tagParejas EróticasLa Portuguesa

La Portuguesa

byVudu Blanco©

Un día de verano nos reunimos varios amigos para ir a la playa. Allí nos encontraríamos con otro grupo. La sorpresa fue que en ese grupo había una chica nueva. Erramos ochos tipos y ella única chica, estaba claro que era el centro de atención.

Se llamaba María, y era portuguesa, pero hablaba el español muy bien, pero con acento. En la zona donde vivo las portuguesas tienen fama de putas, más leyenda que otra cosa. Pero a María se le veía de lejos que era una calienta pollas.

Era pequeñita, un metro y medio de estatura y unos 45 kilos, pero tenias muy buena figura como de reloj de arena, y unas tetas que por la forma eran claramente de silicona. No eran excesivamente grandes, pero en ese cuerpo tan menudo llamaban mucho la atención. Llevaba un bikini negro muy pequeño, pero al volverse descubrir que era un tanga. Era la primera chica que veía que usara tanga en la playa y la verdad es que se lo podía permitir porque tenia un culo redondo y duro.

Pero cuando me la presentaron me cayo mal, me pareció que era la típica niña mona con la cabeza hueca. De todas maneras yo no tenía nada que hacer. Sé lo que soy. No tengo éxito con las mujeres. No soy ni guapo, ni rico ni tengo una personalidad arrolladora. Estaba harto de escuchar lo de "... eres muy bueno y muy simpático, y sí yo no estuviera coladita por este cabrón que me trata como una mierda, tu serias mi hombre ideal. Así que prefiero que seamos amigos... aunque la verdad es que no quiero volver a ver nunca más..." Sabéis de lo os hablo ¿Verdad?. Para que me iba a comportar como un gallito, que era lo que estaban haciendo todos mis amigo, Yo no me a conseguir nada.

Estábamos sentados en la arena, hablando de tonterías cuando María me pidió que le pusiera crema. Todos los chicos se pusieron revueltos, risitas y comentarios. María se tumbó boca abajo dejando a la vista su culo con la tira del tanga partiéndolo por la mitad. La luz del sol hacía que se destacaran una liguera pelusa blanca sobre su piel morena. Daban ganas de amasar con fuerza ese culo, de lamerlo y hasta de morderlo suavemente. Pero ¿Por qué me lo había pedido a mí? Había cuatro chicos más cerca. Estaba claro que se quería reír de mí. Otras chicas habían intentado el mismo tipo de broma cruel. "Mira pardillo, lo que nunca tendrás"

Me negué de una forma seca, ni tan siquiera me moleste en dar una excusa. Ella pareció decepcionada, pero yo estaba pasando una mala racha y lo último que necesitaba era ser el payaso de una muchacha presumida.

Por la noche quedamos un local al aire libre. Al rato de estar allí apareció María, con un vestido de noche demasiado elegante para ese sitio. Estaba claro que a la chica le gustaba llamar la atención. El vestido se ajustaba perfectamente a su cuerpo, dejando claro todo lo que había debajo de la seda negra. La verdad es que estaba muy atractiva.

No tardo mucho en acercarse, pasando entre mi amigo y yo, no perdió la oportunidad de frotar su cuerpo con el mío, mientras que me miraba a la cara con una sonrisa. Y a los pocos minutos volvió a pasar en dirección contraría repitiendo la misma mirada. Luego, se coloco a mi lado y se quedo escuchando la conversación como si fuera lo más interesante del mundo. Al rato me pidió con ese acento tan meloso que le dejara probar un poco de mi copa. Se la di entera y me separe de toda la gente, fui hasta un lugar apartado. Esa chica me tenía desconcertado. Cuando iba a volver para decirle a mis amigos que me iba a casa. Me la tope de frente, me había seguido hasta allí.

Oye, ¿Qué pasa contigo?

Por toda respuesta me dio un beso en la boca, un beso muy suave, apenas me rozó los labios y se separo enseguida. Nos miramos un segundo y nos volvimos a besar pero esta vez de verdad.

