armadura negra con picos.

La jinete era Grunilda. Vestía una ropa negra de cuero y unas botas del mismo material y color. En su espalda tenía una gran espada mandoble y en su cintura una hacha de una mano de acero, Tenía la cabeza descubierta y de ella se apreciaba una cabellera negra con trenzas delgadas pero largas que le llegaban a media espalda.

Su color era verde claro y tenía el cuerpo de una mujer muy atlética y fuerte, pero no tenía músculos desproporcionados como los de sus compañeros.

Si portara un casco, podría pasar como una humana con una musculatura bien definida y un cuerpo de atleta.

Sus facciones eran un poco más delicadas que las de sus compañeros, pero su fuerza, habilidad con la espada, coraje y tenacidad, la hacían más peligrosa que los otros seis juntos.

Iban marchando, cuando de repente oyeron una voz femenina, con tono potente y místico:

"Ustedes han entrado al Bosque de Dorielle. De acuerdo con el "Pacto del Dominio Élfico, de los Reinos Humanos, del Consorcio Enano y los 13 Clanes", no se permite el ingreso de Orcos a este bosque, menos armados"

Los guerreros formaron un círculo, no podían ver de dónde venía la voz.. parecía que los rodeaba, que venía del aire mismo.

Enseguida Grunilda desenfundo su espada con una mano y vociferó: "Muestrate Bruja! Los orcos no tenemos límites ni seguimos ordenes! Ven aquí y obliganos a cumplir tus caprichos! Urk- Baluk!"

Los demas gritaron Ug, Ug Ug Ug Ug"

"Ustedes han trazado su propio destino"

De la Tierra salieron dos manos gigantes de piedra y cada una sujetó a un orco. "Argh" Las criaturas quedaron inmovilizadas.

Los orcos se quedaron asombrados menos la líder: "Pagarás por esto".

De repente, cerca de un árbol, se presenció Eldara.

"Morirás".- Vociferó la orca, y montando su bestia se dirigió hacia ella para embestirla, sin embargo, el pasto de bosque por el que corría el lobo, en forma extraña se volvió resbaloso, por lo que el lobo perdió el control, se fue deslizando hacia donde estaba la maga, pero esta sólo resultó ser un espejismo, por lo que el lobo y la jinete se estrellaron contra el árbol.

Los demás orcos se quedaron impactados al ver que su líder había colisionado.

Inmediatamente, el suelo tragó a uno de los otros orcos, hundiendo completamente su cuerpo con excepción de la cabeza, por lo que quedó inmovilizado.

Los tres orcos restantes se encontraban confundidos, no sabían quién los estaba atacando, voces y espejismos a su alrededor era todo lo que percibían.

< Inmobilis > Se oyó la voz de la maga. Una ráfaga de energía surgió del bosque y se estrelló en el cuerpo de la orca arquera, quien recibió una descarga de energía que la dejó completamente paralizada sin poder moverse.

Los dos orcos restantes se juntaron espalda con espalda, en posición defensiva, desenvainando sus armas.

De entre los árboles apareció una alta, esbelta y bien formada figura de una elfa, con un bastón en la mano derecha y una varita en la mano izquierda.

Los orcos le gruñeron.

Apunto su varita hacia uno de ellos y pronunció: < Metallicus Catenus >

Brillos metálicos aparecieron cerca del orco, los que se convirtieron en cadenas que amarraron de pie a uno de ellos, el otro alcanzo a escapar y se lanzó vorazmente sobre la hechicera.

Justo antes de que lograra lastimarla con su cimitarra, la elfa se desvaneció en el aire... (Los altos elfos tienen la habilidad de poder desvanecerse de este mundo y aparecer cerca, es decir, es una especie de teletransportación.)

El orco confundido por la desaparición de la elfa, se dio cuenta muy tarde que Eldara estaba detrás de él y que ella ya lo apuntaba con su varita. Ella le lanzó un hechizo: < Petrificum >

Inmediatamente el orco se volvió piedra.

