tagIncesto/TabúEnséñanos, Tía Sara

Enséñanos, Tía Sara

byLorenzoAbajos©

Fue una tragedia. El señor y la señora Domínguez estaban en un viaje en coche de las montañas Sangre de Cristo en el estado de Nuevo México. En parte de su unidad estaban acelerando a los setenta millas por hora por la autopista interestatal 25. Se golpeó un ciervo. El ciervo murió y así lo hicieron. Habían vivido una buena vida. Tuvieron dos hijos con edad suficiente para estar solos en la casa familiar. Pedro era el más viejo a los diecisiete años. Su hermana Camila tenía dieciséis años. Ambos todavía vivían en casa de sus padres, por supuesto.

El interés de Pedro estaba trabajando en los coches. Él estaba tomando cursos de formación profesional en la escuela secundaria. Él tenía un trabajo a tiempo parcial en un concesionario de coches y era bueno en eso. Su hermana Camila estaba feliz de vivir en un pueblo pequeño. Ella era una animadora.

El banco local fue el ejecutor de la voluntad. Le dijeron a Pedro y Camila que sólo recibirían su herencia si su tía Sara venía a vivir con ellos hasta que los dos fueran mayores de dieciocho años. Ellos se sorprendieron, pero entendieron. Sus padres los amaban y querían tener éxito. Además, la tía Sara era una de las favoritas. Amaba a su sobrina y sobrino, y siempre envió grandes regalos.

Tía Sara no sabía muy bien. Visitó sólo cada dos o tres años. Se había casado con un hombre rico cuando ella estaba en sus veinte años. Había muerto con un ataque al corazón después de que ella había cogido y le chupó toda la noche. Murió con la tía Sara montadaen su polla. Eso no era conocido por el público en general, pero sin duda era legendaria en la familia. Su difunto marido era cuarenta años mayor que ella. Ella había sido su esposa trofeo.

Su vida desde entonces había sido un viaje de largo recorrido del país y del mundo, follando mientras se movía a través de cada estado y país. Sara amaba el sexo. Y no estaba especialmente renuenete si se trataba de una mujer o un hombre. Polla dura y el coño húmedo. Ambos eran geniales. La familia no estaba al tanto de esto, sin embargo.

Los teléfonos celulares son una maravilla. Pedro y Camila pudieron llamarla poco después de que fueron informados por las autoridades locales de su pérdida. Tía Sara fue devastada. Isabel Domínguez, su hermana, había sido muy querida para ella. El funeral fue triste, pero Sara tenía su música favorita sonando en la funeraria y más tarde en la casa, donde los dolientes se habían reunido. Allí, el presidente del banco le hizo saber cuál es la voluntad había declarado y la dejó a ella, si iba a cumplir con su obligación de los hijos. De lo contrario el dinero se destinaría a obras de caridad.

Tardó sólo un minuto para decidir quedarse con Camila y Pedro y dejar que ellos tuvieran su legado. Era lo menos que podía hacer por su hermana. Además, Pedro era muy atractivo, y Camila tenía tetas que apenas caben en su blusa. Tía Sara no sabía lo atractivos que su sobrina y sobrino se habían convertido.

Los dolientes se quedaron en la casa después del funeral para comer y contar historias y simplemente liberar la tensión de la muerte. Esto le dio a tía Sara la oportunidad de empezar a conocer a los jóvenes con los que estaría viviendo por dos años, y de la propia casa. La familia se había mudado aquí desde su última visita. La casa tenía tres dormitorios. El dormitorio principal estaba en el segundo piso, junto con los dos dormitorios que usaban Pedro y Camila. Sara tenía uno de los hombres para llevar sus cosas de su Porsche hasta el dormitorio principal. Ella estaba a cargo aquí ahora.

La familia y los amigos habían ayudado a limpiar. Ellos quitaron toda la comida y quitaron los platos y utensilios. Tía Sara estaba cansada. Ella había viajado bastante lejos para llegar aquí y que había sido un día largo y estresante. Ella subió las escaleras, después de dar a los jóvenes besos, y entró en el dormitorio principal. Su habitación por ahora. Camila y Pedro fueron a sus habitaciones.

