tagSexo en GrupoLa Clase de Billar

La Clase de Billar

byecastm©

La alberca circular del hotel en el que están hospedados C y E, reposa sobre la ladera de la montaña a unos 100 metros de altura. La vista al mar del pacífico mexicano es asombrosa, el azul del agua de la piscina parece despreciable contra el intenso color del océano. Asistir a este viaje exclusivo para parejas en hotel solo adultos, bajo invitación, les provoca grandes dudas pero también grandes expectativas de lo que pueden encontrar.

Tras pasar el primer día en la playa, observando las diferentes parejas del grupo de 20 que estaban invitadas, han comenzado a hacerse su propio juicio. Han ubicado un poco de todas las personalidades y tipo de parejas, pero algo en común los une a casi todos: El nudismo.

E siempre ha admirado a C. Su personalidad interesante, sus ojos que te miran siempre con interés genuino, su inteligencia, su pasión por la música y su entrega incondicional a la amistad lo conquistaron desde un inicio. Cuando la conoció hace 15 años admiró sus piernas torneadas, su cabello largo rizado, la piel canela de su cuerpo y su espalda delgada que termina en un trasero perfecto, del tamaño justo para dejarse ver en cualquier mezclilla, bajo un vestido o como ahora en su traje de baño de corte brasileño. Sus pechos aunque no muy grandes son bien definidos y con el color perfecto del bronceado adquirido por el gusto de ir a la playa y tomar el sol durante largos períodos. Hoy después de esos 15 años, la edad la tiene en mejor forma y con un atractivo que la hace irresistible. Es evidente, cuando entra a un restaurante, como las miradas tanto de hombres como mujeres la voltean a ver con un dejo de deseo y al mismo tiempo con algo de envidia.

Becky es algo tímida, con una sonrisa de niña buena pero mirada intensa, sus ojos color claro compiten con la belleza del mar y guardan una picardía natural. Ahora que han empezado a platicar en la alberca, E no puede evitar mirarla frutrivamente. Su piel blanca con algunas pequitas, seguramente producto del sol, agregan este tono inocente. Tras tener una breve charla social, descubren que ambos comparten un gusto común: La literatura erótica.

E es un hombre bien cuidado físicamente, de personalidad abierta y con la capacidad de mantener conversaciones interesantes, siempre plagadas de bromas que arrancan alguna sonrisa o franca carcajada a sus compañeros de plática. Ahora, mientras conversa de algunos libros que han leído en común, admira aún mas la belleza de B. Observa sus pechos grandes y descubiertos, que están justo a la altura del agua de la alberca. Sus piernas se dibujan perfectas bajo la superficie, sin poder detallarlas, pero adivina que son largas y bien formadas.

C se acerca a su esposo quien le presenta a B. Los tres comienzan a platicar y el tema de la literatura erótica hace que la conversación se vuelva cada vez mas picante y atrevida. Que si haz hecho esto o lo otro, que si te gustaría hacer un trio, que el Bondage, etc. Después de unos minutos, los tres están muy animados e incluso tienen que contener un poco sus carcajadas para no incomodar al resto de las parejas en la alberca.

R, marido de B parece algo distraído leyendo su novela en un camastro al lado de la piscina, sin embargo de vez en cuando voltea a ver a su esposa platicando con la pareja. Es la segunda vez que ve a C y confirma que le gusta. Le atrae esa mujer y su sonrisa. El observar el contraste de la piel de su mujer con el de C, le hace imaginar un poco como sería el verlas a ambas juntas, tal vez tomarles algunas fotografías atrevidas sería un buen pretexto para que se abracen, se toquen un poco.

Dentro de la plática surge el tema del billar como una fantasía que E siempre ha tenido y que aún no se cumple. B nunca ha jugado billar y a E y C siempre les ha gustado jugar pool

E tiene un plan en mente instantáneamente. Durante su visita al hotel descubrió que en la sala de juegos dentro de un cuarto algo apartado hay una mesa de billar. Lo saca a colación con las dos mujeres que tras algunos coktails y la plática están animadas y se empiezan a observar entre ellas con esta mirada de cómplices cuando E les sugiere que porqué no C le enseña a B a jugar...

La mesa de billar está en un cuarto especial, con luces ambientales bajas e indirectas que iluminan ligeramente la pared. Los cuadros son viejos, reproducciones de autores clásicos renacentistas: Madonnas, ángeles, bodegones, etc.

