tagBDSMEl Favorito y Los Invitados

El Favorito y Los Invitados

bySteelhummingbird©

El esclavo se despertó en el cuarto obscuro, todavía enjaulado, entumido y confundido. El no sabia cuanto tiempo habia pasado. Unas pocas horas? Unos pocos dias?

El todavia estaba cegado y amordazado en la capucha restrictiva de los sentidos, por lo tanto para el era bastante dificil de determinar el tiempo transcurrido. Su estomago gruñio, porque no habia comido nada por algun tiempo. Repentinamente lo unico en lo que podia pensar era en comer. Cualquier cosa.

Se acordo del ultimo bocado que tuvo para comer. De hecho, habia sido una comida junto con su Ama. La ultima vez ella se sirvio ostras, langosta y una copa de champagne. A el, le encantaban los mariscos pero solo se le permitio comerse un pedazo de pollo reseco, las sobras de una ensalada y tomar un vaso de agua.

Despues de todo, a un esclavo no se le permite tener una comida lujosa. El dejo volar su imaginacion, pensando en deliciosos platillos. Comidas especiales, la comida de su madre, su comida favorita. En eso estaba entretenido pensando cuando escucho varias voces y pasos aproximándose. Se paralizo, no sabia quienes eran, no sabia a que atenerse, se quedo quieto y callado.

ELLA:

Sus risas resonaban a través del pasillo y muy pronto dentro del cuarto. Su Ama, otra Dominatriz y su esclavo venían de una fiesta fetiche. Las dos mujeres reían y bromeaban mientras el otro esclavo estaba sentado en el suelo esperando instrucciones.

- Entonces, dijo la otra Dominatriz. Este es tu lugarcito. Es encantador! De todas maneras, como te venia diciendo... Ese atuendo fue la cosa mas horrenda que he visto en décadas. De donde coño, esa perra consigue la ropa!? Se la pide prestada Grace Jones? Consíganle una planta también, a ver si se la mete por el culo!

-Si, chica. De vuelta a los 80′s.

Ambas rieron histéricamente.

- Donde esta tu cachorrito?

-Enjaulado , En la perrera. Mi cachorrito necesitaba un momento para reflexionar.

- Es bueno que los esclavos se queden solos por un rato, así aprenden a ser mas considerados. Rápidamente le echo una ojeada a su esclavo, que seguía sentado en el piso en silencio.

- Un poco mas de vino, querida?

-Claro! Nos tenemos que cambiar de ropa. Ambas se rieron.

EL:

El esclavo estaba nervioso. No podía oír o entender las conversaciones que estaban tomando lugar afuera pero podía vagamente distinguir que se trataba de dos mujeres. Su mente se volvió loca. Un cumulo de situaciones y de personas comenzaron a rodar en su mente como si estuvieran pasando una película de chantajes. Tal vez son las empleadas de la limpieza, pero... Que voy a hacer si ellas me descubren aqui? Que pasara si ellas llaman a la policía? Mi Ama estará en problemas, no podre defenderla ante un juzgado. Que credibilidad tiene un abogado que es también un esclavo? Como explicaría todo esto? Que pensarían mis padres, si supieran que soy el esclavo de mi esposa? Un torrente de recuerdos tumultuosos recorrieron su cabeza. Su respiración se volvió agitada. Se estaba poniendo ansioso, se estaba aterrando!!!

-Una de ellas es mi Dueña. Tiene que serlo. Por favor, por favor, espero que sea mi Ama.

De repente, escucho pasos, pasos acercándose. El cascabeleo de unas llaves y la puerta de la perrera se abrió.

La Invitada:

-Ya veo... Tu debes ser " Cachorrito". El esclavo no pudo oír muy bien pero igual asintió afirmativamente con la cabeza.

-Bien... Tu Ama, ha decidido que es hora de sacarte.

El siguio a la desconocida a traves del cuarto. Ella lo dejo en medio, esperando.

EL:

El esclavo estaba helado, confundido pero alerta a su alrededor. Busco algun indicio que le indicara que su Dueña estaba en el mismo sitio. Aun podia casi oir a dos personas mas en el cuarto junto a el. Pudo escuchar a una mujer gimiendo pero el no sabia quien era ella. Su audición estaba restrigida por la capucha que llevaba puesta por lo tanto era difícil distinguir las voces. El esperaba que la mujer que gemia no fuera su Diosa. Su Corazon se encogio. Ni siquiera se atrevia a pensar en eso.

ELLA:

Su Ama se le acerco por detrás y le acaricio el pecho. El se sintió aliviado al sentir ese toque familiar, ella le quito la capucha restrictiva de los sentidos pero también le ordeno que no abriera los ojos. Le volvió a poner la mascara de cuero. Abrió la cremallera que iba en el lugar de sus labios y lo beso.

-Se obediente, cariño. No dejes en ridiculo a tu Dueña. Se un buen cachorrito. Desde ahora, mi invitada y yo te daremos instrucciones.

-Si. Mi Señora.

