tagSexo en GrupoLa venganza de Lupita 03

La venganza de Lupita 03

byhortensia©

Entran los dos de nuevo , recién duchados y repeinados, oliendo a ese jabón meloso de los hoteles caros. Desnudos y con las toallas blancas envueltas en la cintura. Pero mirando con los ojos entreabiertos, veo que a Raul se le ha levantado un poco, lo mismo que a Mariano. Estoy segura de que se han estado acariciando o chupando las pollas en el baño. Estos dos tienen pasado, pienso, y seguro que mucho mas futuro que yo.

Pero me hundo en las almohadas y me envuelvo aun mas en la toalla blanca gigantesca. Se sientan uno a cada lado de mí sonriendo. Yo me hago la inocente también , pero me lamo los labios despacio y abro los ojos bien grande.

¿Os puedo invitar a tomar algo?

Eso les sorprende. No sé que pensaban decir , pero es como si se acordaran que tienen hambre y sed. Encargamos con muchas risas una comida entera, que servirán en el salón de la suite. Pero yo sé lo que tardarán y nos dá tiempo para un quickie.

- ¿Que os parece un quickie, chicos?

Mariano se quita la toalla en el acto y se coloca frente a mí. Yo estoy tumbada bocarriba mirándole, pero mi mano alcanza la mesilla y coge una goma.

Mariano la pela con un mordisco y se la coloca en el acto y se tumba sobre mí. Su picha gordita encuentra sola el camino y empieza a penetrarme con rápidez. Me incorporo una pizca mas, Mariano sabe que así la punta de su pene acaricia mi punto G y mi coño se contraerá aun mas, y eso le gusta . Entra y sale mientras me pellizca ligeramente los pezones y me muerde la boca. Está muy excitado , pero no quiere besarme, no, quiere comerse mi boca y conquistar mi coño. Se corre enseguida, habiendo notado como yo también he gozado . Se retira de golpe, cayendo a mi lado en los almohadones. No ha debido de durar ni cinco minutos todo ello. Raul estaba mirándonos mientras se acariciaba lentamente su picha larga y fina . Pero ahora se ha montado de golpe sobre mis rodillas, con la picha preparada.

- Un momento, semental.

Le entrego la goma y repite la acción de Mariano, se la coloca rápido . Pero esta vez me dá la vuelta con fuerza y me coloca boca abajo. Sus manos levantan mi cadera y su picha también encuentra mi coño caliente y excitado, todo mojado de la corrida de su amigo. Buttered bun , lo llaman en inglés, y es lo que mas le gusta a los bisexuales. Mojar dónde se corrió su amante en otra amante, como quien dice. Raul esta vez juega, mete su picha y la saca poco después casi hasta el borde, nota como mi culo le sigue y vuelve a meterla. Con su mano derecha acaricia mi clítoris húmedo , acaricia mis labios y nota mi excitación. A él le gustan mas los culos que las tetas, me parece, porque con su otra mano me las está amasando y de repente me dá un cachete un cachetazo lo llama él. Doy un respingo pero a Mariano le ha gustado , lo noto porque se acerca a mi cara y me dice al oído :

- Déjate hacer, no te hará daño conmigo delante, pero le excita una barbaridad, ya verás que bien te folla ahora.

No digo nada mas, pero Raul sigue metiéndomela hasta que también se corre. Se tumba al otro lado y se retira la goma pringada. Yo me pongo otra vez de espaldas y meto mis dedos en mi coño dilatado. Con los dedos pringados de corrida , los acerco a la boca de Mariano que los chupa con gusto . Me vuelvo a meter los dedos en mi coño y ahora es Raul el que los chupa . Mariano se acerca a mi coño y empieza a lamerlo con fruición, como si fuera un helado apetecible.

Llaman a la puerta . Me incorporo y me coloco bien la toalla, cojo mi bolso y voy a abrir.

La comida llega y firmo al camarero , que me mira con ojos golosines. Veo que se llama Francisco y tomo nota mental, mientras le doy una buena propina.

- Si la Señora necesita algo mas, me llama .

- De acuerdo.

Cierro y tranco la puerta. Los chicos vienen, siempre con la toalla como si estuvieran en un vestuario de fútbol.

