C & D.Cosquillas y Dragones Ch. 03

byvincentdelacruz©

Justó después de pasar una hora de cosquillas y luego veinte minutos de comezón incesante... las dos sensaciones se juntaron....

Las manos cosquillosas volvieron a acariciar las plantas de los pies, los muslos, las nalgas, las partes carnosas de las tetas, las costillas, las axilas, y la panza de Lydian, partes que estaban totalmente aceitadas, mientras una pluma acariciaba su íntima parte trasera, mientras otra distinta acariciaba su nariz... mientras que sus pezones, vagina y clítoris, que estaban ya muy colorados e inflamados, sentían una súper intensisisisisima comezón.

Ella enloqueció.... Trató de mover, sacudir y frotar sus piernas... pero ninguno de las sensaciones desapareció o siquiera disminuyó.... Sus carcajadas a veces disminuían por el cansancio.. pero no podían desaparecer de todo ¿Cómo podrían desaparecer con una docenas de manos acariciando las partes más carnosas y blandas de su lubricado ser? Además... de su boca se podían escuchar ciertos gemidos, provocados por las caricias en los muslos, nalgas y tetas... o algún "¡Ay!" del increíble ardor de sus pezones y genitales.

Lugo la armadura empezó a ser más interactiva... A veces intensificaba la comezón, y justó cuando ya iba a desmayarse por la desesperación, el hechizo intensificaba las cosquillas en las plantas de los pies y las axilas, para distraerla con un ataque de risa, y luego, gradualmente acariciaba los muslos, nalgas y parte trasera para elevar el libido de Lydian, y justo, cuando estaba en el borde del éxtasis, éste se cortaba con la tortuosa comezón en su "entrepierna".

A las dos horas los movimientos de Lydian eran más esporádicos... Alcanzó a gritar un "Seré tu espada y tu escudo si me liberas.... PIEEEEDAAAAADDDDD" pero cayeron en los oídos sordos de Eldara.

La vagina de maga estaba totalmente empapada... Decidió que el encantamiento había cumplido con su labor... y que el castigo podía continuar sin su presencia.... Además de que tenía que atender a su demandante estado erótico.

Ciertamente, cerca de Lydian había varios no-muertos viendo con asombro como una hembra gritaba y se revolcaba en una imponente armadura, pero ellos eran incapaces a dañar a quien portara ese maldito objeto.

La maga tronó los dedos, y el carruaje destruido de Lydían volvió a ser funcional, luego, una cuerda amarró a la armadura con el vehículo, y éste empezó a moverse sin que alguna bestia que lo empujara.

Pronto el carruaje empezó a arrastrar a la guerrera, y en poco tiempo la sacaría del Valle de la Muerte.

La maga sabía que el encantamiento consistía en atrapar y atormentar a la usuaria de la armadura por cinco horas continuas y luego despojarse del cuerpo de la portadora.... Y se le hacía inhumano dejar a la nórdica desnuda y sin fuerzas en medio de un terreno de zombies y calaveras... por lo que esperaba que el carro llevara a Lydian a una zona segura, una vez que la armadura la liberara.

Hecho lo anterior, Eldara desapareció en una pequeña llamarada.

La castaña mujer ni siquiera supo cuando empezó a ser arrastrada... El mundo dejó de existir para ella... en ese momento las manos cosquilleaban sus aceitados pies... aun cuando las cosquillas que recibía ahí era un infierno.. era la fase del tormento que más toleraba....

Lo que no toleraba era ser estimulada al borde del climax, justo para ser interrumpida por la corrosiva comezón que tenía en sus zonas erógenas.... Odiaba con su alma ser acariciada en sus costillas o en sus axilas... Su entrebrazos eran totalmente cosquillosos.. no sabía como pero cada vez que las manos invisibles la toquetaban esa íntima y aceitosa parte, desvariaba de la risa y perdía el control.....