Al separarnos ella me susurró - Vamos a mi piso.

Subimos las escaleras besándonos y acariciándonos. Una vez dentro me dijo que me sentara en el sofá y comenzó a desnudarse de forma sensual. Haciéndome sufrir por que yo estaba deseando verla desnuda. El vestido calló al suelo dejando ver una lencería negra con bordados grises. Sus tetas desbordaban las copas del sujetador y el tanga marcaba más la forma de sus caderas y su pequeña cintura. Se contorsionaba y se retorcía como una gata en celo, mientras yo también me había quitado la camiseta y los zapatos.


Se quito el sujetador y por fin pude ver esas tetas perfectas, con el pezón oscuro y grueso. La sensualidad del momento se esfumó cuando se tropezó al quitarse el tanga y casi se abre la cabeza contra el pico de una mesa.

La recogí del suelo y la lleve en brazos hasta el dormitorio, sin parar de reír.

-Ahora déjame a mí - le dije

Me senté en el borde de la cama y ella se sentó sobre mis piernas dándome la espalda. Le empecé a besar el cuello mientras le acariciaba el vientre. Fui subiendo hasta atrapar sus tetas, acariciándolas, estrujándolas y pellizcando suavemente los pezones. Baje hasta sus muslos que estaban ardiendo. Le separe las piernas y comencé a acariciarle el interior de los muslos de arriba a bajo. Sabía que estaba deseando que le tocara su pequeño coño, pero quería que lo deseara de verdad, que toda su atención se centrara en su coñito peludo. Cada vez que mis manos subían se acercaban más a sus ingles, pero sin llegar a tocarlo, cada vez un poco más cerca. Cuando por fin le cogí el coño estaba empapada y los labios vaginales estaban hinchados y muy calientes. Al contacto de mis dedos ella se sacudió y gimió dulcemente, luego se giro para besarme en la boca. Mi mano izquierda volvió a subir para acariciar su pecho, pero la derecha se quedó donde estaba para hacer un trabajo fino.

Le separe los labios vaginales y busque la entrada de su coño que resumaba jugos, moviendo las yemas de los dedos en círculos sobre los pliegues carnosos. Luego, con los dedos untados de sus fluidos, saque el gordo clítoris de su capucha y lo acaricié hasta llevarla a un orgasmo tan fuerte que tubo pequeñas convulsiones que sacudieron todo su cuerpo.

Estaba vencida por el orgasmo y la tumbé en la cama.

-Todavía no he terminado – Le dije

Busque sus tetas y las amasé con fuerza. Las recorrí haciendo espirales con la punta de mi dedo desde las bases hasta los duros pezones; que primero bese y luego los fui chupando alternativamente, suavemente y luego con más fuerza, golpeándolos con mi lengua o presionándolos contra el paladar, por ultimo los mordí con suavidad y tire de ellos.

Cuando sus pezones estaban completamente excitados y cubiertos por mi saliva. Soplé sobre ellos haciendo que ella cerrara los ojos y se mordiera el labio de gusto.

Poco a poco bajé por su vientre parándome alrededor de su ombligo y lamiendo las gotas de sudor, para seguir bajando hasta su coño hinchado, rojo y muy sensible después del orgasmo anterior.

Con la punta de la lengua hice arabescos en el interior de sus muslos, luego separe sus labios vaginales y sorbí con fuerza su clítoris, lamiendo sin parar mientras que le metía dos dedos en el coño y buscaba su punto G. Cuando encontré el pequeño bultito en la pared de su ardiente vagina fue como si le estuviera pasando una corriente eléctrica. Gemía sin parar y sus caderas subían y bajaban buscando mi boca que no dejaba de lamer su clítoris. Estaba teniendo pequeños orgasmos en cadena, podía notarlos en las contracciones de su coño que apretaban mis dedos y en los borbotones de jugos que salían sin parar.

La deje descansar un momento, pero en cuanto se tranquilizo un poco hizo que me tumbara boca arriba en la cama y se puso a horcajadas sobre mí.

