tagEsposas afectuosasDamas Exclusivas

Damas Exclusivas

byjulio08©

-"Realmente el mundo es muy injusto.. nosotros aun solteros y Raúl con esas dos bellezas de mujeres...", comento Pacho sonriendo mientras se llevaba a su boca la copa de vino.

-"Tienes toda la razón...Patricia es todo un bomboncito de mujer, es verdaderamente muy atractiva, y con esas tetas y ese culito tan divino que tiene ella, realmente envidio a Raúl en la cama... pero no me imagino lo maravilloso que seria estar toda una noche encima de Valentina...", comente también sorbiendo la bebida de soda que tenia en mis manos.

Ambos sonreímos y nos quedamos mirando como los cuerpos de Patricia y Valentina era dignos de ser poseídos. Me encontraba con Pacho, mi compañero de oficina y estábamos en una reunión de la empresa con motivo del lanzamiento de un nuevo producto. Mientras nos encontrábamos charlando a un lado de la licorera, nuestras miradas no se retiraban de la esposa y la hija de Raúl, quienes se encontraban al otro lado del salón charlando amigablemente con los miembros de la Junta directiva. Raúl es otro compañero de oficina y Patricia es su sexy y deseable esposa, de mas o menos, creo yo, 38 o 40 años, cuerpo firme y bien cuidado, bonitas piernas y un delicioso culo que mostraba el resultado de ser instructora de aeróbicos y yoga en un importante gimnasio de Miami, y Valentina, su bella hija de 18 años, quien acababa de ingresar a la Universidad de Florida en su primer año de leyes, la cual tenia el tradicional cuerpo de teenager, alta, delgada, senos robustos, cintura pequeña, piernas femeninas y un espectacular, redondo y parado trasero. Su culo no era grande, pero es el típico moldeado trasero de una teenager que desde hace dos años acompañaba en el gimnasio a su madre y el cual mostraba en sus nalgas los resultados de su dedicación y esfuerzo físico. Su culo sobresalía preciosamente de su cuerpo y era objeto de nuestras miradas en la reunión. Además los pantalones ajustados que lucían madre e hija resaltaban sus cualidades físicas y hacían de Raúl un hombre afortunado que todos envidiábamos.

Notamos como nosotros no éramos los únicos que teníamos fija la mirada en madre e hija. Gran parte del personal masculino recorría con sus ojos los deseables y moldeados cuerpos de ellas.

-"Javier, si le dieran a elegir entre las dos, con cual se quedaría?", pregunto Pacho sin quitarles su mirada.

-"Escoger una de ellas... para que?", le respondí yo.

-"No seas estupido cabron... por supuesto una noche en la cama", me respondió Pacho riéndose burlonamente por mi pregunta.

-"Vaya... vaya... vaya... esa si es una difícil pregunta", le conteste a Pacho, pero me quede fascinado mirando el fantástico trasero de Valentina, a pesar de que me atraía el cuerpo atlético de su madre.

La reunión finalizaba y eran casi las 2:00 AM así que decidí ir a casa a dormir. Era sábado y tenía que madrugar a una caminata donde esperaba encontrarme con una amiga. A mis 33 años, aun estaba en la búsqueda de mi otra naranja y me encontraba en plena actividad.

Me dirigí al parking, encendí el carro y de pronto escuche que alguien me llamaba:

-"Javier... Javier!!!.."

Voltee a mirar y vi que Raúl corria hacia mi auto.

-"Hola Raúl.. como estas?.. que pasa?", le pregunte yo bajando el vidrio de mi puerta.

-"Tengo una llanta averiada... sera mucha molestia que nos lleves en tu auto hasta un sitio donde podamos tomar un taxi a casa?", me pregunto el con voz un poco agitada.

-"Por supuesto que no hay problema... es mas, si desean los llevo hasta su casa..", le respondí a Raúl.

No perdia nada y si aprovechaba para una vez mas observar esos dos ricos cuerpos moverse cadensiosamente hacia mí. En efecto, Raúl llamo a Valentina y Patricia, y ellas se acercaron al auto entrando y sentándose en el asiento trasero mientras que Raúl se sentó a mi lado.

Luego de acomodarsen, les sugerí que usaran el cinturón de seguridad. Mi viejo Volvo modelo 1993 tenia cinturones para los pasajeros de atrás así que les sugerí que se los colocaran.