Pero cuando la armadura se enfocaba en la comezón de su vagina... ella realmente tenía que apretar los dientes para aguantar ese suplicio.... Y cuando la comezón se centraba en su clítoris.... Su desesperación era total.. se rascaba la armadura como si la existencia del universo dependiera de ello.... Pero era algo inútil.... La protección que le brindaba su armadura se había vuelto en su contra.... Su vagina no recibía ni el menor roce de sus guantes... Pero ella no podía dejar de intentar rascarse.. cuando la comezón se enfocaba en su pedacito sensible.. sólo podía pensar en rascarse y rascarse y rascarse, aunque no sintiera sensación alguna...

Luego.... Una gran ola de cosquillas la invadió de pies a cabeza, con excepción de su entrepierna....... Era un nuevo nivel de sensación...Cada fibra de su ser era acariciada en forma sublime... "No puedo resistir, me rindo, detengan esto" Las pocas lágrimas que le quedaban salieron de sus ojos....Su tierno cuerpo era una cámara de tormentos... no podía soportar ni una cosquilla más.. "NO MÁS COSQUILLLLAAAASS JAJJAJJAJJJA NO MAS COSQUILLLLASSSS JAJAJAJAJAJAJAJ" Esos diez minutos casi se equipararon a las cuatro horas y media anteriores....

Finalmente, las caricias pararon pero la comezón, invadió cada centímetro de su piel.... Desde sus orejas y codos, hasta su ano y pubis, fueron asaltados por una comezón des mesurable..... Sus pezones y clítoris estaban al rojo vivo.... "AAaaaaaaayyyyyyyy"

Lydian pensó que era el fin...hubiera dado o hecho cualquier cosa con tal de poder rascarse su cuerpecito... su frustración era ilimitada...

Justo cuando pensaba que iba a morir en ese segundo, la armadura salió disparada de su ser...

Ella se encontraba recostada en la hierba cubierta de nieve, en la estepa de Malorea, a escasos 10 pasos del límite fronterizo del Valle de los Muertos. Había sido arrastrada hasta ese lugar por el carruaje, y ahora este se había detenido y las partes de su armadura se encontraban tiradas en el alrededor.

Sintió un gran alivio y rápidamente con una manó se rascó los pezones y otra su entrepierna....

Al principio lo hizo algo brusco, pero luego únicamente se frotó.... La comezón se había ido...

Sin embargo, la sensación de ardor estaba bien guardada en su interior, por lo que se continuó frotando sus pechos y genitales, desapareciendo con ello el fantasma de la irritación...

Pero tal acción tuvo como consecuencia que su entrepierna se mojara.

Lydian estaba acostada, frotando con su mano la parte que mágicamente fue atacada por varias horas continuas... y la frustración vivida en ese infierno de hierro fue más de lo que pudo soportar.... Ahora parecía que su entrepierna tenía secuestrados los dedos de la castaña, pues no podía sacarlos de su suave parte... Ella estaba cansadísima, pero su mano parecía estar fuera de su control... y por primera vez en su vida, se masturbó, acariciando con sus dedos sus labios que apenas dejaban de estar irritados por el polvo pica pica mágico..

Las 4 horas de comezón había dejado a su partecita muy suave, y no duró mucho en llegar al orgasmo y que la eyaculación de la guerrera lubricara sus muslos.

Sus caderas y pelvis se movían con un ritmo cada vez más frenético, y pronto abrió ampliamente su boca para producir un "OOOOHHHHHHH.... Ohhhh Ohhhhh........aaaaaahhhh.." Todo su cuerpo se retorció en placer...

Si bien ella acostumbraba tener grandes momentos de soledad en los bosques, nunca los usó para masturbarse... Conforme el desborde del éxtasis disminuía.. una fuerte humillación de vergüenza y derrota se apoderaba de ella..

Pero la sensación duró poco... porque casi inmediatamente perdió el conocimiento de lo exhausta que estaba.

Un esqueleto a lo lejos vio a la recién masturbada guerrera postrada a las afueras del bosque de Malorea, se acercó a ella, pero se detuvo justo en la línea invisible que marcaba la frontera del Valle de los Muertos... Gracias a la Perversa (más bien Pervertida) intervención de Eldara, los no-muertos no saldrían de ese Valle.. Por lo menos en este día...

