tagEsposas afectuosasElla Le Pone Los Cuernos

Ella Le Pone Los Cuernos

byLorenzoAbajos©

Geraldo y Natasha habían intentado durante años tener hijos. Cuando finalmente descubrieron que nunca tendrían hijos la abandonaron. Decidieron contra la adopción por muchas razones. Eso no importa aquí. Esta es una historia de adultos, no niños. Los dos estaban en los 40 años y vivían en su barrio durante 20 años. Natasha era una belleza. Dado que no podía quedar embarazada, decidió hacer lo mejor de la situación.

Vivían en una pequeña calle con siete casas. Natasha nunca tiene que preocuparse de control de la natalidad. Siempre le había gustado el sexo. Ahora que iba a disfrutar de tener sexo con todos los hombres de su calle. Ella se convirtió en una puta. Ella se había guardado para Geraldo durante años. Ahora estaba allí para tomar con cualquier hombre lo suficientemente inteligente como para no preguntar.

La primera vez que Natasha encontró el favor de un hombre que no era su marido estaba en la feria de la calle que se celebra cada verano en la pequeña calle. Fue varios meses después de haber renunciado a tener hijos. Natasha había estada pensando en ir fuera de su matrimonio desde que Geraldo había dejado de follar su coño. Nunca había sido muy sexual, en cualquier caso, pero cuando se encontró con que no podía tener hijos perdió todo interés en tener relaciones sexuales.

Durante meses Natasha se había dado placer a solas en su dormitorio. Ahora tenían habitaciones separadas. Usó cualquier juguete que pudo encontrar, pero no compensaba la pérdida de una polla real. Le encantaba la sensación de la carne de un hombre en el coño. A ella le encantó probar en su boca. A ella le encantó embestir en su ano. Natasha estaba encantada con la polla y sus juguetes no eran un buen sustituto de la cosa real.

En la fiesta en la calle prácticamente todas las familias se presentaron. Ya era hora de Natasha para hacer su movimiento y conseguir un poco de polla. Ella tenía seis opciones, sin incluir a su marido. Todos eran hombres maduros. Vivían en un barrio de casas costosa por lo que tendían a ser hombres de bien establecidos. Hubo un concesionario de automóviles, un funcionario del banco, un analista de sistemas, dueño de una tienda y dos hombres que se habían retirado del trabajo. Todos estaban presentables, en diferente edades y tamaños. No le importaba. Ella sólo quería polla.

Esta noche un hombre cuya esposa no estuvo presente fue el concesionario del automóviles. Su esposa estaba en el hospital con un caso grave de la gripe. Le habían dicho que podía ir a casa, ya que no tenía nada que hacer. Se estaba poniendo en el camino, según su esposa le dijo. De todos modos estaba sola con dos hijos adolescentes. Natasha puso sus ojos en él.

Carlos tenía 58 años. Estaba envejeciendo con una barriga. Pero en lo que Natasha sabía, seguía potente. Ella se acercó y se puso a conversar. Muy pronto se hizo evidente que él estaba tomando miradas lujuriosas en su pecho. Tenía grandes tetas. Consiguieron siempre miradas. Nunca se había importado en el pasado y que no le importada ahora. Con se pelo largo y oscuro y cuerpo bien proporcionado sabía que podía conseguir a cualquier hombre por ahí. Ahora quería Carlos.

Después de charlar llegó al punto.

"¿Está caliente Carlos? Porque yo si y me vendría bien un poco de tu polla. ¿Qué te parece? ¿Vamos a mi casa y hacemos algunas cosas sexy juntos?"

Carlos estaba en conflicto. Después de todo, su esposa estaba en hospital. Pero tenía pocos escrúpulos. Había engañado a su esposa antes. Él lo haría otra vez esta noche.

Se miraron alrededor. Todo el mundo parecía estar ocupado. Se acercó a la mesa de la comida caliente y luego caminó lentamente hacia la puerta trasera de la casa de Natasha. Nadie se dio cuenta, o parecía no importarle. Entraron en la casa y Carlos la agarró y comenzó a besarla.

"Dejalo ya Carlos. Quiero tu polla, no tus labios. Vamos arriba a joder."

