Despertando

byjulio08©

Mi vida cambio el dia que mi esposo fallecio en un absurdo accidente de transito. Yo lo tenia todo, un hogar, un maravilloso hijo de 20 años, un exitoso trabajo como odontologa y un esposo que representaba todo para mi. Luego de cumplido un año de su muerte, decidi salir de la penumbra de la soledad y volver a vivir.

Yo no reflejaba los 42 años de edad y mucho menos que era viuda, asi que empeze a salir a fiestas y reuniones con amigos y otros odontologos. En una de estas reuniones estando con Kiko, uno de mis mejores amigos, alguien me llamo:

-"Monica?? Eres Monica Iriarte??

-"Hugo?? Hugo Casas??.. aun estas igualito.. parece que no te han pasado los años", le respondi saludando de abrazo y beso en la mejilla a un amigo que estudio conmigo en el colegio y al cual no veia desde que nos graduamos.

-"que gusto de verte!!... sigues igual de hermosa y elegante..".

-"guau.. tu esposo si que es afortunado.. mucho gusto en conocerlo me llamo Hugo", saludo el a Kiko quien se encontraba a mi lado.

-"No..no soy su esposo.. solo soy un amigo a quien finalmente ella acepto una invitacion a salir", respondio Kiko riendose y abrazandome.

La mirada de Hugo reflejo el hecho de que no me veia hace exactamente 22 años. Sus ojos recorrieron mis pechos y bajaron por mi cadera hasta mis piernas. Mis voluptuosos senos 36C aun seguian firmes y eran resaltados por el escote del vestido que yo llevaba puesto esa noche. Mi cuerpo se habia conservado, mi cintura seguia igual de delgada contrastando con mi gruesa cadera, asi que creo que me veia muy bien esa noche.

Kiko noto como Hugo me observo y vi en sus ojos el sentimiento de celos. Kiko era de los que habia estado muy pendiente de mi luego de la muerte de mi esposo y por supuesto hacia parte del grupo de amigos que ahora tenian mas interes en mi, ya que yo habia quedado disponible para iniciar una nueva relacion y claro me di cuenta que tambien el me deseaba. Yo era una bella odontologa con mucho por vivir y un cuerpo que extrañaba en las noches la compañia de un hombre.

Durante la velada, Hugo y yo hablamos de mi tragedia y cambiando de tema recordamos las epocas de colegio en donde el siempre trato de conquistarme y estuvo detras mio, hasta cuando mis novios se lo permitieron. Como yo era una de las mas bonitas y atractivas siempre tuve novios muy celosos. Al finalizar la reunion intercambiamos telefonos y nos despedimos con un beso y un fuerte abrazo, permitiendole a el que su cuerpo entrara en contacto directo con mis tetas. Me senti un poco extraña al darle el abrazo ya que despues de mucho tiempo nunca un hombre habia estado tan cerca.

Kiko me llevo hasta la casa en su auto, sin perder detalle de mis piernas y por supuesto mis senos. Hablamos y quedamos de salir a almorzar en la semana.

Al parquear su carro en frente de la casa, Kiko tenia en mente otra cosa.

-"Estas segura de que no quieres que pase?", me insistia Kiko apagando el motor del auto.

-"No.. Kiko .. estoy cansada y quiero dormir.. otra noche te invito a pasar y tomar algo", le respondi.

Kiko hubiese deseado entrar conmigo, subirme a la habitacion, desnudarme y clavarme su sedienta verga sobre la cama.

Me despedi de el, dandole un beso y agradeciendole porque habia pasado una buena noche al lado suyo.

Entre a la casa y cerre la puerta muy suavemente. Cuando subia las escaleras, escuche gemidos y quejidos que venian de la habitacion de mi hijo. Al llegar a su cuarto vi por la puerta entreabierta como una mujer rubia de mas o menos mi edad estaba completamente desnuda boca arriba, sus piernas abiertas dejaban ver una vagina humeda y con poco vello pubico. Sus tetas eras mas o menos del mismo tamaño que las mias pero lucian caidas. Mi hijo estaba sobre ella clavandola sacudiendo su abdomen y me quede sorprendida por el tamaño de su verga. Era larga y gruesa por lo que comprendi porque la mujer rubia se quejaba y disfrutaba con los ojos cerrados al sentir el formidable pene de mi hijo entrando y saliendo de su vagina. En los ultimos años siempre cuidamos con mi esposo para que mi hijo tuviera una vida sexual segura pero nunca me fije en el fantastico tamaño de su pene.