-"Estas hablando en serio?", me pregunto Patricia con tono burlón.

-"Es una sugerencia que les hago y además soy el responsable por conducir.... Si ustedes estan en mi carro... la seguridad primero", respondí inmediatamente volteando mi cabeza hacia atrás y dándome cuenta que Raúl tenia mucha suerte de tener a Patricia como su esposa pero ver a Valentina tan cerca de mi, me hizo preguntarme a mi mismo perversamente sin mover mis labios:

-"Quien será el novio de Valentina?... Un afortunado por supuesto...".

Salimos del parking lot y avanzamos por la highway 50 charlando de la empresa y nuestros compañeros de trabajo. Al tomar la desviación de la calle Floyd vi como las luces de un carro se abalanzaron sobre mí por lo que vire bruscamente a mi derecha el timón del auto para evitar la colisión frontal con el otro carro. Escuche gritos y el impacto del carro contra el nuestro.

No se cuanto segundos o minutos pasaron pero cuando abrí los ojos, yo estaba dentro del vehiculo y todo estaba en silencio. Como pude rompí la ventanilla de mi puerta y pude salir. Tome el celular que estaba en mi bolsillo e inmediatamente llame al 911. Y luego sin pensarlo dos veces saque a Patricia, Valentina y Raúl, quienes un poco golpeados y aturdidos por el choque, aun estaban dentro de las latas retorcidas de mí vehiculo. Estando allí con los tres tirados sobre el piso al momento llegaron una ambulancia con paramédicos y un auto de la policía.

------------------------- Un mes después... -------------------------

-"Gracias Javier..... es lo único que puedo decir...Gracias...", me dijo Raúl rompiendo en llanto, mientras yo lo abrazaba estando el en su silla de ruedas. Raúl tuvo un golpe severo en sus rodillas y requería estar en la silla por un mes más.

Me levante y a mi lado Patricia y Valentina lucían espectaculares. No parecía que hacia tan solo un mes atrás tuvimos un accidente de transito. Ambas tenían puesta una delicada y cortisima falda que se amoldaba a su cadera de forma fantástica. Mientras que Patricia tenía una blusa de color pardo, la cual dejaba entrever sus hermosas tetas, Valentina tenía una de color blanco, la cual marcaba sutilmente el tamaño de sus juveniles pechos. Lo que si era perfectamente notorio y la corta falda resaltaba, eran sus redondos traseros y la división de sus nalgas. Esos dos hermosos culos brillaban por su belleza, y por supuesto, las largas piernas femeninas de madre e hija no podían pasar desapercibidas. Trate de guardar compostura pero era inevitable que Raúl no se diera cuenta como mis ojos miraban con deseo los deseables cuerpos de su esposa y de su hija.

La ocasión no podía ser otra. Raúl, Patricia y Valentina me habían invitado a una reunión después de que Raúl salio del hospital. Después de un mes, el volvía a casa. A pesar de que Raúl ganaba lo mismo que yo, note con sorpresa la cantidad de lujos que allí había. Recordé como entre nuestros compañeros se levanto la sospecha de que Raúl estaba jugando sucio y recibía ingresos ilegales por trabajar para otra empresa en su tiempo libre. En ese momento no me importaron pero viendo ahora la elegancia, el lujo y la sobriedad que dentro de esa casa se vivía, esos comentarios volvieron a mi mente. Además el BMW de Patricia y el Volvo último modelo que tenia Valentina eran imposibles de pagar con el ingreso de Raúl y su esposa juntos.

Una elegante vajilla deslumbraba la mesa, la cual tenía lugar para 6 invitados. A pesar de que parecía todo listo para la cena me pareció curioso que nosotros éramos 4 pero habían sido preparados 2 puestos más. De pronto sonó el timbre de la casa y reaccionando rápidamente madre e hija se acercaron a abrir la puerta mientras que mis ojos trataban desesperados de fijar su mirada en sus cuerpos al caminar. Mis ojos, llenos de indesicion, no sabían cual de esos dos fantásticos culos era el que mejor se movía bajo la corta falda, asi que turnaba mi mirada entre el hermoso trasero de Patricia y el juvenil y bello culo de Valentina.