IV. Fin

Vinxent estaba dormido, recostado en un árbol, su mano descansaba en la empuñadura de su espada, las llamas de la hoguera casi se habían consumido, y en el suelo habían varias botellas vacías de cerveza que de acuerdo a su etiqueta eran de la marca "Lara".

Entre sueños alcanzó a oír una suave y melodiosa voz: "Vinxeeent".... "Viiiinxeeeeeent"

El paladín se levantó... confundido, no sabía si el llamado fue en este mundo o en el de los sueños... Conocía bien el bosque, creyó que era seguro.. y fue a investigar tomando para ello su espada "Aztral" pero no así su armadura... Además, había algo tranquilizador en ese tono por lo que no estaba muy alarmado....

Caminó unos segundos entre los árboles, cuando de pronto oyó en forma casi imperceptible: "Vinxent"...

Corrigió su curso.. se acercó a donde sabía había un pequeño río, escuchó un chapoteo en el agua... había algo en ese lugar...

Haciendo uso de su habilidad marcial, tomó un camino con el que fácilmente pudiera flanquear al desconocido ser, y en forma cautelosa y desapercibida, se acercó al cuerpo de agua cubriendo su presencia con las raíces de un gran sauce...

La noche era muy oscura, había luna nueva y la luz de las estrellas era muy tenue, pero pronto divisó a quien estaba en el río. Era una mujer que se bañaba desnuda en el agua.

Era un cuerpo alto y escultural, y la hembra tenía una corta, rizada y rubia cabellera, Vinxent se quedó contemplándola. Pero en poco tiempo la desvestida mujer se zambulló en el agua.

El hombre transoceánico se quedó atónito y fascinado con la imagen, pero realmente se sorprendió cuando la bañista salió a la superficie, Vinxent no la perdió de vista, pero ahora la percibía de una forma distinta.

El cabello que antes vio rubio, ahora era blanco y largo, y su piel era azul oscura, como la de una drow, además, que sus orejas eran puntiagudas; sin duda se trataba de una elfa oscura.

El vigilante, se detuvo a ver la escena, y vio como la elfa se acercaba a una orilla próxima, donde pudo contemplar debidamente sus casi negros pezones así como la forma en que la elfa se lavaba con el río sus partes íntimas...

El atlántidan estaba muy complacido con el espectáculo nocturno, su fascinación por las elfas era mucha, y ahora tenía una drow a la cual le podía prestar atención... No dudó en seguir oculto, pues estaba en la búsqueda de quien le hizo su llamado, así que estar atento a las circunstancias seguía siendo su prioridad, y aprovechó para inspeccionar en forma sigilosa a su alrededor, incluyendo a las carnes azules que tenía enfrente...

Con atención vio como la elfa procedió a enjuagarse sus intimidades, y justo después de contemplar detalladamente su proceso de limpieza, la fémina se lanzó nadando por el río, deteniéndose para juguetear con el agua y chapotear con los pies la superficie.

Mientras el espadachín disfrutaba el esparcimiento de la desnuda mujer, pronto se dio cuenta que detrás del agua ya no estaba una drow, sino una mujer de tez morena, cabello negro y pelo ondulado... ¡Era una atlántidan!

El fisgón caballero no podía dar crédito a sus ojos, lo que primero fue una rubia, luego una elfa oscura, era ahora una mujer de su propia raza... Piel bronceada, tetas grandes con pezones rojo oscuro, nalgas prominentes y unos potentes ojos verdes.

La emoción del espectador era grande, por un momento bajó toda la guardia, parecía que estaba en un pozo encantado donde cada momento aparecía una distinta mujer desvestida...