Si no fuera por los excelsos sentidos de combate de la elfa, pudo haber sido que el lobo gigante que se dirigía hacia ella la hubiera agarrado por sorpresa, sin embargo con un perfecto timing, alcanzó a arrojarle un conjuro a la bestia: < Polimorfis >

En un segundo, el terrible lobo se tornó en un pequeño conejito, que salía de entre la armadura negra que como lobo portaba.

"Urok Morghulis".- Gritó la líder orco que se había alcanzado a recuperar, y enseguida arrojó hacia la rubia figura su poderosa hacha de acero templado.

La elfa con una mirada de indignación, agarró su báculo de hechizos controladores de elementos, lo apuntó hacia el arma que se dirigía a ella y exclamó < Firaga >

La hacha voladora se envolvió en una poderosa llama, que iluminó el claro del bosque en forma exabrupta, el calor que los orcos sintieron fue impresionante y el hechizo en sí, espectacular. Un líquido plateado cayó al suelo, que era simplemente el acero fundido de lo que antes era un hacha. En ese momento los orcos entendieron que estaban derrotados, el poder de la Maga era superior, y que si fuera su intención, ellos ya serían cenizas.

Sin embargo, los orcos no son famosos por su habilidad de reconocer la derrota, y la orca Grunilda se dirigió hacia Eldara con su espada desenvainada.

La elfa sujetó su bastón, y acercó a su cara la pequeña orbe azul estaba en uno de los extremos de ese báculo. La orbe brillo, y la elfa habló a través de ese cristal como si fuera un altoparlante diciendo < Detente >.

La orca paró en seco, su cara estaba perpleja, no podía entender como una simple orden la detuvo totalmente, y como era que sus músculos no la obedecían.

"Saludos intrusos, mi nombre es Eldara, están en el bosque de Dorielle. Lamento decirles que su intromisión en este lugar es un acto prohibido por las Leyes de su pueblo y del mío, por lo que deben ser desterrados inmediatamente sin mostrar oposición...

Tristemente, también son culpables del delito de oponer resistencia, así como atacar letalmente a una figura de autoridad, como en el caso lo soy yo. Por lo tanto, son merecedores de cualquiera de las siguientes tres penas: Pena de muerte o pérdida perpetua de absoluta libertad.... o.... de conformidad con el artículo 69. del capítulo XXX; pueden ser considerados como sujetos de experimentación mágica por el lapso de un año, siempre y cuando la experimentación no traiga consigo un daño físico intencional"

"Por lo que.." continúo la maga "Conforme a mi buen juicio y autoridad sobre este bosque, los sentencio a un año de experimentación mágica no consensual, y no dañina físicamente"

"Cuando me libere te arrancaré la piel".- Gruñó la orca.

"Oh, mi querida huésped del bosque mágico....Cuando acabe contigo, te irás corriendo a la cueva más profunda de tu tierra"

"Bueno" continuó Eldara "manos a la obra.... afortunadamente no los ocupo durante un año, así que si todo sale bien, los puedo liberar esta misma noche... además de que, en sí, únicamente ocupo a su fuerte líder... Por favor... cómo te llamas?" Preguntó la elfa.

"Grrak rul var"- Gruñó la líder de piel verde profiriendo una maldición en su lenguaje nativo.

"MMMM.." La elfa agarró su bastón y usando la orbe que estaba en una de los extremos, hizo uso de ella como si fuera un amplificador, y con ella le ordenó a la orca: < PRONUNCIA TU NOMBRE >

"Mi nombre... ggrrr... es... Grunilda Puño Verde del Clan Orkul de las Montañas de Fuego"...

"Muy bien" reconoció la elfa "Muy bien, ahora recoje todas las armas que puedas y ponlas en una pila.... recuerda hacerlo como la niña buena y obediente que eres... < HAZLO >."

Así lo hizo la orca, y procedió a cumplir la orden y empezó a arrojar sus armas al suelo y luego a quitarle las armas a sus compañeros; batallando en despojar a los orcos que estaban sujetados por manos de hierros y por cadenas, no así por la orca que estaba inmovilizada o el que estaba petrificado, y no pudiendo quitar ninguna al que estaba enterrado en el piso.