-"Aghh.. aghhh me vengo agrhh", grito la mujer al sentir como la verga de mi hijo le taladraba su cuca.

-"Arghhh.. uyyyy..", grito mi hijo viniendosele y teniendo sus contracciones abdominales.

Segui observando por un rato hasta cuando el le saco su inmensa verga y ella sin perder un segundo se volteo y le puso su trasero en posicion doggy.

-"Dame duro Felipe.. quiero sentir tu chorro", le dijo ella a mi hijo.

En esa posicion observe como el ano de ella y su vagina quedaban completamente expuestos. Luego el coloco su verga sobre su culo y observe como se empezaba a hundir y perderse dentro de su ano. Cada centimetro que mi hijo Felipe la penetraba, ella se quejaba y gemia con mucho placer. Cuando la totalidad de la verga de mi hijo esuvo adentro, el empezo a moverse lentamente.

Durante los siguientes 15 minutos, el le taladro el culo y los dos llegaron al orgasmo al mismo tiempo.

En ese instante en que ambos se vinieron, senti como un corrientazo me sacudio. Mi vulva la senti mojada, mis pulsaciones estaban a un ritmo muy alto y senti mi frente sudorosa. Acaricie mis tetas y senti las puntas de mis pechos completamente erectas. Luego de que mi hijo termino de eyacular, el le saco la verga de su culo y se acosto boca arriba, y ella se volteo, ubicandose sobre el y tomando con sus manos esa deliciosa verga para llevarsela a su boca y empezar a mamarsela.

Paso muy poco para que la verga de Felipe explotara arrojando multiples chorros de semen sobre su cuerpo y yo darme cuenta que mi hijo era una verdadera maquina de placer. Viendo la cantidad de semen que salia de su verga, fantasie e imagine lo que seria la primera eyaculacion.

Pase saliva y me retire sin hacer ruido hacia mi habitacion. Al desnudarme me di cuenta de que mi tanga estaba completamente empapada. Mi sexo habia despertado y arrojado fluidos como un volcan. Ver a mi hijo y a esa afortunada mujer fueron la chispa que prendio mi cuerpo.

A partir de ese dia empeze a usar faldas mas cortas y ajustadas, y blusas escotadas que destacaban mis tetas, mis piernas y mi trasero. Queria sentirme mas sexy y mostrar que mi cuerpo aun estaba firme y disponible. Esto dio sus resultados de inmediato. Kiko y Hugo me invitaron a salir a cenar o almorzar mas seguido y estaban cortejandome. Tambien lo hacian los amigos de mi difunto esposo quienes veian en mi a una atractiva mujer madura con mucho para recibir en la cama.

Un dia Felipe me comento a la hora del desayuno:

-"Mama, te ves estupenda con ese vestido.. ojala tuviera la oportunidad de invitarte a salir para aprovechar que estas soltera".

Los ojos de el se fijaron en mis tetas y mi cadera, mientras reia.

-"Bueno cariño, sabes que es una buena idea y como estan las cosas te preferiria a ti por encima de todo", le respondi dandole a entender que el tenia la prioridad.

Esa noche cancele la cita que tenia con un odontologo que queria salir conmigo y sali con Felipe, mi hijo, a un restaurante a cenar. Hablamos de los dos y de como la vida nos habia cambiado. Hablamos de Hugo y Kiko y cual creia el que era mejor para mi.

-"Kiko me cae muy bien y seria un buen parejo para ti, Hugo no me parece la persona que deba estar a tu lado.. pero sabes que.. ninguno de los dos te conviene, mama... yo soy tu parejo perfecto", dijo el riendose y observando de nuevo mis pechos.

Obviamente le pregunte por la mujer a la que vi haciendole el amor y el me dijo que era una de las profesoras de la universidad que habia conocido.

-"Que envidia con ella, con un estudiante como tu en la cama, para mi seria suficiente..", comente y lanze una mirada coqueta a Felipe mientras que yo jugaba con el pitillo del coctel en mi boca, dejando que saliera y entrara, imitando los movimientos del sexo oral.

Felipe me miro y leyo mi mente.

En el camino a casa, mientras que el conducia el auto, yo le acariciaba las piernas y el hacia lo mismo con las mias, ademas vi como detallaba mis senos bajo la blusa. Llegamos a la casa y subiendo las escaleras, le pregunte que iba a hacer.

-"Voy a ver una pelicula en TV", me respondio el.

-"Me preparas algo de tomar, cariño?... voy a ponerme mas comoda", le dije a Felipe mientras que yo entraba a mi cuarto.