El espectáculo duró unos 20 minutos más... después de la morenaza fue una elfa de nieve la que se divertía remojando su desnudez, tenía un cabello albino y su piel pálida, y tan sólo sus pezones y labios colorados hacían contraste en su piel; luego fue una humana con un rubio tipo "strawberry" de grandes y pecosas tetas; después de una inmersión apareció una mujer con el cabello rizado y la piel color ébano, sus labios eran carnosos y sus ojos violetas, el paladín se quedó impresionado de sus pezones largos y oscuros; le siguió a ella la forma de una mujer de los Lejanos Reinos del Este, ojos rasgados, un tono de piel claro pero distinto al que estaba acostumbrado, y un cabello largo hasta la cintura, la cara juvenil de la nadadora cautivó a nuestro héroe, aunque más bien, ya estaba totalmente hipnotizado; por último siguió una mujer muy pálida y delgada, a Vinx se le figuró que tenía la figura de aquellas hembras que habitan en el Fin del Mundo, tenía el pelo castaño, pero parecía que de más joven su cabellera había sido pelirroja, lo que podía comprobar al verle el mechón de pelos púbicos, tenía un pecho plano pero un trasero muy llamativo, y unos ojos de color hazel; la imagen de esta última mujer empezaron a excitar a Vinxent...

La ahora delgada nadadora, se puso de perfil del caballero, permitiéndole contemplar su delgada silueta así como su muy mordible trasero.. Y parecía ser que ella había terminado con su rutina de bañarse y nadar, porque empezó a acariciarse... empezó a pasar sus manos sobre sus muslos, luego sobre su cuerpo, y luego sobre sus marfilescas tetas.. Empezó a pellizcar su rosado pezón y luego se llevó su mano derecha a una parte más íntima...

El vouyeurista estaba más que complacido con la presencia de la nudista, cuando de pronto, vio como enfrente de él, la mujer cambiaba drásticamente al de una hembra que le era más familiar....

Las nalgas se le volvieron totalmente conocidas al paladín, así como la cintura y las tetas.. las orejas se volvieron puntiagudas, luego el color de piel se volvió de un color blanco élfico, y la cara la de una maga a la que le guardaba mucho deseo... lo que le sorprendió fue el tono rojizo de su cabellera.... Pero por nada del mundo podía equivcarse, la desnuda mujer que tenía enfrente de ella era Eldara.

En pocos segundos, se oyó un ¡splash! en el pequeño río, y enseguida un desnudo Vinxent se desapareció en el agua, para de pronto aparecer bruscamente y salpicando todo a lado de ella... El atlántidan la agarró en sus brazos, la empezó a besar y a pasar sus manos por todo su cuerpo... La maga que tampoco le faltaban ganas, también recibió con sus manos al cuerpo del paladín y también lo besó con una fogosa potencia.

El camaleónico show que le ofreció a su amante, había dado resultado, para ambos.

Como bien lo sospechaba la maga, no existía caballero, por más noble que fuera, que pudiera resistirse a las imagen de una doncella bañándose en el río, mientras que la inmortal se sintió totalmente deseada, transfigurándose en distintas mujeres del mundo mientras se sentía observada.... Su recién adquirido poder había hecho surgir en ella un lado exhibicionista.

Pronto el de piel morena llevó a Eldara a una parte donde el agua le llegaba a ambos los pechos, y se sujetó de unas raíces de un árbol, mientras la rubia le abría sus piernas y éste la cogía.

La elfa estaba extasiada, realmente extrañó a Vinxent todas las horas que estuvo consiguiendo el amuleto y venciendo a las fuerzas oscuras... Su recién e ilimitado libido estaba fuera de control, y aun cuando la espera fue menos de un día, la parte suave de su ser extrañaba a la parte dura de su guerrero.

"AH! AHHH!!!! AHHHHHHH!!!!!! AHHHHHHHH!!!!! AHHHHHH!!! AAAAAAA"

Eldara estaba sin inhibiciones disfrutado debidamente su fornicación, la humillación de Lydian la había dejado muy cachonda, además de que entre sus múltiples filias estaba la de tener sexo en los lagos y ríos...

"AAAHHHHHHHHHH" Después de salpicar el agua un buen rato, y aprovechar el efecto de poca gravedad que tiene el sexo acuático, la hechicera lanzó un orgásmico grito, y enseguida dejó caer su cuerpo sobre los músculos de su macho, y recostó su cabeza sobre los hombros de su fornicador, finalmente su cuerpo estaba encontrando la calma.