Con sorpresa vi como cada una de ellas saludaba de beso en la mejilla y un abrazo a dos hombres de edad madura, creo yo el uno tenia 45 años y el otro unos 48 o 50. Luego durante la cena me entere de que uno se llamaba Felipe y trabajaba como ejecutivo de una importante empresa multinacional de alimentos procesados, y el otro, Enrique, el más viejo, era gerente de una pequeña empresa de transporte de Orlando, Florida.

La cena transcurrió entre risas y nuestro relato del accidente hasta que Raúl sugirió que pasáramos a la sala a tomar una copa de vino. Me pareció muy extraño ver como Patricia se sentaba al lado de Felipe, cruzando sus piernas y dejando que su falda se subiera atrevidamente. Lo propio hizo Valentina, que además permitió que Enrique colocara sus manos sobre sus rodillas mientras seguíamos charlando. Las femeninas piernas de ellas lucían fantásticas y nos deleitamos viendo como sus cortas faldas quedaban bien arriba. Pero lo que realmente me genero sospecha fue el hecho de que cuando Patricia o Valentina se ponían de pie a traernos mas vino, Enrique y Felipe clavaban su mirada de forma descarada sobre sus traseros y sus cabezas seguían el movimiento de sus nalgas bajo la falda sin perder detalle de como esos dos divinos glúteos se sacudían armoniosamente al caminar. Raúl, como padre y esposo, no decía nada ni parecía importarle.

Al cabo de un rato, estando sentada Patricia al lado de Felipe y Valentina al lado de Enrique, mientras que ellos miraban sus piernas, Raúl me llamo:

-"Javier, le importa si me acompaña al cuarto de atrás?"

-"Claro Raúl no hay problema", me apresure a contestar poniéndome de pie y empujando su silla de ruedas, saliendo de la sala por el pasillo de atrás.

Entramos a un habitación oscura, la cual Raúl estirando su mano, encendió sus luces. Me di cuenta que se trataba de un estudio de video o algo asi. había tres gigantes pantallas de televisión de LDC de 40 o 45 pulgadas y bajo ellas equipos de grabación, videocasetteras y reproductores de DVD. Raúl encendió las pantallas de TV y fue claro que una de ellas tomaba la imagen del cuarto principal de Raúl y Patricia, mientras que la otra mostraba lo que ocurría con el de Valentina.

De pronto, Raúl empezó a hablar:

-"El comisario de policía nos dijo que si no es por los cinturones de seguridad y porque tu viejo carro soporto el impacto, estaríamos bajo tierra.... El imbecil borracho que nos estrello quedo muerto instantáneamente....Te debemos la vida y quiero de alguna forma agradecértelo.... También quiero que esto quede entre amigos y lo que vas a ver no lo comentaras con nadie.... ", comento Raúl guardando silencio y luego continuando.

-"Patricia conoció a otra instructora del gymnasio quien le propuso trabajar por un dinero extra... asi lo hizo y ahora Valentina se les ha unido al grupo....".

Sin entender que era lo que pasaba y a que se refería Raúl, vi como las pantallas registraban el momento en que Patricia entraba tomada de la mano de Felipe mientras que Valentina entraba a su habitación con Enrique. De pronto todo empezó a suceder muy rápidamente. Las cámaras del circuito cerrado de TV registraron el momento que Enrique se sienta sobre el borde de la cama y Valentina se acerca a el de frente dejando que el colocara sus manos por debajo de su corta falda acariciando su culo mientras que en la otra cámara de TV se observa como Felipe, de pie frente al espejo, desabotona lenta y delicadamente la blusa de Patricia dejando al descubierto su brassier y sus ricas tetas.

-"Patricia empezó hace 8 meses y le ha ido muy bien........Valentina esta apenas en su segundo mes y ya tiene una lista de espera..", dijo sonriente Raúl mientras yo seguía observando como madre e hija eran desnudadas al lado de sus camas, y sus atléticas figuras quedaban solo para sus afortunados invitados quienes con sus manos recorrían cada centímetro de su cuerpo. Felipe lamía desaforadamente las tetas de Patricia y Enrique no retiraba sus manos del culo de Valentina.