Esta aclaracion a Carlos le pareció adecuada. Siempre había querido follar el buen culo de Natasha, pero nunca fue un buen momento. Esta noche si lo era al parecer. Entraron en su habitación, se desprendieron de todas sus ropas, y Natasha lo hizo sentar en el borde de la cama. Quería chupar un rato antes de ser jodida. Él ya estaba erecto. Era una vieja y arrugada polla con pelos púbicos grises pero serviría. Ella lamió la cabeza de su pene, mientras que el guió la cabeza con las manos para hacerla chupar más fuerte. Ella se encargó sin embargo. Se tomó su tiempo. Ella se lo llevó todo en conseguirlo mojado, luego comenzó acariciando con la mano para que sea una erección más fuerte. Luego se aspira el líquido preseminal. Ella comenzó a empujar su polla arriba y abajo en la boca. Cuando lo oyó gemir como si quisiera disparar se detuvo. Este anciano probablemente sólo tenía una eyaculación para dar y ella lo quería en el coño.

Quería a la perrito. Geraldo había sido un hombre de estilo misionero. "Que se joda", pensó. "Quiero un poco de buena polla esta noche." Carlos se mudó con su dura polla y comenzó a follarla lo mejor que pudo. Se estaba cansado después de unos pocos minutos. Finalmente Natasha le dijo que quería un orgasmo para que el pudiera disparar su semen. Le disparó unas cuantas cucharaditas de esperma en el coño. Ella tenía un pequeño orgasmo, pero estaba decepcionada. Esta sería la ultima vez que follaría con Carlos.

Limpiaron el cuarto y volvieron a la fiesta en la calle todavía en curso. Natasha no se conformaba. Solo eran las 10 de la noche y era un sábado. Decidió que podría utilizar más polla en su coño. Ella podía follar toda la noche si pudiera encontrar el mejor hombre o los hombres. Esta vez, agarró al banquero. Él tenía unos 40 años y parecía estar en buena forma. Pero Natasha pensaba que hacer para librarse de su esposa, sería complicado, pero le dijo a Carlos que iniciara una conversación con la mujer, y ella tomó la mano de Juan y lo arrastró a la parte trasera de su casa como lo había hecho con Carlos. Ella le dijo a Juan que era su noche de suerte. Ella estaba caliente y quería polla banquera.

Juan dudó. ¿Y si su mujer los pillaba? Su esposa lo mataría, o se divorciaría. Pero luego miró a las tetas de Natasha y se dijo que necesitaba un polvo. Esta era la oportunidad de su vida. Siempre había querido engañar a su esposa, pero siempre había temido las consecuencias. Al diablo con eso. Él iba a conseguir un nuevo coño esta noche.

Nuevamente Natasha trajo un hombre a su cama que no era su marido. Y de nuevo no le importa un carajo. Ella iba a tener más polla en la misma noche. Esto nunca había sucedido antes. Una vez más, ella y el banquero pero esta vez ella quería ver la expresión de su cara cuando él consiguiera su gran coño. Su esposa era un poco tipo misionero pequeña. Ella siempre estaba entregando basura religiosa. Así Natasha sabía que iba a recordar este polvo durante mucho tiempo.

Ella puso su exuberante cuerpo boca arriba con las enormes tetas en espera de ser lamido y exprimido, y un jugoso coño todavía mojado de la última relación sexual. Juan estaba bien dotado para su gusto. Su polla era de 7 pulgadas de largo y el grosor era de la forma en que ella le gustaban. Ella abrió las piernas muy separadas como pudo y él le empezó a comer el coño. Había querido hacer esto siempre. Su esposa pensaba que era pecaminoso. comenzó a lamer con fruición, estaba tan hambriento de sexo. Se mordió sus labios y lamió el clítoris lomejor que pudo. No había tenido mucha práctica. En realidad, sólo en su mente. Pero lo hizo lo suficientemente bien como para hacerla alcanzar un orgasmo. Se hundió y mojo de los flujos de coño por toda la cara y se lamió los labios. Había disfrutado de esto.