Comemos y bebemos con las noticias de la CNN de fondo. Estos chicos tienen hambre, y yo mas, pienso, mientras bebemos uno de mis vinos favoritos , un Cune . Hay helados de postre y una tarta de chocolate. Mariano me mira y le sonrío, recuerdo un capricho que le gustaba.

Nos terminamos los helados y me llevo la tarta y las enormes servilletas de tela hasta la cama, ante la sorpresa de Raul. A ver que quiere Mariano.

- Lupita, ¿me dejas darte la tarta? - Por supuesto, Mariano.

Raul no entiende la broma, pero cuando vé a Mariano tumbarme de espaldas y levantarme las piernas sobre sus hombros se acerca intrigado. Mariano vá colocando con cuidado las servielletas bajo mi culo y con un dedo , pone en mi ojete un poco de tarta de chocolate, y luego un poco mas. Parece como si fuera popó, pero sólo nosotros sabemos que no es mas que una tarta exquisita. Chupa mi ojete pringado de chocolate, me excita y se excita él mas aun, y vuelve a poner mas tarta en mi culo.

- ¿Quieres postre, Raul? - Voy a probar.

Mariano se vuelve sobre la cama y me coloca sobre él. Su picha milagrosa está otra vez medio rígida, pero nada mas acercarse a mi coño se pone dura. Me penetra en el acto, pero se queda quieta . Mariano me agarra por los hombros y me besa . Su boca se acerca a mi oreja y dice : Dejale que te coma el ojete y luego verás como te la mete enseguida. Yo me quedo quieto hasta que entre y luego empezamos. No te preocupes, mi amor, no te haremos daño.

Tiemblo un momento pero Mariano me vuelve a besar. Seguro que le está haciendo algún gesto a Raul, porque oigo el ruido de un condón abriéndose. Y noto luego la lengua de Raul sobre mi ojete, lame y vuelve a lamer mientras estruja con sus manos mis nalgas. Pone aun mas tarta y sigue chupando. Noto un dedo dentro de mi ano y me muevo ,pero Raul me vuelve a coger las nalgas y me para. Mas tarta, mas lamidos. Y de repente noto su picha larga, larguísima, en mi culo. Ha entrado hasta el fondo. Mariano sólo esperaba eso : se ha puesto a moverse él también, uno entra y el otro sale, parece que han ensayado . Entran, salen, soy como un recipiente.

Pero Mariano me quiere y se dá cuenta. Me besa, me acaricia, su mano derecha entra entre nuestros dos cuerpos y toca mi clítoris ahora excitado. Me vá a dar un orgasmo mas, mientras que ellos dos siguen . La cara de Raul está ahora sobre mis hombros y noto que se acerca a la de Mariano. Seguro que se besan, pero no quieren que les vea. Empiezo a besar el pecho de Mariano y le cojo con mis labios uno de sus pezones. Se pone duro en el acto. Lo muerdo un poco y noto que se excita aun mas. Mi cuerpo parece una nube. Noto placer por todos lados y los dos chicos explotan en el mismo momento en el que tengo otro orgasmo mas. Mariano me besa en la boca, con fruición, con agradecimiento, con una lengua suave. Raul me acaricia la espalda y las nalgas, pero esta vez sin hacerme daño.

Raul se mueve y se cae a nuestro lado. Mariano me retiene. Quiere besarme otra vez.

-¿Me dejas follarte de nuevo?

- Si aguantas... Y la pichita de Mariano se vuelve a poner dura mientras Raul nos mira con ojos brillantes y acerca su cara para besarme. Mariano folla con intensidad, se le ha puesto una arruga vertical que conozco, es la que le sale cuando se empeña en algo y le está costando. Pero su erección sigue . Me incorporo y me coloco de rodillas sobre la cama, unida por la cintura. Mariano ha cogido mis caderas y las hace moverse a su ritmo, yo me levanto un poco,como si estuviera al trote a caballo, y caigo sobre su picha , a Mariano le encanta este deporte. Subo, bajo, subo, bajo, noto las manos de Raul bajo mi culo, está acariciando los huevos y el períneo de Mariano. Ahora creo que será el momento de verlos follar .