La otra Dominatriz le ordeno a su esclavo que se parara y empezara a hacer preparaciones. "Cachorrito" podía escuchar cosas moviéndose y a las dos mujeres conversando y riendo. Nadie le estaba prestando atención a el. Porque para todos los demás, el no existía.

LA INVITADA:

La otra Dominatriz se acercó a "Cachorrito" . Abrio las cremalleras de la mascara que correspondian a los ojos. El esclavo aun tenia los ojos cerrados.

-Abre los ojos. Dejame ver que tan lindo estas.

El esclavo abrió los ojos lentamente porque la luz le haría daño. Lo que vio, fue una mujer alta, blanca, de ojos verdes, de pelo largo y rojo parada frente a él. Era muy atractiva. Llevaba puesto una minifalda de látex negro, un sujetador sin copas que dejaban sus pechos expuestos, botas de cuero negro de caña alta y tacón. Sus manos envueltas en unos guantes largos negros brillosos de látex. Detrás de ella de pie, estaba el esclavo de su propiedad. Vestido de traje de frac negro y la cara cubierta por una mascara de cuero negro, al mismo tiempo sostenía una bandeja.

La otra Dominatriz procedió a examinar a "Cachorrito". Era tosca y ruda, lo agarro bruscamente, volteándolo, toqueteándolo, le abrió la boca, reviso sus dientes, le hizo sacar la lengua, le metió un dedo sin lubricar por el ano, lo sacudió y lo hizo arrodillarse, toco su pene a través del cinturón de castidad. Engancho la correa a su collar y fue a sentarse al sofá. Lo ubico enfrente y le escupió directo a la cara.

-Eres bastante guapo. Serias el trofeo de cualquiera. Entiendo porque tu Ama esta tan recelosa de mostrarte y te quiere solo para ella. Que mujer tan egoísta y golosa!! Ella le sonrió, y bajo la mirada hacia el bulto que envolvía su cinturón de castidad. Y se relamió los labios con deseo. También escuche, que eres bastante obediente. Ahora veré, que tan obediente eres...

-Mis botas necesitan lustre. Lamelas!!!!!!!!!

-tu! Hablándole al esclavo vestido en traje de frac. Sirveme mas vino.

El lamio las botas de ella, comenzo por el tacon lentamente, prosiguio hacia arriba y deslizo su lengua hacia abajo otra vez. Cuando termino con una, siguio con la otra, tambien lamio las suelas.

- Buen chico! Se ve que obedeces. Lame mis muslos ahora.

EL esclavo sabía que estaba entrando en un terreno desconocido. Obedeció pero aun se preguntaba en donde andaba su Dueña. Trato de demorarse lo mas que pudo porque el presentía las verdaderas intenciones de esta otra mujer. Lamio sus muslos despacio, podía olerla, podía ver su coño, el sabia que era prodigio dando sexo oral pero no quería hacérselo a ella. Estaba aterrado de que su Ama lo sorprendiera satisfaciendo a otra mujer.

-Comeme el coño, cachorrito. Pórtate bien, pruébame la fama que tienes. Ella tiro del collar y lo acerco más hacia ella. El esclavo cerró los ojos, abrió la boca pero se quedo inmóvil. En eso estaba cuando una patada en las bolas y la risa de su Dueña interrumpieron la escena. Se sintio secretamente aliviado.

ELLA:

Cuando se acerco a "Cachorrito" su Ama llevaba puesto un traje de redecilla negro, pantaloncillos cortos de látex, la botas con correas y un corsé de cuero negro que dejaba sus enormes pechos expuestos.

-Si, es obediente. Pero esta perra esta bien entrenada. Y él sabe que es mio. Si me desobedece al menos una vez, el se atendrá a las consecuencias. Verdad, cachorrito? Ella se rio.

-Si, mi Señora. Se las consecuencias.

-Y cuales son esas consecuencias: Te acuerdas? Le agarro la cabeza hacia atrás

-numero uno: No seré mas tu propiedad. -numero dos: No llevare más el collar que me diste. -numero tres: No tendré ningún honor y nunca me lo vas a perdonar. -numero cuatro: No me dejaras volver!! Grito!!!.

-Y... Tu quieres que eso suceda, cachorrito? -Noooo, Ama, por favor, nooo!!!!! No quiero que eso pase. Quiero ser tuyo, tuyo solamente, por favor, no me abandones.

ELLA Y LA INVITADA:

Ambas mujeres rieron. Su Ama y La otra Dominatriz estaban divirtiéndose con su humillación y sus lloros.

-Es hora de pasarla bien. Dijo la Dueña de "Cachorrito".

-De acuerdo. Ya es momento de hacer bailar a esta perra.

Situaron el esclavo en medio del cuarto y caminaron en torno al el rodeándolo, tomaron turnos para torturarlo, pellizcarle sus pezones ya de por si sensibles, su culo, su estomago. Lo amarraron y lo colgaron a un gancho situado en el techo. Ambas mujeres se turnaron. Lo escupieron, lo patearon en las piernas y en las costillas. Ambas mujeres le dieron de latigazos por el pecho y la espalda al mismo tiempo. Cuando se aburrieron de eso, le pusieron pinzas con unas pequeñas pesas de plomo a sus pezones. Luego lo tiraron al piso, quedando el esclavo en cuatro patas.