-"Sabes Javier? ... Patricia es una mujer maravillosa y muy deseable... es increíble ver como un maldito bastardo paga 500 dólares la hora por acostarse con tu esposa y el otro imbecil paga 700 dólares por hora por tener el placer de montar el tierno cuerpo de mi hija y disfrutar de su juvenil culo.... Ves esa caja de DVDs que esta allá?.... tiene las grabaciones de Patricia y sus desesperados amantes.... todos los 6 miembros de la junta directiva de la empresa se han acostado con ella incluyendo nuestro jefe, el Doctor Arriaga... todos esos cabrones de mierda han pagado sin dudarlo las dos horas mínimas de sexo que cobra mi esposa... todos han dejado de comprar regalos para sus hijos con tal de tener la oportunidad de clavar sus vergas dentro de su deseable trasero y su exquisita vagina...Y esos mismos 6 cabrones me llaman al celular todos los días a preguntarme la disponibilidad de Valentina.... Les dije que estaban en lista de espera a menos que estuvieran dispuestos a pagar 1200 dólares la hora de sexo con ella....Y uno de ellos acepto...mañana a esta misma hora, el doctor López, vicepresidente de la empresa, tendrá a mi hija solo para el.. solo para su verga...y yo estaré aqui grabando como el le clava su coño en posición doggy a mi adorada nena...", seguía hablando Raúl mientras yo sorprendido, con mi pene ya excitado y duro, veía como Felipe y Enrique tenían sus cabezas hundidas dentro de las piernas de Patricia y Valentina respectivamente, comiéndose y disfrutando de sus clítoris, mientras ellas yacían acostadas y desnudas sobre la cama.

Raúl sin pena ni vergüenza seguía describiéndome su historia mientras que las pantallas de TV mostraban la dolorosa verdad. Me pareció una situación enfermiza ver como Raúl permitía que su atractiva esposa y su bella hija se prostituyan en frente suyo por unos dólares adicionales. Es cierto que ambas son muy atractivas y son el objeto de miradas de deseo pero mi cara reflejaba sorpresa y desagrado.

-"Pensaras que estoy loco pero no es asi... solo aprovechamos el hecho de que ellas son muy deseables, sus cuerpos atléticos son moldeados y sus perfectos traseros descubren lo que un hombre esta dispuesto a pagar por dos horas de sexo con ellas... también descubren como este mundo esta lleno de gente falsa y con mascaras... ".

-"Arggghhhhh...ahhh... que ricura....", gimió Felipe interrumpiendo el relato de Raúl.

Voltee a mirar a las cámaras y Patricia y Valentina, abrazando a sus amantes por la espalda, en posición misionero, acomodaban sus cuerpos, mientras que sus piernas completamente abiertas trataban de buscar la mejor posición al mismo tiempo que ellos gemían de placer y sus vergas se terminaban de acomodar por primera vez dentro de la vagina de madre e hija. En medio de quejidos, Felipe y Enrique montaban y le hundían su pene en su sexo a Patricia y Valentina respectivamente.

Por espacio de una hora escuche sorprendido a Raúl desahogarse y contarme como ellas se habían vinculado a un grupo de Private Escorts del cual hacían parte modelos y bellas mujeres, y en los fines de semana sus exclusivos y adinerados clientes visitaban su casa, cenaban y luego pasaban a sus habitaciones a tener sexo con ellas. Seguí su relato sin perder detalle de las pantallas y disfrutando tácitamente al ver como Felipe y Enrique, en varias posiciones, disfrutaban de los deseables cuerpos de madre e hija, y claro, Raúl y yo guardábamos silencio y nos quedamos extasiados viendo como ellos gritaban y gemían de placer cada vez que sus coños, cubiertos con condones, estallaban dentro de sus vaginas al llegar al orgasmo. Fue muy obvio ver como Felipe y Enrique hacían de los redondos traseros de ellas su principal objetivo, ya que durante gran parte del tiempo, madre e hija fueron clavadas en posición doggy y sus vaginas recibían el duro y placido castigo de sus vergas.

Por la forma como ellos gemían y gritaban cuando llegaban al orgasmo, era muy claro que no podían disimular la maravillosa sensación de placer que les causaba penetrar con sus vergas los deseables cuerpos de ellas. Al ver la pantalla y la forma como se movían encima de madre e hija, era obvio que la brutal derramaba que se pegaban Felipe y Enrique valía la pena por el alto precio que pagaron.