Ahora era el momento de coger un poco de coño. Para Natasha era lo más principal. Con las piernas abiertas y el coño bien lubricado de saliva y su jugo de coño, estaba lista para convertirse en una puta. Su pene estaba duro como una piedra después de haberse hartado de coño . Había sido más caliente de lo que había esperado. Iba a tener que obligar a su esposa a tener coño comido alguna vez. Pero ahora era Natasha su objetivo y no tenian mucho tiempo.. Aflojó sus 7 pulgadas en el coño, luego con las manos agarró su culo y le obligó y empujó hasta clavarse profundamente en su coño. Al diablo con la espera. Ella quería un poco de empuje, polla dura y jodida contundente. Así que se obligó, con mucho gusto. Él cogió durante al menos 15 minutos. Ella estaba gimiendo y lloriqueando todo el tiempo. Esto era lo que ella quería. Esto fue lo que el concesionario no le había dado.

Ella estaba teniendo orgasmos una y otra vez, y, finalmente, gritó, "Vacía tu leche en mi coño, hijo de puta. Lléname con tu jugo de hombre." Y así lo hizo. Cuerdas de su esperma llenaron el coño hasta que éste fluía por sus muslos. Luego, la fué sacando lentamente y ella empezó a gotear sobre la colcha. Ella suspiró con placer. Esta noche estaba satisfecha. Ella le dijo que regresara a la fiesta. Recogió su ropa, bajó las escaleras y se vistió en la entrada posterior. Luego se fue en busca de su esposa. Tenía ideas para más tarde esa noche.

Una semana más tarde, Natasha estaba codiciando una nueva polla. Sabía que los dos jubilados estaban disponibles a menos que fueran de compras con sus mujeres o de vacaciones de nuevo. Ambos viajaron mucho desde que se retirron. Ambos se habían retirado relativamente jovenes, ya que eran buenos hombres de negocios, pero en realidad nunca habían querido trabajar. Natasha se arriesgó y acabó llamando a Jorge por teléfono.

"Hola Jorge, ¿cómo es Greta? Oh, ella está de compras? ¿Qué hay que comprar? Todo, jaja. Eso es divertido, Jorge. Me preguntaba cuándo iba a volver. Oh, no hasta tarde? Está cenando con un amiga? Así que Jorge, ¿podrías hacerme un favor? Tengo un circuito quemado y tengo miedo de tocarlo. Lo sé, es tonto de mi parte. Podrías venir y simplemente mirarlo? Eres muy dulce."

Cuando Jorge se presentó en 5 minutos ya eran las 2 de la tarde.Quedaba un montón de tiempo para tener una cogida o dos si el viejo podía estar lo suficientemente erecto. Natasha le mostró la caja de circuitos. No vio nada mal. Sin previo aviso ella tomó su polla por encima de sus pantalones, y él sin sorprenderse, le agarró la tetas. Eso era lo que siempre le atrajo de ella, sus grandes tetas. Buscaron a tientas entre sí por un minuto o dos, y luego ella tomó su mano y lo llevó escaleras arriba a su dormitorio. Esto se estaba convirtiendo en rutina para nuestra Natasha.

Se desnudó lentamente y lo dejó ver. Podía ver algo cada vez más y más duro en sus pantalones. Cuando ella estaba completamente desnuda se metió un dedo en el coño, llegó al jugo, y lo puso en su boca. Él chupó y luego se desnudó a sí mismo. Su polla estaba a punto 6 pulgadas, puro hierro. Lo suficientemente bueno para hacer el trabajo que estaba pensando.

Quería que él la usara. Y así lo hizo. La empujó contra la pared, estrelló su polla en su coño y comenzó follarla al viejo estilo. Follarla contra una pared, como una puta en un callejón. Y a ella le encantó. Mantuvo sus brazos por encima de la cabeza y chupó un pezón con la boca, una vez estuvo tieso, se fue al otro e hizo lo mismo. Estaba follando como una puta y eso era lo que ella quería. Follar y follar. Él estrelló su vieja polla en su jugoso coño una y otra vez y mantuvo su erección sin correrse todo el tiempo que ella quiso.

Cuando ella así lo pidió, él disparó su esperma en el coño, se retiró y se secó en su pierna. Luego empujó sus hombros hacia abajo y ella estaba de rodillas en el suelo. Se metió la polla en su boca, el le agarró la cabeza y asi la obligó a seguir el ritmo de chupada que quería para su polla.