Los bordes de la mesa son de roble. El paño verde intenso es iluminado con una luz intensa por la lámpara que tiene justo encima y que proyecta la sombra de la mesa sobre el piso de madera.

C está escogiendo el taco con el que quiere jugar, su vestido azul intenso se pega a su cuerpo dibujando su silueta con detalle. La falda corta termina en medio de sus muslos bronceados y conforme camina en la acogedora sala, se observa su cadera con el movimiento de mujer latina.

El escote del vestido es profundo, y al saber que estará a solas durante un tiempo con B, y mas tarde llegarán los maridos de ambas, decidió ser atrevida y no usar bra. El pequeño lunar que tiene en su seno se ve claramente. Sabe que a E lo enloquece.

Al tratar de tomar un taco del anaquel, tiene que elevarse sobre sus zapatos de tacón alto, también azules. Viéndola desde atrás se puede apreciar como sus nalgas se tensan por el esfuerzo y el contorno se dibuja perfectamente. Justo en ese momento llega su alumna B.

Cuando B observa dese atrás la imagen se siente intrigada por lo que pueda pasar, como será esta clase de billar y a donde las llevará. Duda un poco, sin embargo se queda callada observando la figura de C desde atrás y siente un ligero cosquilleo en el cuerpo. Está decidido, va a tomar la "clase".

Después de unos segundos, B percibe que también hay música. Coldplay suena a un volumen bajo en los altavoces y genera un ambiente relajado. Saluda a C, quien se sobresalta un poco y desiste de su intención de tomar un taco. Cuando se voltea observa con algo de sorpresa a B: Esta despampanante!.

La minifalda negra es lo suficientemente corta para que pareciera que si se mueve un poco, uno podrá observar su tanga sin problemas, su blusa de seda negra pegada completamente a su torso y que termina en cuello tortuga es como una segunda piel.

C se da cuenta inmediatamente que al igual que ella, decidió no usar Bra... Sus pezones se dibujan ligeramente sobre la seda. Imagina la sensación de la suave tela sobre los senos y decide que algún día lo intentará.

Cuando planearon que tendrían este juego, acordaron que lo harían los suficientemente sexy para que R y E estuvieran encantados. La intención era prenderlos un poco, hacerles saber que ellas también eran capaces de alocarse y ser diferentes. Ahora que están frente a frente, ambas observándose y disfrutando de lo que ven, ninguna de ellas se arrepiente. Tal vez la aventura no solo será para ellos!

Al saludarse de beso en la mejilla, B se acerca y pone la mano sobre la cintura de C... Siente su cuerpo y se emociona. C se alegra mucho de que si haya asistido a la clase y la abraza fuerte, mientras se abrazan se hacen consientes ambas de sus cuerpos Y del calor de ambos ahora que están juntos. Tal vez el abrazo dura un momento mas del socialmente común, y aunque nunca han sido las mejores amigas, ambas disfrutan la complicidad y el toque de sus manos sobre la cintura y espalda

Tal vez existan algunas personas que difieran, pero en general hombres y mujeres podríamos estar de acuerdo en que el cuerpo de la mujer es estético, sexy, sensual...El que estas dos mujeres hermosas estén en la sala de billar moviéndose alrededor de la mesa

La minifalda negra suelta... Con movimientos tímidos pero sensuales siguiendo a C alrededor de la mesa mientras explica el juego. La sonrisa de ambas al explicar el juego de billar y su doble sentido. La luz, la música, el perfume de ambas mezclado en el ambiente.

Todo esto genera la tensión que nadie sabe definir, pero todos los seres con sexualidad encendida perciben de forma inmediata

Le han dicho a E y R que no pueden llegar antes de las nueve de la noche. Ellas decidieron que primero aprendía B lo básico para que fuera mucho mas natural para ellos ver como fluyen en el juego. Tal vez no quedó claro de que juego estaban hablando cuando lo idearon.

Poco a poco las dos chicas se empiezan a relajar, un poco por las copas de vino blanco y otro poco por las miradas furtivas que se lanzan entre ellas ... Y para ellas, para sus cuerpos. B se siente fascinada por el amplio escote de C. Como se entrevén sus senos cuando se inclina a enseñarle como se toma el taco y se ataca la bola blanca.