Los dos adolescentes pasaron la siguiente hora o así de crucero en el Internet con sus ordenadores portátiles. Finalmente Pedro no podía esperar más. Salió al pasillo alfombrado vestido sólo con calzoncillos y se fue a la puerta de Camila. No estaba cerrada. Nadie cerraba la puerta en esta casa. Entró.

Camila estaba sentada en un sillón junto a la ventana abierta con una brisa que sopla las cortinas. Pedro se acercó a ella y ella se levantó y puso sus brazos alrededor de él. Se besaron. Y besó con más pasión. Camila llevaba sólo su camisola, y con sus enormes tetas apretó contra su pecho desnudo. Su mano fue a su coño y el dedo se metió en él. Ella gimió y apretó contra su mano. Ella comenzó a correrse.

Entonces ella comenzó a llorar.

"¿Pedro es este derecho? Mamá y papá están simplemente enterrados. Esto no me parece bien. Y tía Sara está al final del pasillo. Tengo miedo. Esto tiene que estar equivocado."

"Camila, desde la noche de tu decimosexto cumpleaños has sido la única chica para mí. Sinceramente, creo que mamá y papá nos querrían felices. ¿No lo crees así? De todos modos, tía Sara no va a ser un problema. Mamá y papá nunca nos atraparon. Tampoco ella."

Todo el tiempo él todavía estaba follando el coño con su dedo. Y ella no podía dejar de correrse en su mano. Luego se lo ofreció a ella y ella lamió limpiandolo. Ella amaba el sabor de sus propios jugos. Ella amó a su esperma llenando su boca. El sabor de su semen era una de las cosas que más disfrutaba en el mundo.

"Está bien, cariño. Sólo para ti vamos a estar con cuidado por un tiempo. Eso es suficiente por esta noche. Pero tú eres follada muy poco, pequeña chucha mía."

Con eso se lamió las lágrimas, le besó los ojos y las mejillas y la dejó para ir a la cama. Ambos dormían mal, pero dormían.

Durante las próximas dos semanas los dos adolescentes fueron a la escuela. Luego se volvió a casa y tenía los servicio de comidas que la tía Sara había suministrados cada noche. No estaba acostumbrada a cocinar. Ella nunca había sido ese tipo de mujer. Ella no había tenido que cocinar en años.

Su marido murió cuando ella tenía veinticinco. Tenía cuarenta ahora. En todos esos años nunca había cocinado una comida. Así que todas las noches tenía una comida que fue encargada. Finalmente, Camila cansada de la comida de los únicos tres restaurantes en su pequeña ciudad se hizo cargo de la cocina. Ella lohabía estado haciendo durante algún momento de todos modos, con la ayuda de su madre. Incluso Pedro la ayudó.

Se instalaron en una rutina. Camila y Pedro fueron a la escuela. Tía Sara jugó en su computadora o visto viejas películas en la televisión. Los fines de semana se fueron para viajes largos o fueron de compras en la ciudad más cercana. Por las noches Camila y Pedro cocinaban. Tendrían la cena. A continuación, ver la televisión y hablar. Acabo de saber uno del otro. Tía Sara le gusta su sobrina y sobrino más y más. Ellos trabajaron duro en la escuela y eran invariablemente amables con ella.

Una noche Sara no podía dormir. Fue alrededor de la 1:00 de la madrugada. Se levantó para ir abajo y conseguir algo de beber. Ella amaba el whisky. sin hacer ruido, abrió la puerta, para no despertar a la gente joven, vio a Pedro de entrar en la habitación de Camila. Esto era extraño.

Barrido por el pasillo en camisón tía Sara se acercó a la puerta de Camila y luego escuchó lo que ella podía escuchar desde el interior. Ella no podía oír nada. Pero la luz se encendió debajo de la puerta. Esto fue demasiado. ¿Por qué estos jóvenes despiertan en este momento de la noche, y en la misma habitación? Ella abrió la puerta.