El espadachín sacó a la fémina del río en sus brazos, y la llevó al campamento que tenía. Se sentaron, se recostó ella sobre él, se empezaron a acariciar, y nuevamente, bajo la luz de las tenues estrellas, volvieron a poseerse...

La alegría de Vinxent de su visita nocturna era plena, la verdad le gustaba cogerse elfas, pero sobre todo en los bosques y a la sombra de la noche.

Siempre había algo mágico en eso....Sentir el pasto junto con la piel desnuda de esas mujeres mágicas, los susurros de la vegetación, la luz de las constelaciones sobre la piel y las puntiagudas orejas de sus amantes...

Vinxent amaba a las elfas y amaba cogérselas en los bosques.

Ella estaba encima de él, moviendo eróticamente su cadera, Eldara no paraba de gemir ni de gritar, gemía y gemía y gemía, mientras sentía que tenía entre sus piernas a la felicidad del universo.

El paladín veía como poco a poco el resplandor ígneo de la visión de la maga se desvanecía para dejar entrever los ojos azules de quien estaba encima de él, le fascinaban ese par de zafiros, que brillaban con luz propia en las noches oscuras como ésta, si algo lo excitaba era la mirada de excitación de la tetona.

Éste se emocionó y enseguida cambió de posición, inclinando a la elfa a la corteza de un árbol, ahí el de pelo negro tomó a su novia por la retaguardia y se introdujo en los genitales de su acompañante... la muñeca inmortal no pudo hacer nada, sino recibir el placer proporcionado y dejarse llevar por el climax al que con fuerza y destreza había sido orillada...

Más tarde, los dos se recostaron en una manta, sobre la cual se taparon, y la elfa cayó totalmente dormida, el caballero no se durmió de inmediato sino que acarició el cabello y el rostro de su cansada amiga.

Por fin advirtió que el cabello de la maga volvió a ser rubio como el oro, y no rojo llameante; también pasó su mano sobre su pubis y nalgas y se dio cuenta que el fuego que le cubría esa región había desaparecido, parecía que finalmente, el efecto de la poción había pasado.

Vinxent estaba a punto de dormirse, cuando de repente sintió un súbito vacío a su lado. Eldara ya no estaba.

Por experiencia, sabía que cuando la maga se quedaba dormida o inconsciente, ya sea por el fragor de una batalla o por una noche de copas descontroladas, inconscientemente se teletransportaba a la cama de su torre... Una habilidad que si bien podía ser muy hábil, al guerrero le había costado varias noches en las que tenia que dormir sólo... evento que lo tenía totalmente sin cuidado.

El valiente hombre cerró los ojos, pensó en el calabozo de su amante; en el cuarto del trono, el trono y las llamas; en los portales transoceánicos, en los terribles dragones blancos, en el sexo montando dragones y en las múltiples mujeres que se bañaban desnudas en el río, que más bien era una sola... tuvo un último pensamiento sobre la flaquita de nalgas bonitas... Vinxent sonrió y se quedó dormido.

Fin.

Report Story

byvincentdelacruz© 0 comments/ 2965 views/ 0 favorites

Share the love

Similar stories

Tags For This Story

Report a Bug

Anterior
3 Pages:123

Por favor, Puntúe esta presentación:

Please Rate This Submission:

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Please wait
Recent
Comments
by Anonymous

If the above comment contains any ads, links, or breaks Literotica rules, please report it.

There are no recent comments  - Click here to add a comment to this story

Add a
Comment

Post a public comment on this submission (click here to send private anonymous feedback to the author instead).

Post comment as (click to select):

Refresh ImageTambién escuchar una grabación de los personajes.

Preview comment

Forgot your password?

Please wait

Change picture

Your current user avatar, all sizes:

Default size User Picture  Medium size User Picture  Small size User Picture  Tiny size User Picture

You have a new user avatar waiting for moderation.

Select new user avatar:

   Cancel