La otra Dominatriz , sostuvo la cabeza de "Cachorrito" entre sus muslos. Su Dueña agarro una paleta y lo golpeo con ella en las nalgas sin compasión. Al esclavo le corrían las lagrimas por la cara, trataba de llorar en silencio. Lo dejaron solo por un momento, para servirse un poco más de vino.

La otra Dominatriz le hizo una seña a su esclavo para que este se acercara. En la bandeja el trajo dos consoladores: Uno rojo y otro negro. Las dos mujeres se pusieron el arnés y enfrente de "Cachorrito" se burlaron:

- Escuche que a alguien le gustan las Mujeres Dominantes que tienen una verga grande!!!!!

-Si... Te llamas: alguien? Contesta, perra!!! Lo volvieron a abofetear.

-Noooo, Señora. Me llamo "Cachorrito". El sollozo.

-"Cachorrito".!!!! Esta perra, puta y vulgar. Tiene nombre? Que adorable!!!!!!!

-Lindo Cachorrito. Eres una golfa, una perra, chupa pollas, perdida y puta!!!!!!

-Si!!!! Estas mojadita!!!!!!!!! A ti no te queda una verga!!! Perra... Te mereces DOS!!!!

Un consolador se metió de inmediato a su boca, El segundo no se hizo esperar y se metió directo en su ano. Se lo follaron al mismo tiempo, por detrás y por delante. El esclavo se quejaba, trataba de rogar, de que pararan, escupía y se ahogaba en su propia saliva, lágrimas y mocos. Las mujeres siguieron riéndose de él, violándolo, se daban animo para continuar, cambiaban lugares. Estabas ebrias, estaban felices y eran MUY CRUELES.

Ambas mujeres rodaron al piso de cansancio. Dejaron al esclavo botado en el suelo, Pero estaban lejos de haberse aburrido de torturarlo.

La Dueña de "Cachorrito" vio al esclavo de su invitada parado en una esquina sin hacer nada.

-Parece que "Cachorrito" no puede aguantar más. Podraaaa? Se rio. Tengo una idea. Tu esclavo ha sido útil, pasándonos los juguetes y sirviéndonos el vino. Pero aparte de eso no ha hecho nada mas.

-Tienes razón. Te acuerdas de los días en que íbamos a las Niñas Exploradoras?

-SI!!!!!! Amarrarlos, les vendría bien!

Las mujeres se pasaron la siguiente hora amarrando a sus dos esclavos el uno con el otro. Cuando estaban amarrados y listos los colgaron de la viga del techo nuevamente. Antes de eso les pusieron aparatos de choque eléctrico en el cuello y en las bolas. Se echaron por sobre la cama y jugaron con los mandos a distancia. Por cada gruñido que cada esclavo daba, ellas se reían. Competían entre ellas a ver cual de los dos esclavos lloraba mas, suplicaba mas, rogaba más, suplicaba mas. Cuando terminaron, los bajaron, cortaron las amarras y les pusieron un consolador en el culo de cada uno. El aparato eléctrico fue a parar a sus penes, y les dieron electrochoques hasta que los dos acabaron en una mezcla de dolor y placer. Las Dominas no estaban contentas con el semen derramado en el piso, así que obligaron a los esclavos a limpiar con la lengua.

Ya todos estaban cansados. Los invitados luego de recoger sus juguetes decidieron irse. "Cachorrito" ya no tenia fuerzas. Un poco mas y se iba a desmayar. Su Ama, le ayudo a recostarse en la cama y luego lo limpio con una esponja húmeda.

ELLA Y EL:

-Has tenido suficiente por hoy, cariño. Es hora de que descanses.

-Si, Mi Señora. Gracias! Estoy tan hambriento y débil.

Ella pidió servicio a la habitación. Luego le dio de comer lentamente, con una cuchara, tiernamente, como una madre alimenta a su hijo enfermo. El luego se quedo dormido con la cabeza enterrada en sus suaves senos. Ella estaba ahí con el y eso lo hacia tremendamente feliz. Había sido abusado pero era tremendamente feliz. Eso era lo único que le importaba.

Lo único que el necesitaba...

Continuara...

Report Story

bySteelhummingbird© 0 comments/ 4694 views/ 0 favorites

Share the love

Report a Bug

1 Pages:1

Por favor, Puntúe esta presentación:

Please Rate This Submission:

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Please wait
Recent
Comments
by Anonymous

If the above comment contains any ads, links, or breaks Literotica rules, please report it.

There are no recent comments  - Click here to add a comment to this story

Add a
Comment

Post a public comment on this submission (click here to send private anonymous feedback to the author instead).

Post comment as (click to select):

También escuchar una grabación de los personajes.

Preview comment

Forgot your password?

Please wait

Change picture

Your current user avatar, all sizes:

Default size User Picture  Medium size User Picture  Small size User Picture  Tiny size User Picture

You have a new user avatar waiting for moderation.

Select new user avatar:

   Cancel