Cuando baje a la sala, Felipe me esperaba con dos copas de vino seco sobre la mesa, el TV encendido dejaba ver las primeras imagenes de la pelicula que estaba viendo. Sin darse cuenta el, yo lucia un lingerie transparente, que dejaba ver perfecto mi brassier y mis voluptuosos pechos, asi como una fina tanga. Yo me sente a su lado y el se paro a traerme las copas. Cuando se volteo con las copas el se dio cuenta de la poca ropa que yo traia puesta.

-"Uyy.. Mama te ves super sexy!!".

-"Gracias Cariño", le respondi sonriendo.

-"Brindemos..", me dijo el pasandome la copa de vino y nuevamente fijandose, esta vez mas directamente, en el brassier que sostenia mis pechos.

-"Por tu nueva vida de aqui en adelante... y porque sigamos los dos juntos siempre", dijo el levantando su copa.

-"Por los dos", le respondi chocando mi copa con la suya.

Nos miramos, sonreimos y el leyo nuevamente mis intenciones. Sus ojos volvieron a recorrer mi cuerpo.

-"Llama a Kiko y dile con voz seductora que le tienes preparado un regalo", me dijo sorpresivamente Felipe, pasandome su telefono celular.

Sus ojos me miraron fijamente y comprendi el mensaje. Me parecio una locura lo que estaba pasando por mi mente. Deseaba que un hombre me clavara su verga en mi vagina y me la llenara con su liquido dandome la deliciosa sensacion del orgasmo. Deseaba despertar del letargo en el que estaba. Y tenia en mente para esto a mi hijo, al recordar como lo vi clavar a una mujer de mi edad.

En efecto, pense que seducir a mi propio hijo para que me montara no era lo mas correcto, asi que llame a Kiko y lo invite a tomar cafe.

-"Kiko ya viene, estara en diez minutos aca..", le respondi.

-"Puedes sostener mi copa un momento?", me pregunto Felipe.

Asi lo hize. Tome su copa con mi otra mano. Felipe entonces se acerco a mi y me desato el nudo de la blusa transparente. Luego delicadamente me abrio el broche del brassier que yo tenia. El brassier se abrio bruscamente y dejo que mis voluptuosos pechos quedaran libres en frente suyo. Sin dudarlo me empezo a lamer, besar y acariciar mis tetas. Su lengua y sus manos parecian desesperadas, como en una carrera contra el tiempo. Yo seguia con las copas de vino una en cada mano y observando como mi hijo Felipe hacia su sueño realidad. La boca de mi hijo no alcanzaba a comerse mis pezones pero lo hacia de una forma tan exquisita que hubiese querido que no se detuviera. Luego de un rato mi vagina estaba humeda y los dos muy excitados. El seguia solo dedicado a mis pechos mientras que una de sus manos recorria mis piernas y sus dedos se introducian en mi vagina.

En ese momento sono el timbre de la casa.

-"Gracias Mama... ahora haz realidad tu sueño y el de Kiko", me dijo el poniendose de pie, con voz entrecortada por la excitacion. Su pantalon reflejaba el bulto de su verga erecta.

-"Ahora sube a tu cuarto y ponte el vestido negro sin ropa interior mientras yo atiendo a Kiko".

Subi las escaleras aun excitada, entre a mi habitacion y me coloque el vestido negro que el me recomendo y baje de nuevo a la sala para encontrar alli a Felipe y Kiko.

La expresion de la cara de Kiko lo dijo todo en cuanto al vestido. Yo me veia muy deseable.

-"Ok.. creo que ustedes van a estar ocupados asi que mejor me voy.. Mama voy a quedarme en casa de Angela asi que nos vemos mañana..", dijo Felipe dandome un beso en la mejilla y despidiendose de Kiko.

Antes de salir por la puerta, mi hijo se volteo y con su mirada me dio a entender que yo debia seguir viviendo, que debia seguir adelante y disfrutar de los placeres de la vida. El me lo habia demostrado al lamerme y besarme las tetas y dejarme lista para que Kiko me tomara.

Al cerrar la puerta, me voltee y mire a Kiko quien no quitaba sus ojos de mi vestido.

-"Quieres subir a la habitacion o quieres quedarte conmigo aca en la sala?", le pregunte.

-"Te quiero primero aca en la sala y luego en la habitacion el resto de la noche", me respondio acercandose a mi y desabotonandome el vestido por la espalda. El parecia saber que era lo que yo queria y el sabia cual era su regalo.