Camila estaba de rodillas a los pies de la cama. La polla de Pedro estaba en su mano y en su boca. Él gemía y follaba la boca. Tía Sara se sorprendió, pero no se asustó. Demonios, ella había visto tanto en su vida nada podía sorprenderla. Pero su coño comenzó a zumbar con la lujuria. Ella no se había jodido desde hace semanas y estaba caliente como el infierno.

"¿Por qué mis hijos teniendo sexo? ¿Por cuánto tiempo ha estado sucediendo esto?"

"A la mierda! Tía Sara. No es lo que piensas. Quiero decir, que es, pero, quiero decir, mierda." Pedro estaba aterrorizado.

Camila se levantó y se acurrucó en un rincón de su sillón con las piernas levantadas y ocultando sus pechos desnudos.

"Ay, al infierno con él, mi pequeño sobrino, ven aquí y besa a tu tía. Dulce sobrina, ven aquí y dame un abrazo. No estoy enojada con ninguno de los dos. Creo que es genial que estás haciendo tan bien despuésde lo que han pasado con mamá y papá. Tienes que amar a los demás. Y ahora, tienes que amar a tu tía Sara."

Con eso se quitó el camisón y reveló que el cuerpo de una mujer rica que había cuidado de ella misma. Sus tetas eran tan bonitas como las de Camila. Los pezones estaban duros. Y su coño ya estaba hinchado en la anticipación. Sus jugos empezaron a fluir y hacia que su coño y labios brillaran en la luz.

Pedro se acercó a ella y puso sus brazos alrededor de ella, sintiendo sus pezones contra su pecho, y él la besó en los labios, como un amante en lugar de un sobrino. Su lengua sondeó la boca de su tía y chupaba su lengua, luego besó y mordisqueó sus orejas y el cuello. Tía Sara estaba gimiendo cuando Camila se acercó y se tomó en brazos del grupo. Tetas se frotaban contra tetas y una polla dura fue rebotando en el medio.

Luego se separaron y la tía Sara tuvo que sentarse en la cama. Ella paseaba arriba y abajo, desnuda pero orgullosa. Sus tetas rebotaban y mantenia a Pedro duro como una roca. Y la dulce Camila se encontraba mojada. Estaba deseando a su tía también. Se la hizo sonrojar.

"Dime una cosa, ¿qué hacen tanto de ti saber sobre el sexo. Dime todo lo que siempre ha hecho el uno al otro. Quiero oír todo. Dime niños."

Pedro miró a Camila y contestó por ambos.

"Hemos jodidos, tía Sara. Cojo con Camila casi cada noche. Y ella chupa mi polla. A ella le encanta chupar la polla. Eso es lo que hacemos, y ninguna vez he estado con nadie más."

"Oh diablos, no! ¿Me estás diciendo que nunca has lamido el coño de tu hermana? Ella nunca ha aspirado tu culo? Nunca la has jodido en su propio agujero del culo? Maldita sea, niños, que están perdiendo cosas tan lujuriosas. Infierno, que me decepciona."

"Enséñanos, tía Sara. Por favor?" Eso fue dicho por Camila. Ella se sonrojaba. Pero lo que quería hacer las cosas malas que había visto en Internet. Y que su tía ya habló tan abiertamente. Se estaba haciendo temblar pensando en ello.

"Pongan sus culos desnudos arriba en esta cama ahora mismo. Quiero que chupes mi coño, Camila. Aquí está. Comer como si fuera bebé. Y Pedro, llegar hasta allí y follar ese agujero del culo. A la mierda tu hermana en el culo. Quiero follar y chupar esta noche. Y dos amantes se va a hacer por mí. Cómeme ahora putita!"

Sara se apoyó contra la cabecera. Ella abrió las piernas largas y deliciosas. Esperó que Camila empezara a lamer su coño. Camila trepó con impaciencia, su amplio culo ondeando en el aire, y se inclinó para chupar las tetas de su tía Sara primero. Ella siempre había amado lamer sus propios pezones, y ahora ella quería chupar los de su tía. Tienen fuerza y estiraba mientras chupaba con más fuerza. Sara apretó la cabeza de Camila con fuerza contra sus pechos.