-Es mi turno- dijo con una sonrisa y se dejó caer de golpe sobré mi polla, clavándosela hasta el fondo mientras que suspiraba con los ojos cerrados. Estuvo un momento quieta, disfrutando, antes de empezar a moverse arriba y abajo, empezando lentamente y luego fue tomando velocidad. Moviendo las caderas adelante y atrás para refregar su clítoris contra mi pubis. Mientras yo le acariciaba el vientre, amasaba sus tetas o clavaba mis dedos en ese culo firme y redondo. Ella respondía a mis caricias arqueándose hacia atrás, tensa como una cuerda o derrumbándose sobre mi pecho, buscado mi boca como una desesperada.

Estuvo cabalgándome durante casi media hora, lentamente pero con intensidad. Parando cada vez que notaba que yo estaba apunto de correrme, hasta que dejó que explotara en su interior. Siguió moviéndose con el coño inundado de leche, hasta que poco después ella también tubo su orgasmo gritando salvajemente. Se recostó sobre mí y comenzó a mover las caderas en círculos con mi polla bien clavada aun. Me besaba suavemente en la boca y me susurraba cosa en portugués que yo no entendía. Estaba persiguiendo los últimos coletazos de un orgasmo tan fuerte que aun hacía que su coño se contrajera sobre mi verga, sacándome los restos de leche como si me ordeñara. Los dos estábamos agotados y nos dejamos dormir sucios y sudorosos.

Ya amanecía cuando María me despertó chupandome la polla. Lo hacía como una perrita, lamiendo el capullo e intentando meterse todo el tronco en la garganta, hasta los mismos huevos para luego sacarlo por completo y pajearme mientras me miraba a los ojos con una sonrisa de deseo. Luego chupaba mi capullo cubriéndolo por completo con sus labios o pasaba la punta de la lengua por la base de la corona del glande, haciendo que me estremeciera de gusto. La saliva mezclada con mi líquido preseminal se le escapaba por las comisuras de la boca, formando una espesa baba blanca que se escurría por su barbilla. Ella empezó a recoger esa baba y a usar mi polla para untársela por la cara. Estaba claro que ella estaba disfrutando de la mamada tanto como yo.

Luego se coloco a cuatro patas, agarrada a la cabecera de la cama, pidiendo que la follara. Su coño estaba empapado y en esa postura quedaba al descubierto el ojo del culo. Me acerque por detrás y comencé a pasarle mi capullo por la raja del coño, que se abría hambriento. La agarré firmemente por las caderas y fui penetrándola lentamente. Sintiendo como su vagina se iba abriendo con facilidad. Mis manos empezaron a acariciar todo su cuerpo. La espalda, sus tetas, su culo. El ritmo de mis envestidas iba creciendo y ella empezaba a perder el control, gritando en una mezcla de español y portugués. Con la mano izquierda comencé a acariciar su clítoris, mientras que me chupaba los dedos de la derecha, para acariciar su ojete; haciendo círculos sobre él y presionando levemente, pero sin llegar a meterlos en su culo.

Ella tubo un orgasmo que hizo que se desplomara sobre la almohada, pero yo aun no había terminado y seguí bombeando al mismo ritmo. Ella entró en otra oleada de orgasmo, clavado los dedos en las sabanas y mordiendo la almohada. Hasta que yo me corrí otra vez dentro de su coño. Los dos estábamos completamente satisfechos y nos quedamos tumbados en la cama sonriéndonos como tontos.

Report Story

byVudu Blanco© 0 comments/ 9635 views/ 1 favorites

Share the love

Report a Bug

1 Pages:1

Por favor, Puntúe esta presentación:

Please Rate This Submission:

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Please wait

Forgot your password?

Please wait

Change picture

Your current user avatar, all sizes:

Default size User Picture  Medium size User Picture  Small size User Picture  Tiny size User Picture

You have a new user avatar waiting for moderation.

Select new user avatar:

   Cancel