Luego de que ambos terminaron de disfrutar las dos horas de sexo por las cuales habían pagado, Felipe y Enrique se ducharon, se vistieron y salieron de la casa, mientras que Patricia y Valentina bajaban a la sala luciendo dos sexys batas de seda transparente y una hermosa sonrisa en frente mio.

La clara transparencia de la bata permitían ver perfecto sus atléticos cuerpos, sus redondas tetas, sus afeitadas vaginas y eran notorios los gruesos labios vaginales de Patricia colgando de su vulva como un dije de oro. Cuando ambas se acercaron a saludar a Raúl, las dos redondas y paradas nalgas de ellas no parecían mostrar que hace pocos minutos fueron castigadas por la verga de un hombre.

-"Javier se mostró muy complacido de verlas a ustedes en cámara... dice que estuvieron estupendas y maravillosas..", se apresuro a decir Raúl dejándome con el rostro de color rojo intenso por la vergüenza de su comentario.

-"...asi que como estamos en deuda con el, le ofrecí una noche con una de ustedes... y te ha escogido a ti cariño...", añadió Raúl mirando a Patricia.

Sonreí nerviosamente y no sabia que decir. Me sorprendió totalmente su comentario. Ambas eran muy atractivas y recordé que la noche del accidente, luego de observar sus moldeados cuerpos al lado de mi amigo Pacho, no sabia a cual de ellas escoger y pedí estupidamente la oportunidad de tener a alguna en la cama. Ahora la tenia, y Patricia fue la elegida, a pesar de que me sentía mal, incomodo y engañado, por ver como ella, tan amigable, respetable y cariñosa en frente de los amigos de su esposo, era en las noches una mujer que perversamente se prostituía por unos dólares, hacia mal uso de su maravilloso cuerpo y además, permitía que su tierna hija siguiera su horrible ejemplo. El perverso Raúl me entregaba a su esposa Patricia y me daba la oportunidad de acostarme con ella, a pesar de que el culo de su hija me atraía de igual forma.

Crecí en medio de una familia sana y de principios religiosos, y me parecía muy loco continuar con este sucio juego. Pensé en rechazar la oferta pero al ver a Patricia acercarse sonriendo hacia mi, me hizo pensarlo nuevamente.

-"Que maravilloso saber que me escogiste.... Espero no defraudarte Javier.....de alguna forma Valentina y yo teníamos que agradecer lo que hiciste por nosotros.....asi que como tengo mañana la noche libre, quisiera saber si quieres venir a cenar de nuevo Javier?... vendrá también el vicepresidente de la compañía, el doctor López.... Espero no te moleste..", comento Patricia mirando a Valentina como recordándole que en menos de 24 horas, el falso y pedante vicepresidente estaría encima de ella, sacudiendo su verga dentro de la vagina de su hija.

Ellos me miraban esperando mi respuesta positiva y vieron en mis ojos la expresión de sorpresa y rechazo a tan perversa oferta.

-"Piénsalo Javier y nos confirmas si puedes venir a cenar...", añadió Patricia volteándose y caminando hacia las escaleras que llevaban al segundo piso. En su rostro se notaba la reaccion por mi indesicion. Me imagino que pensaria que yo era un homosexual, al ser el primer hombre que rechazaba tener una noche de sexo con ella.

De mis labios estaba a punto de salir la respuesta negativa a su enfermizo ofrecimiento ya que no podía participar de este oscuro negocio, pero al verla caminar hacia la escalera y observar bajo la transparencia de la bata de seda como el espectacular culo de ella se movía cadenciosamente, y esas dos redondas, paradas y deliciosas nalgas eran visibles, mi mente animal venció mi lado humano y racional. No me imaginaba lo que yo podía sentir al tener ese trasero solo para mi, debía ser fantástico tener solo para mi lengua el inmenso clítoris de Patricia y hundirle mi verga dentro de su vagina.

Report Story

byjulio08© 0 comments/ 13592 views/ 1 favorites

Share the love

Report a Bug

Siguiente
2 Pages:12

Forgot your password?

Please wait

Change picture

Your current user avatar, all sizes:

Default size User Picture  Medium size User Picture  Small size User Picture  Tiny size User Picture

You have a new user avatar waiting for moderation.

Select new user avatar:

   Cancel