Mariano se corre y deja mis caderas. Me deslizo al otro lado, para no molestar a Raul. El sigue agazapado, al lado de Mariano al que mira . Su picha está enorme . Yo me dedico a ser invisible. Acaricio a Mariano para que se quede tumbado de espaldas, le hago subir las rodillas y le acaricio con la mano su ojete. Mariano levanta su culo y sigo acariciando su ojete mientras miro a Raul . Este entiende lo que le estoy diciendo : se acerca a la mesilla, coge el lubrificante, se pone mucho en la mano, acaricia el culo de Mariano y luego su picha. Me mira y le guiño el ojo, acerco mi boca a su picha y la doy varios lametazos, cuando la noto vibrar , toda dura, la acerco al ojete de Mariano. Con mis dos manos le abro las nalgas y Raul le mete su picha dura. Coloco un almohadón debajo del culo de Mariano que tiene los ojos cerrados y el cuerpo contraído. Me coloco a caballo sobre el torso de Mariano y acerco mi boca a su pene semi erecto . Le chupo la picha con cuidado mientras que el dá lametazos a mi coño, que está a la altura de su cara . Mariano se me distrae mientras que Raul entra hasta el fondo de su culo y le folla a lo salvaje. Mariano se estremece y su picha se pone dura . Se la chupo hasta que se corre, al mismo tiempo que Raul. Me retiro y los dejo a los dos tumbados, sin tocarse. Pero Raul me llama y le hago una señal.

- Ahora vuelvo, les digo.

Me voy al baño a ducharme, estoy toda pringosa. Me pego a la pared de la ducha y con el agua fría me voy relajando. Uno de los chorros de agua cae sobre mi coño y me dá un masaje delicioso. Me meto dos dedos y me masturbo hasta correrme de nuevo. Al abrir los ojos, veo a Raul mirándome.

- Eres una tía salida, una guarra, me dice sonriendo.

- ¿Y tu que quieres , tío bueno?

- Una lluvia dorada, me ha dicho Mariano que a él se la haces.

- Ponte aquí.

Raul se coloca entre mis piernas debajo de la ducha, he cambiado la temperatura, ahora mas caliente.

- Chupame el coño le ordeno - Mas, mas

Raul empieza a lamerme el coño y de repente cae una lluvia dorada, fruto de un excelente vino de rioja y de muchos vasos de agua. Sube su mano y aprieta mi tripa, ahora completamente plana. Me vuelve a lamer el coño, ahora sólo quedan gotitas. Pero veo que su erección está a punto.

- Sin goma ni lo pienses, le digo.

Me coge por los brazos, apaga la ducha y me coloca sobre una toalla en el medio del baño, Apaga la luz y se coloca una goma . En un segundo le tengo dentro de mi coño , pero esta vez me penetra despacio, hasta el fondo. Me acaricio los pezones y se inclina para lamerlos con cuidado, con cariño. Empieza a mamarlos como si fuera un bebé mientras que su otra mano me acaricia el clítoris. Nota que tengo un orgasmo y se corre él tambien. Me incorpora y nos vamos a la cama. Mariano está durmiendo y le dejamos a nuestro lado. Me duermo yo tambien en brazos de Raul, que me besa y murmura en mi oído :

- Quiero mas, quiero mas tiempo contigo. ¿Me dejarás que llame a una amiga mexicana?

No sé que contestarle. Tengo que hablar con Mariano primero. Pero cierro los ojos y me dejo besar.

Report Story

byhortensia© 1 comments/ 3968 views/ 1 favorites

Share the love

Report a Bug

1 Pages:1

Por favor, Puntúe esta presentación:

Please Rate This Submission:

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Please wait
Recent
Comments
by Anonymous

If the above comment contains any ads, links, or breaks Literotica rules, please report it.

There are no recent comments (1 older comments) - Click here to add a comment to this story or Show more comments or Lea Todos Los Comentarios De Los Usuarios (1)

Add a
Comment

Post a public comment on this submission (click here to send private anonymous feedback to the author instead).

Post comment as (click to select):

También escuchar una grabación de los personajes.

Preview comment

Forgot your password?

Please wait

Change picture

Your current user avatar, all sizes:

Default size User Picture  Medium size User Picture  Small size User Picture  Tiny size User Picture

You have a new user avatar waiting for moderation.

Select new user avatar:

   Cancel