Pedro subió detrás de su hermana y empezó a lamer el coño y el culo. Su saliva goteaba de su boca, estaba hambriento de coño y culo. Disfrutaba de su trabajo, y Camila gimió mientras continuaba chupando tetas de su tía. Luego se fue a por el coño. Siempre se había preguntado cómo sería eso de comer un coño. Ella sabía el gusto de sus propios jugos del coño . Ella le chupó la polla de Pedro a menudo. Ahora ella se enterara de lo que no sabía, si le gusta lo que fluye del jugoso coño de su tía.

Pedro extendió algo de crema del coño de su hermana en su agujero del culo. Luego metió la cabeza de su pene en el agujero y la extendió por primera vez. Era tan jodidamente apretada que entraba poco y mal. Camila se había estado moviendo hacia el coño de su tía con los labios y la boca abierta. Ella gritó cuando sintió la polla llenando su culo. Ella empujó hacia atrás y quería más y más.

Follada en el culo era divertido. Estaba jodidamente feliz. Chupando el coño era grande, y ella quería más. Sus manos extendidas sobre los labios hinchados de su tía, aparte de llegar a las buenas piezas en el interior. Chupar y lamer, obtuvo todos los jugosde coño que podía tomar. Pero ella quería más. Oh dios, el jodido la estaba haciendo por goteo en todo sus muslos. Fluye hasta las rodillas y en la cama.

Pedro estaba hincado más profundo y más profundo en el culo virgen. Fue muy bueno. Mantuvo sus amplias caderas. Metió y metió en ese agujero tan apretado su polla. Se le daba ganas de correrse y correrse. Eso es exactamente lo que hizo. Llenó su culo con su semen y luego se retiró y vio con alegría como su semen fluía de su agujero del culo. Él sonrió y quería más de esto.

Tía Sara roció sus propios jugos del coño en la cara de Camila. Ella mojaba el rostro de Camila mientras sostenía su cabello y la obligó a comer todo.A Camila no le importaba. Ella quería más coño. Amaba coño. Ella ni siquiera sabía. Y ella estaba corriendose al sentir el esperma de Pedro salir de su agujero del culo.

Los tres fueron gastados por el momento. Se quedaron en la cama en su propio jugo y sus brazos alrededor de la otra. Tía Sara era un buen maestro. Descansaron allí durante casi treinta minutos sólo disfrutando de contacto y el calor del otro.

"Muy bien pequeño sobrino. Es el turno de la tía Sara para una buena cogida de coño. ¿Estás preparado para ello? Eres joven. Tu puedes empezar de nuevo. Camila, fue desplazada por la tía Sara que la quería comer el coño. Pedro, ocloca tu culo peludo detrás de mí y empieza follando a tu tía. Mi coño está mojado y necesita una enorme polla para llenarlo. Vamos jóvenes. Rápidamente. Hay follando y lamiendo coño por hacer."

Tanto Camila y Pedro estaban ansiosos por más sexo. Su tía Sara había resultado ser grande y lo mejor de todo era que ella estaría aquí por dos años más. Un montón de folladas y chupadas por hacer.

Pero eso será otra historia.

Report Story

byLorenzoAbajos© 0 comments/ 4365 views/ 0 favorites

Share the love

Tags For This Story

Report a Bug

1 Pages:1

Por favor, Puntúe esta presentación:

Please Rate This Submission:

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Please wait
Recent
Comments
by Anonymous

If the above comment contains any ads, links, or breaks Literotica rules, please report it.

There are no recent comments  - Click here to add a comment to this story

Add a
Comment

Post a public comment on this submission.

Post comment as (click to select):

Preview comment

Forgot your password?

Please wait

Change picture

Your current user avatar, all sizes:

Default size User Picture  Medium size User Picture  Small size User Picture  Tiny size User Picture

You have a new user avatar waiting for moderation.

Select new user avatar:

   Cancel