tagFeticheDepilación íntima 2

Depilación íntima 2

byVudu Blanco©

Ella tomó el mando e hizo que me sentara en el bidet y tomó la maquina de cortar pelo.

-Solo voy a recortarlo para que quede más natural y además así no te picara cuando vuelva a crecer.

Puso la maquina en el número 3 y se coloco de rodillas entre mis piernas. El batín se había abierto por completo dejándome ver ese cuerpo delicioso. Su vientre era liso y bien definido, dejando ver su coño recién afeitada, húmeda y brillante por la excitación

Daba pasadas con la maquina evitando tocar mi verga, pero de vez en cuando sus manos rozaban la base de mi polla y el contacto era electrizante. Ella intentaba disimular parándose para apartar su largo pelo negro, ya que se le iba una y otra vez a la cara. Entonces me sonría con picardía y volvía al trabajo.

Termino recortando con una tijera y se quedo mirando mi pene como si fuera una obra de arte.

-Bueno, creo que al final te afeitare los testículos. ¿Quieres nene?

-Claro, Lo que tu quieras.

Mi pene estaba tan duro que latía y mis cojones estaban completamente encogidos. Mi novia tenía que tirar del escroto para tensar la piel antes de enjabonarme y pasarme la maquinilla. En un momento dado mi novia rodeó la base de mi pene con la mano y tiro hacía abajo, dejado mi glande al descubierto y continuo afeitándome pero con mi pene bien agarrada. Mi liquido pre-seminal se derramaba lentamente desde la punta de mi picha y caía por el tronco. Aunque no podía verlo, estaba seguro que ya debían estar manchando los pequeños dedos de mi novia. Ella sentiría sin duda su calor y su viscosidad, pero seguía como si nada. Solo me soltó el pene para afeitar también la base, dejándola al descubierto y realmente parecía que mi pene fuera un par de centímetros más larga.

-Ya he terminado, pero ahora tengo que darte un poco de crema hidratante para que no se te irrite la piel.

Se untó las manos con la crema y comenzó a acariciarme dulcemente. Comenzando por la basé y subiendo lentamente. Descubrió el capullo y pasó las puntas de los dedos por la corona del glande; Haciendo que todo mi cuerpo se llenara de fuego frío, nunca había sentido nada parecido.

-¡OH! Mira cariño. Te he cortado afeitándote los testículos.

En mi escroto había un hilillo de sangre, tan pequeño que yo no había sentido el corte. Mi novia cerro los ojos y se metió uno de mis testículos en la boca. Sus labios gruesos y sensuales lo sorbieron como si fuera un gajo de naranja. Una vez dentro de su boca lo chupo con fuerza y lo acarició con la punta de la lengua. Nunca creí que tuviera tanta sensibilidad en los huevos, era una sensación completamente diferente. Mi novia seguía con los ojos cerrados y con una cara de viciosa increíble. Abrió la boca, pero solo para atrapar el otro testículo y chuparme los dos a la vez. Su mano había vuelto apoderarse de mi pene pero ahora me estaba masturbando de forma descarada aunque con un ritmo muy lento, como si lo hiciera sin darse cuenta.

Su boca se fue acercando peligrosamente a la punta de mi pene. Yo podía sentir su respiración sobre mi glande, mientras seguía masturbándome. Era una dulce tortura que me estaba haciendo perder el control.

Casi por sorpresa saco la lengua para dar un lametón al liquido seminal que bañaba estaba escurriendo desde la punta del capullo. Endureciendo la punta de la lengua, rozó el borde del glande, mi zona más sensible. Tuve que cerrar los ojos y hacer un esfuerzo para no eyacular en ese momento, porque el semen bullía dentro de mis testículos hinchados por la excitación.

A esta mujer perversa le encantaba jugar con mi polla. Usar las uñas para arañar con suavidad mi escroto, mientras pasaba la lengua desde la base del pene hasta el glande. Y cuando yo creía y deseba que se lo metiera por completo en la boca, ella volvía a bajar por un lado del tronco, succionando con los labios y mordisqueando levemente, mientras que frotaba sus mejillas por la cálida piel de mi pene.

Si tardaba un par de segundo más me volvería completamente loco. Ella se apiadó de mí por fin se tragó lentamente mi capullo. El interior de su boca era como terciopelo ardiente. Sus dientes arañaban con suavidad los bordes del glande, mientras que su lengua de serpiente lo envolvía de una forma increíble.

Y cuando yo creía que ya no podía ser mejor, me derrotó una vez más, empezando a chupar de verdad. Subiendo y bajando con un ritmo y una cadencia infernalmente lenta. Presionado mi pene entre la lengua y el paladar. Ella tenía que abrir la boca por completo para poder tragar mi grueso pene y la saliva mezclada con el liquido pre-seminal, se escapaba por las comisuras de su labios.

El orgasmo empezaba a subir por mi columna vertebral, con esa sorda vibración que hace estremecerse todo mi cuerpo. El semen estaba apunto salir de mis pelotas, que ella agarraba firmemente con una de sus manos. Y un segundo antes de que eyaculara un mar de semen; ella paró en seco. Me miró con cara picara y salió corriendo hacia el dormitorio.

Durante un momento me quede quieto sin poder reaccionar antes de alcanzarla y depositarla sobre la cama. Iba a ser una venganza muy placentera...

Report Story

byVudu Blanco© 0 comments/ 10297 views/ 0 favorites

Share the love

Also in this series

Report a Bug

1 Pages:1

Por favor, Puntúe esta presentación:

Please Rate This Submission:

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Please wait

Forgot your password?

Please wait

Change picture

Your current user avatar, all sizes:

Default size User Picture  Medium size User Picture  Small size User Picture  Tiny size User Picture

You have a new user avatar waiting for moderation.

Select new user avatar:

   Cancel