Kiko me desnudo y me llevo al sofa. Me sento alli y abrio mis piernas quedandose perplejo al ver mi clitoris y mi vulva. Bajo su cabeza y su lengua recorrio mi cuerpo y descubrio el dulce sabor de mi vagina, el rico aroma de mi cuca sedienta de sexo y la tersa piel de mis tetas. Sus manos no dejaron de acariciarme los pechos mientras que sus dedos jugaban dentro de mi vagina y mi ano, preparadolos antes de hundirme su verga.

La primera penetracion fue maravillosa. Sentir como la verga de el se introducia dentro de mi, me hizo gritar. Y por supuesto, explote de placer cuando al rato Kiko me entrego poderosos chorros de semen dentro de mi vagina al venirse por primera vez.

Esa noche, Kiko y yo hicimos el amor de forma apasionada. Me clavo su verga sobre el sofa y me entrego varias veces la maravillosa sensacion del orgasmo. Sus derramadas me indicaban cuanto me deseaba al dejar mi vagina llena de su leche.

Despues de que nuestros cuerpos se conocieron en el sofa, subimos a mi habitacion y alli pasamos el resto de la velada, montandome por detras en posicion doggy. Justo antes de venirse, me jalaba la cabeza por mi cabello y me lo tiraba hacia atras cuando sentia que ya no aguantaba mas y la derramada era inminente. Cuando se venia me tomaba por la cintura y sacudia su cuerpo con fuerza contra el mio, gritando y gimiendo de placer. En una de estas ocasiones, Kiko me clavaba fuertemente y yo miraba el retrato que tenia sobre el tocador. Alli apareciamos mi hijo, yo y mi difunto esposo. Lo segui observando mientras que Kiko hundia y sacaba su verga vigorosamente y mi cuerpo se sacudia al recibir sus embates por detras. De pronto el se detuvo y me dijo:

-"Lo extrañas?", me pregunto el al darse cuenta que yo miraba el retrato.

-"a partir de esta noche no.. ya no lo extraño mas...", le respondi.

-"Yo me voy a encargar de que lo olvides.. ya tienes una verga que te monte y te de lo que quieras, por donde quieras", dijo Kiko sacandome la verga de la vagina, abriendome las nalgas y hundiendomela en el ano.

En menos de 10 segundos su verga salio de mi vagina y me la enterro en lo profundo del culo. Durante la siguiente hora Kiko se dedico exclusivamente a clavarme el trasero y darme una soberbia demostracion de sexo anal, la cual disfrute intensamente. Mi cuerpo y el suyo se contornearon para permitir que su verga entrara dentro de mi culo en diferentes posiciones, mientras que esta expulsaba abundantes cantidades de semen cada vez que el se derramaba. Habia pasado mucho tiempo sin que la verga de un hombre se hundiera dentro de mi trasero y claro ese hombre fue mi difunto esposo quien me inicio en el sexo anal.

Antes de quedarnos dormidos le mame su verga y mi cara volvio a sentir la extraña sensacion de como un pene en señal de agradecimiento te salpica su leche. Finalmente Kiko se monto encima mio y volvio y me penetro su verga con el unico objetivo de quedarse dormido, abrazado a mi, mientras que su pene reposaba dentro de mi vagina.

Al entrar los primeros rayos de sol a la habitacion, senti como mi cuerpo respiraba agitado, sentia una sensacion de placer unica y cuando abri los ojos entendi la razon de esto. Era ya de mañana y Kiko lamia y besaba mis tetas. El se habia despertado primero y no aguanto la tentacion de tener mis pechos en frente suyo. Su verga, que reposo toda la noche dentro de mi, estaba rigida de nuevo. La senti cuando me acomode al despertarme.

-"Hola cariño, buenos dias", me dijo el.

-"Hola amor", le respondi.

En ese momento nos miramos y nos dimos el primer beso de enamorados. Fue increiblemente tierno, largo y apasionado, y nos demostramos el uno al otro lo especial que eramos.

Despues cerre los ojos y el coloco su cabeza al lado de la mia. Lo abraze fuertemente y le susurre al oido:

-"Hazme el amor de nuevo.. quiero llevarme algo tuyo antes de irme a trabajar.

Al llegar esa mañana al consultorio, mientras que veia a mis pacientes, me sentia diferente, relajada, tranquila, un poco adolorida del trasero por lo duro que Kiko me clavo, pero satisfecha al ver que el me habia dado lo que yo queria. Sentir como su leche se derramaba dentro de mi era el mejor regalo para empezar el dia.