Mas que ver como le dicta apasionadamente la técnica del juego, se distrae con su vestido y su cuerpo...Sus senos firmes, bronceados y libres bajo la tela azul intensa del vestido. C comienza a darse cuenta de que la miran, de que muy probablemente la desean. Quisiera decirle que a ella misma la está volviendo loca verla en sus intentos de aprender el juego. Cuando es el turno de B, se acerca y esta detrás de ella para dirigirla... Pero al mismo tiempo observa su espalda, la curva de su cintura, el inicio de sus nalgas descubierto por la blusa que se ha recogido un poco aunado a la falda descaderada

C observa como al agacharse sobre la mesa, la falda deja al descubierto la parte baja de sus nalgas... Sus muslos definidos y la curva de sus glúteos perfecta, suave. La piel invita a que la toquen, a sentirla. C no entiende que le está pasando. Al verla así, quiere acercarse cada vez mas. Siente como en su entrepierna el calor sube cada minuto, poco a poco, se va poniendo húmeda, caliente.

Llega la hora de iniciar el primer juego serio... La teoría esta dada y como todos sabemos la mejor manera de aprender... Es jugando. C pone el triángulo sobre el paño aterciopelado, con todas las bolas de diferentes colores dentro. Hay que ponerlo casi al centro de la mesa, para lo cual se pone de puntitas sobre sus zapatos y se estira lo mas que puede sobre la mesa. Al estirarse lo mas que pueda, sus tetas están un poco presionadas cintra la mesa, lo que hace que a B le cosquillee todo el cuerpo, las imagina en sus manos, en su boca.

B también comienza a sentirse mojada. Tal vez no fue tan buena idea no usar tanga. Sabe que a R , y especialmente tras las pláticas en la alberca a E , les encantará saber que no tiene nada bajo esa mini negra. Ahora le toca a ella estar atrás de C viendo como es el tiro inicial. Es un tiro fuerte, decidido...

B observa como se agacha sobre la mesa y su vestido al ser tan ajustado se sube sin remedio. El bronceado perfecto la asombra. Acerca un poco su mano sin pensarlo pero al final se retracta. Tal vez C se ofenda y termine toda la clase ahí mismo. Una cosa es lo que planearon para picar a sus maridos y otra lo que ella está sintiendo. C sabe que la están mirando y deliberadamente abre un poco mas sus piernas. Sabe que B esta excitada. Sus pezones cada vez mas duros se hacen evidentes bajo la seda suave y brillante Esto hace a C ser mas atrevida y mostrar su entrepierna. Cubierta por esa tanga de encaje morada, y metida entre sus nalgas sin remedio, imagina como B la esta mirando y como le gustaría que la tocara un poco, que la ayudara a calmar la ansiedad de su piel por sentir el calor de sus manos sobre sus nalgas, en sus muslos, en su clítoris.

Tras disfrutar la idea un poco, se asusta de sus propios pensamientos y finalmente hace el tiro de salida. Con un sonido fuerte la bola blanca choca con la masa multicolor haciendo que se repartan por toda la mesa. B está fascinada por la vista que le han ofrecido

Cuando entran al cuarto E y R, se sienten un poco confundidas y también mareadas por las tres copas de vino que ya tomaron. Están alegres, pero muy tensas después de los momentos a solas que pasaron en la clase básica

B un poco atrevida después de ver como las piernas de C de abrían y le dejaban ver desde atrás su sexo cubierto por su tanga, se pone a sus espaldas, la abraza con las manos en la cintura baja, mas bien cerca de su pelvis y les pregunta a los con su mejor cara de inocencia a los hombres recién llegados...

-- Estamos practicando un poco. Como nos vemos?

Tras observarlas abrazadas, R y E quedan un poco atolondrados. El verlas así, los brazos de B sobre el cuerpo de C, las caderas moviéndose ligeramente y como C todavía mantiene el taco entre sus manos, descansándolo sobre un extremo en el piso y pegado a su cuerpo. El largo palo de billar entre sus piernas hace que su vestido se meta entre sus muslos y entre su escote... Las manos de B sienten como C jala un poco en taco hacia ella para que sus manos la presionen un poco mas. Aun y cuando están sus maridos en la sala, C lo único que espera es que la acaricie, la toque, se mueva pegada a ella.

Por fin, R logra decir algo...