"!Chupa mi polla putita!"

Y así lo hizo, con alegría. Ella lamió sus jugos y su semen y comenzó a poner su pene suavemente duro nuevo. Empezó metiéndoselo en la boca y poco a poco, consiguió tragarlo entero. Dio todo lo que tenía. Él cogió la cara y siguió follando hasta que tuvo que disparar de nuevo. Durante todo el tiempo, ella estaba metiendo su puño en el coño. Se estaba follando a sí misma mientras él estaba cogiendo su cara. Luego, él lanzó otra carga de leche en su boca.

Ella había sido usada y abusada por el jubilado y le encantó. Se despidieron como amigos del sexo y ella comenzó a planear su próxima conquista sexual.

Al día siguiente se fue a la casa de la otra para jubilados y tocó el timbre. David abrió la puerta.

"Hola Natasha. ¿Qué te trae por aquí este hermoso día de verano?"

"David, tú y Julia han estado viviendo aquí por 5 años. Me he dado cuenta de que a menudo tienen otras parejas de visita. Uno no puede dejar de notarlo en una calle corta. Así que después de todo este tiempo, finalmente me quería preguntarle qué pasaba por aquí. Si usted no desea responder, lo entenderé perfectamente."

Entonces David pensó largo y tendido. Acompañó a Natasha hasta la habitación principal. Se sentó en una silla y le ofreció otra a ella. Él miró a la cara y luego como todos los hombres, sus tetas.

"Natasha, Julia y yo somos libertinos. ¿Eso te molesta? Hemos estado asi la mayor parte de nuestras vidas. Siempre intentamos evitar que los vecinos se enteren. Las personas con las que convivimos todos los días."

Natasha sonrió. Esto fue perfecto.

"David me encanta que ustedes sean una pareja liberal. Mi pregunta es si alguna vez lo hiciste sin Julia. Usted sabe, usted puede tener un montón de diversión y sin ella a veces."

David ahora también sonrío.

"Natasha sí, lo hago. Pero Julia no lo sabe y que no tenga que hacerlo. Ella está ahora en la parte de atrás trabajando en el jardín. Ella estará ahí por horas. Así que mi pregunta es decir: ¿quieres chupar una sabrosa polla, putilla?"

Y Natasha quería chupar la polla. Mientras que David sacaba su larga polla dura delgada de los pantalones, se levantó y se acercó a su silla. Se arrodilló en oración ante la dura carne del hombre y escupió en su mano, luego comenzó a lubricar la polla. Luego, comenzó torciendo sus manos alrededor de él para conseguir más y más hasta dejarla como una barra de madera de roble. David había agarrado su de pelo oscuro,para así obligarla a chupar también. Ella colocó su boca alrededor de la cabeza de la polla y comenzó a acariciar el largo pene con la mano. Empezó a morder la cabeza polla. Ella tenía hambre de beber su semen. Ella lo trabajó con la lengua. Ella lo trabajó con sus manos. Ella lo trabajó con los dientes.

Por último, él no pudo más y le disparó una larga cadena de esperma en su boca abierta. Casi se atraganto, pero logró tragar todo. Lamiendo su polla para limpiarla,le miró a los ojos. Estaba orgullosa de ser la puta barrio. Ella hizo su trabajo bien.

Esa noche, cuando Geraldo llegó a casa del trabajo, le dio un beso en la mejilla. Luego sonrió, su sonrisa secreta. Natasha la esposa y el amante estaba todavía al acecho.

Report Story

byLorenzoAbajos© 0 comments/ 5960 views/ 0 favorites

Share the love

Tags For This Story

Report a Bug

1 Pages:1

Por favor, Puntúe esta presentación:

Please Rate This Submission:

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Please wait
Recent
Comments
by Anonymous

If the above comment contains any ads, links, or breaks Literotica rules, please report it.

There are no recent comments  - Click here to add a comment to this story

Add a
Comment

Post a public comment on this submission.

Post comment as (click to select):

Preview comment

Forgot your password?

Please wait

Change picture

Your current user avatar, all sizes:

Default size User Picture  Medium size User Picture  Small size User Picture  Tiny size User Picture

You have a new user avatar waiting for moderation.

Select new user avatar:

   Cancel