Esa tarde, estando yo en el consultorio atendiendo un paciente, Hugo me llamo al celular. Pense que era injusto con el, luego de que el destino nos habia unido de nuevo, no darle la oportunidad que no tuvo cuando estabamos en el colegio. Asi que lo invite a cenar en casa al dia siguiente.

En la noche Kiko me visito e hicimos el amor nuevamente. No estuvo muy de acuerdo con la invitacion a cenar que le habia hecho a Hugo pero al fin acepto.

Al otro dia, Hugo llego muy puntual y le abri la puerta. Su sorpresa fue mayuscula al verme con una corta falda roja del tipo colegiala, una blusa blanca escotada que dejaba ver sutilmente mis pechos y mi cabello con una colitas, como yo acostumbraba a usarlas cuando estabamos en la escuela, unos zapatos negros y una medias blancas hasta la rodilla.

-"Monica.. te ves increible... pareces la misma Monica que conoci en la escuela", dijo el sorprendido sin perder detalle de mi ropa y mi cuerpo.

Luego de la cena, lo deje que diera el primer paso al permitirle que me acariciara las piernas, mientras charlabamos sentados sobre el sofa en el que Kiko me hundio su verga dos dias antes.

-"Porque te pusiste ese vestido de colegiala?... me recuerdas la Monica que siempre desee..", me pregunto el.

-"Lo hize para que finalmente hicieras tu sueño realidad, Hugo", le respondi con franqueza.

El me miro, sonrio, coloco su copa sobre la mesa de centro y se arrodillo en frente mio.

-"Gracias Monica..", me dijo el antes de deslizar sus manos por entre mis piernas, pasar por debajo de mi falda de colegiala y despojarme de la tanga negra que tenia puesta.

Luego sus manos saltaron a mis pechos, desabrochando cada boton de mi blusa y dejando mis tetas solo para su lengua, mientras que sus manos regresaban a mi sexo y se introducian en mi vulva.

Hugo Casas espero 22 años para meterme su verga. Durante toda la noche mi vagina recibio su calido liquido y por supuesto disfrute de los orgasmos que me daba. Me clavo como el mas lo queria y como el siempre lo habia deseado. Hugo me recordo a mi esposo ya que el me hacia el amor en la escalera colocandose un escalon mas abajo de mi y clavando mi vagina por detras, mientras que yo permanecia arrodillada.

Mis pechos tambien fueron venerados esa noche al dejarlo que su verga quedara apresada entre mis tetas mientras que el se sacudia encima mio. Yo acostada boca arriba veia la expresion de intenso placer de Hugo, mis tetas sujetaban su pene y no lo dejaban salir de esa carcel de lujuria. Finalmente multiples chorros de semen ardiente salpicaron mi cara y me obligaron a cerrar los ojos mientras que el gritaba.

Hugo me tomo de la mano y subimos las escaleras entrando a mi habitacion. Alli me coloco contra la pared y me hizo el amor de pie penetrandome por detras.

-"Espere tanto para este momento y al fin se dio, Monica", me dijo despues de que llegamos al orgasmo los dos y el me retiro su verga.

La velada la terminamos sobre la cama abrazados y extasiados despues de que nuestros sexos se entregaron el uno al otro por primera y ultima vez. Me pidio y me rogo por mi culo pero lo rechaze. Kiko me habia clavado muy duro las dos noches anteriores asi que tenia adolorido el ano. A cambio ofreci mamarle su verga. Queria dejarlo satisfecho y cumplido su sueño. Le pedi que se pusiera de pie y yo arrodillada en frente suyo. Tome su coño con mis manos, me lo lleve a la boca, cerre los ojos y empeze a mamarselo muy lentamente. Al cabo de un rato, cuando senti que el respiraba agitado, abri los ojos y mire hacia arriba. El rostro de Hugo reflejaba los momentos de intenso placer que sentia. Me di cuenta que el estaba listo asi que me saque la verga de la boca y la puse en frente mio a esperar que explotara. En efecto, la verga de Hugo empezo a lanzar chorros directo a mi cara obligandome a cerrar los ojos de nuevo. Mientras que el gritaba, mi rostro, mi cabello y mis senos recibieron su liquido vizcoso.

Report Story

byjulio08© 0 comments/ 18634 views/ 0 favorites

Share the love

Report a Bug

Siguiente
2 Pages:12

Forgot your password?

Please wait

Change picture

Your current user avatar, all sizes:

Default size User Picture  Medium size User Picture  Small size User Picture  Tiny size User Picture

You have a new user avatar waiting for moderation.

Select new user avatar:

   Cancel