-- están ...mmmm... Se ven... Uffffffffff

Ellas, al saber que inmediatamente los dejaron pasmados, disfrutan sentirse sexys, deseadas lo que las anima a ser cada vezas atrevidas, dejar ver como se llevan bien, como se entienden y por supuesto como se desean entre ellas

B está completamente excitada. Le susurra algo al oído a C y esta asiente. La suelta y se acerca lentamente a E, sintiendo como al caminar sobre sus tacones, sus piernas hacen que se muevan sus labios en su entrepierna haciéndola mas consiente de que está húmeda. Ya cerca, toma a E por el cuello y le da un beso en la boca, humedeciendo los labios de ambos con su lengua, E poco a poco empieza a responder. B se excita sabiendo que C está viendo todo.

Lo que no tiene presente es como le está mirando el culo en ligero movimiento mientras besa a su marido. Escalofríos recorren su piel y no puede evitar meter un poco mas el taco entre sus piernas hasta que roce su sexo ya húmedo, caliente, deseando que lo toquen. El sentir como se acerca el taco hace que su cadera se mueva hacia el frente buscando el contacto. R la ve sin parar, intuyendo su estado de ánimo y su deseo. Al ver como su el taco se pega a su cintura y lo mueve lentamente... Siente inmediatamente como el mismo se excita, se empieza a poner un poco duro. Finalmente B y E se separan con la respiración un poco agitada.

E les pregunta si en realidad ya aprendieron a jugar billar. B y C recuerdan que en efecto estaban iniciando la primera partida, y ambas quieren ponerlos un poco locos, calientes al mostrarles como juegan.

Es el turno en la mesa de B y busca nerviosa la bola blanca esperando que no esté al centro de la mesa. Está tan mojada que piensa que alguien puede ver el brillo de la luz sobre sus labios húmedos al agacharse sobre la mesa . Por fin la ubica. Justo en el borde, sin demasiada complicación. Bien!

La fuerte luz de la mesa hace que sus pezones, ahora completamente duros y parados se vean claramente bajo si blusa. Será difícil decidir quien está mas absorto con la imagen; E, R o C. Al ver que batalla un poco con su mano para sujetar el taco, C se acerca rápidamente a ayudarla. Junta su mano con la de ella, le entrelaza sus dedos, se pega a ella y susurra en su oído " así, suave, tranquila, despacio"

C no lo puede evitar mas. Baja su mano libre y le toca suavemente la parte trasera de su muslo. Sus dedos presionan la parte interna mientras suben con una presión intensa hasta el borde de su falda e inicio de sus nalgas. B siente como sus pezones se ponen aun más duros, le duelen. El sentir esa mano tan cerca de su entrada ya empapada la empieza a enloquecer.

E sabe que ya empezó otro tipo de juego. Después de tantos años con C sabe que cuando ella se prende, sigue hasta que consigue lo que quiere. B cierra sus ojos mientras siente la mano de ella sobre su nalga, apretándola al mismo tiempo que su mano aprieta sobre el paño de la mesa la suya. B sabe que o hace el tiro que debe o se pierde en el cuerpo de C. Decide hacer el tiro. Es muy pronto y los quiere poner poco a poco mas calientes.

R decide tomar un poco algo de iniciativa. Sabe que es turno de C y la bola blanca esta cruzando la mesa. Se coloca justo en el lado opuesto. Ella se acerca a la mesa e intencionalmente hace que su blusa se abra, que deje asomar mas de lo que debería sus tetas, sus pezones se alcanzan a ver rozando el vestido

Al tomar el taco, junta los codos y las aprieta, hace que salgan aun mas. R intenta dar algunas instrucciones pero en realidad está concentrado en esos senos, en como están tan juntos, con las sombras que producen. C mueve en ambas direcciones el taco y al mismo tiempo mueve lentamente sus caderas.

B decide regresar el favor. Se acerca y mueve el cabello de C a un lado y le besa el cuello por detrás y al mismo tiempo pega su cuerpo al de ella y lo mueve un poco, rozándolo por todos lados. Mete sus brazos por debajo de los de C y mientras juega un poco con su lengua en el lóbulo, haciendo que se estremezca, pone sus manos justo debajo de sus tetas, empujándolas aun mas arriba para que R observe bien el panorama espectacular.