Con el bastón, la maga apuntó a las armas < Desintegratum >; En segundos todas las armas empezaron a oxidarse, corroerse y finalmente a destruirse....

Grunilda estaba furiosa, como nunca en su vida... Buscaba fuerzas para liberarse de su conjuro... pero realmente estaba lejos de hacerlo....

Eldara: "Bueno, como podrás ver, tus compañeros están formando un circulo, ponte en medio de ellos..." La orca no obedecía, por lo que tuvo que hacer uso de su voz mágica < AHORA >

Así, la elfa, con ayuda de la orbe de color azul que tenía en su bastón, ordenó que la orca se parara en medio de los seis de sus subordinados, que si bien estaban inmovilizados y uno incluso convertido en piedra (pero aun consciente), todos formaban un círculo en el que sus rostros apuntaban directamente a Grunilda.

Grunilda: "Nos venciste, destruiste nuestras armas deshonrosamente, nos esclavizaste, y nos tienes atrapados en contra de nuestra libertad.. ¿Qué negocio tienes con nosotros? ¿Deseas matarnos? ¿Deseas disecarnos vivos? ¿Deseas convertirnos en tus monstruos guardianes? Gupta Gopta Gar! TE SUGIERO QUE NOS DESTRUYAS, PORQUE DE LO CONTRARIO DESTRUIRÉ ESTE BOSQUE Y MATARÉ A TODOS HASTA PONER TU CABEZA EN UNA ESTACA."

Orcos: "Ug Ug Ug Ug!"

Eldara: "Vaya.. cuanta agresión. No, no te preocupes... mis intenciones no son tan permanentes.. bueno eso espero...." "Verás, me hace falta un ingrediente para una fórmula... y desgraciadamente una orca es la única quien puede dármelo..."

Grunilda se mostró un poco incrédula, consternada y pensativa... "Un ingrediente? NO IMPORTA LO QUE SEA NUNCA TE LO DARÉ!"

Orcos "Ug Ug Ug Ug"

Eldara, con un tono un poco sonriente, y algo sonrojada... le causaba timidez explicarle que era lo que necesitaba....

"Veras... sinceramente lo siento... ojalá hubiera otra manera... pero no la hay.... sabes, la alquimia es muy específica..... en fin, no quiero entrar en detalles... Solamente necesito 200 ml, es decir, una quinta parte de un litro del ingrediente que me falta..."

Grunilda "Que diablos quieres decir!!!!"

Eldara.. "Este... yo..." Dijo Eldara con una cara totalmente colorada y mirando al suelo "Necesito doscientos mililitros de jugos amorosos proveniente de la parte íntima de una orca para completar mi poción... es decir, de tus jugos excitación... digo... de tu lubricación"

Orcos: "Ehhhhhhhhhh!!??"

Grunilda se quedó con la boca abierta y en silencio: ...

Eldara, todavía muy apenada: "Yo sé que no es totalmente ético de mi parte.. pero es en Nombre de la Magia.... ojalá hubiera otra manera y otra forma... pero creo que lo mejor es conseguir "el ingrediente" en este lugar y enfrente de tus subordinados... creo que eso puede acelerar el proceso... también podría darte una pócima para ayudarte a .... a ... a.... pues a que te mojes un poco más rápido... pero en mi experiencia he descubierto que los ingredientes naturales son mejores... además, de que estoy segura que mientras más te excites y en forma más natural, el resultado será mejor... así que espero que la humillación que experimentes, refleje un resultado positivo en la fórmula... bueno.. ya sabes... es con fines meramente de investigación..."

Report Story

byvincentdelacruz© 1 comments/ 3940 views/ 0 favorites

Share the love

Report a Bug

Siguiente
6 Pages:123

Forgot your password?

Please wait

Change picture

Your current user avatar, all sizes:

Default size User Picture  Medium size User Picture  Small size User Picture  Tiny size User Picture

You have a new user avatar waiting for moderation.

Select new user avatar:

   Cancel