C esta deseando con cada poro de su piel que la toquen. Quiere sentir las manos de B y R sobre su culo, sobre su espalda, sobre sus tetas, en sus muslos. Todo al mismo tiempo. Tras unos segundos empuja sus nalgas contra el sexo de B. Se mueve francamente contra ella en círculos, sabe que esta abriendo sus labios, que hace que su humedad baje y se moje cada vez más. C suelta el taco y baja su brazo izquierdo y pone la mano sobre el muslo de C. B mientras tanto la está tocando poco a poco, sintiendo la curva de sus senos, pasando sus dedos por varios lados y sintiendo los pezones ya duros.

C sube la mano y se acerca a su vagina. Descubre que no está usando ropa interior y esta libre el camino lo que la anima a tocar por varios lados, abriendo los labios, explorando poco a poco. Abre el vestido de C y deja sus tetas al descubierto, toma uno de sus pezones y le da vueltas entre sus dedos, Lo jala un poco haciendo que se pare aun más. Los dedos de B se acercan cada vez mas. Siente el calor, la humedad y se decide a meter un poco, solo un poco y muy suavemente, un par de dedos en el hueco caliente, mojado, deseoso de B, mientras mete sus dedos, con el pulgar busca el clítoris, pero las manos de B ahora están haciendo lo suyo y la distraen.

B sube una mano a la boca de C y le acaricia los labios, inmediatamente se abre su boca y chupa algunas puntas de los dedos, las moja y mira fijamente a R que empieza a moverse alrededor de la mesa hacia ella. Se acerca, agacha la cabeza sobre la mesa y voltea la cabeza de C para besarla apasionadamente. C responde inmediatamente y su lengua busca la de el para tocarse, los labios se aprietan y la humedad entre sus bocas es cada vez mayor.

C interrumpe el beso y deja de tocar a B. Decide voltearse, para sentarse sobre el borde de la mesa. El vestido sube hasta sus nalgas dejando al descubierto su tanga ya visiblemente mojada por lo caliente que está. Acerca a B a ella y la empieza a besar apasionadamente, mientras toca a R en su cintura. Baja la mano y siente como su pene está ya duro y lo acaricia, la lengua de B y su mano sobre R la ponen cada vez mas caliente. B decide bajar a su cuello y agacharse para besar las tetas de C que están ahora al aire. Esto hace que se incline y su falda muestre sus nalgas completamente descubiertas. R aprovecha el momento y vuelve a besar a C mientras ella lo toca cada vez con mas fuerza. Con su mano desabrocha el cinturón y jeans de R. El no necesita ninguna señal mas, baja sus pantalones y deja su pene completamente duro al descubierto. Mientras sigue besando a C, siente como ella lo rodea y empieza a masajearlo lentamente. Al mismo tiempo B está enloquecida con los pezones de C, los besa, los mete entre sus labios, hace círculos con su lengua alrededor de ellos, pasando de una teta a otra.

E esta fascinado viendo la imagen de su mujer en este trio y decide acercarse un poco. Observa el trasero de B y se acerca, acariciando con ambas manos sus nalgas, bajando sus manos a los muslos y abriendo un poco sus piernas para poder tocarla. Observa su sexo hinchado y comienza a tocarla, moviendo sus dedos por los labios externos mientras con otra mano aprieta una de sus nalgas. Al sentir esto B decide hacer a un lado la tanga de C y meter un dedo en su sexo. La impresiona el calor que siente y como se desliza dentro de C sin ningún problema. Está completamente mojada y ardiente. R empieza a mover su cadera al ritmo que C lo está tocando, sintiendo como cada vez está mas cerca del orgasmo al ver de lado toda la escena. B siente a su vez como empiezan a temblarle los muslos ahora que E está con dos de sus dedos metidos en su vagina entrando y saliendo. En ocasiones utiliza la humedad para tocar su clítoris hinchado y ponerlo entre sus dedos, masajeándolo y dándole pequeñas vueltas. Esto hace que todo su cuerpo se ponga alerta y al borde del orgasmo.

Report Story

byecastm© 0 comments/ 2360 views/ 0 favorites

Share the love

Report a Bug

Siguiente
2 Pages:12

Forgot your password?

Please wait

Change picture

Your current user avatar, all sizes:

Default size User Picture  Medium size User Picture  Small size User Picture  Tiny size User Picture

You have a new user avatar waiting for moderation.

Select new user avatar:

   Cancel