tagEsposas afectuosasRegalo de Vida

Regalo de Vida

byjulio08©

Justo hace 18 meses, mi esposo partía dejándome con mi hija Rocio de tan solo 6 meses. El pequeño pueblo de Rosember, California veía entre lágrimas como 40 de sus hijos partían rumbo a Irak con destino desconocido. Javier, fuerte, corpulento y decidido a luchar por su vida y la de sus soldados amigos no podía resistir los dolorosos momentos de su partida y entre lagrimas, abrazándome, me despedía en el aeropuerto militar de la ciudad donde un avión de la US Air Force los esperaba.

La noche anterior tuvimos una cena especial. En compañía de sus padres y los míos, celebramos la partida de mi esposo con nostalgia, incertidumbre y un poco de dolor. Luego en la cama, yo miraba la foto que nos tomamos el día de nuestro matrimonio mientras Javier encima mio desnudo mecía su cuerpo y su largo y fantástico coño me entregaba su leche en lo profundo de mi sexo mientras yo, acostada de medio lado, recibía su dulce castigo. Hicimos el amor como si fuera la ultima vez, como si no nos fuéramos a volver a ver pero con la seguridad que nuestros cuerpos desnudos volverían a juntarse muy pronto y su pene volvería a explotar en mi cara. Al cabo de dos horas mi vagina llena y mi rostro salpicado de su blanco, viscoso y espeso esperma, mostraban lo salvaje de la noche y los resultados de tener sexo oral con Javier.

Luego de su partida, seguí dedicada a mis actividades en la escuela de St Lawrence como profesora de geografía y ciencias sociales pero con la presión del director quien veía en mi una atractiva, sola y desesperada joven esposa que muy pronto caería en su trampa, o mejor, en su cama. Era muy conocida la versión de que el director de acostaba con las profesoras de la escuela para darles un aumento de sueldo o una promoción laboral dentro del condado.

No me importaba ni me interesaba. A mis 25 años, mi hija Rocio era mi distracción y mi vida, y Javier, mi único hombre. Mi cuerpo se había vuelto a recuperar después del nacimiento de Rocio y ahora mi cadera y mis pechos, un poco más anchos, me daban un aspecto más sexy. Por supuesto mi culo seguía siendo el mismo parado trasero que tanto había encantado a Javier cuando nos conocimos hace 3 años y el cual atraía las miradas inescrupulosas de los estudiantes de décimo y once grado quienes veían como su adolescencia despertaba con la sensual imagen de la profesora Isabel como gentilmente ellos me llamaban.

Durante estos terribles 18 meses que pasaron, cada una de esas 540 noches que fui a la cama sola luciendo mi delicada y sexy pijama que dejaba entrever mis hermosos pechos y mi redondo trasero, rezaba porque Javier estuviera bien y Dios lo protegiera de los terribles peligros a los que estaba enfrentado por culpa de un estupido deseo de poder y destrucción que mi esposo no podía controlar y el cual, por motivo de su deseo de servir a la patria que le había dado la ciudadanía, le podría llevar a la tumba, tal y como había sucedido con los 1245 soldados norteamericanos caídos en combate en Irak.

A pesar de que el director de la escuela seguía ejerciendo presión sobre mí y me invitaba a salir, no me negué y le acepte dos invitaciones a cenar en donde me di cuenta de que su interés era puramente sexual y en sus ojos se veía el deseo de abrir mis nalgas y hundirme su verga. En medio de toda esa jauría de perros hambrientos husmeando cuando y donde yo caminaba luciendo mis piernas y mi culo, continué con mis labores de madre y esposa a pesar de que empezaba a sentir la falta de Javier. Cierta noche viendo una película a altas horas de la noche, vi una escena de sexo donde un joven musculoso montaba a su novia y llegaba al orgasmo. Pensé en Javier inmediatamente y lleve mis dedos a mi vagina estimulándome el clítoris mientras en el TV los falsos gemidos de la pareja simulaban un orgasmo. Me humedecí, me excite y me di cuenta que mi sexo necesitaba la verga de un hombre. A pesar que mi vulva era un charco de fluidos, me controle pero tuve un mente por unos segundos dejarme seducir de Phil, el atractivo profesor de deportes de la escuela y quien se mostraba muy interesado en mi.

En medio de la incertidumbre por la suerte de Javier, no dejaba de ver los reportes de las cadenas de noticias cada día donde anunciaban las lamentables noticias de la muerte de soldados en Irak y me partía el corazón saber que un día de estos el nombre de mi esposo engrosaría la lista de soldados sacrificados en combate.

Hace seis meses fue una fecha especial. Javier estaba de cumpleaños y tuve la oportunidad de hablar por teléfono con el. En medio de la emoción me pidió que le enviara por e-mail fotos mias y de la nena. Me dijo que me extrañaba y que me amaba. Al otro día me coloque mi ajustado vestido negro el cual con su corta falda arriba de la rodilla me daba un aspecto de porte y elegancia y con una cámara digital prestada por Lucy me tome las fotos que el quería. Aparezco de frente con una rosa en mis manos destacando mis tetas y una sensual sonrisa, y en otra foto aparezco de medio lado donde mi trasero sobresale como un redondo y deseable melón.

Finalmente todas esas noches de pesadilla quedaron atrás y Javier esta de regreso conmigo hoy. Espere este día desde hace año y medio y a Dios le agradezco por habérmelo traído a nuestro hogar sano y salvo.

Al Todo Poderoso le doy gracias por haber permitido que la oscura noche del 23 de Abril cuando Javier y el soldado Sam Warden patrullaban una calle de Faluja en Irak y fueron atacados por insurgentes, Sam le salvo la vida a Javier tomándolo de la mano, empujándolo hacia el vehiculo blindado y repeliendo el ataque con su arma de dotación.

Dios nos dio la oportunidad de seguir juntos nuestro camino. Es por esto que lo veo y no lo creo. Javier sentado en el sillón al lado de la cama bebiéndose una cerveza me sonríe y me halaga:

-"Estas hermosísima cariño.... Tienes ese culo que me fascina, tus tetas están mas ricas, estas hecha todo un bombón...después de año y medio estas mas sexy y deseable".

-"Gracias mi amor....", le respondo mientras cierro los ojos y mi cabeza se levanta de repente.

Con un brusco movimiento Sam me hala del cabello y me hunde su verga dentro de mi vagina. En posición doggy, desnuda sobre la cama y con el soldado Sam Warden detrás mio penetrándome de nuevo, celebramos el regreso de Javier a casa mientras Sam disfruta del regalo de Javier por salvar su vida. Hacia solo 10 minutos estaba sentada sobre las piernas de Sam mientras el acostado boca arriba disfrutaba de como mi cuerpo se mecía encima de el y en menos de 3 minutos su verga estallaba en mi vagina entregándome su calida leche mientras el gritando mi nombre disfrutaba de su orgasmo.

Mientras mi cuerpo se sacude de la misma forma que Sam me hunde su pene, miro a Javier y le guiñó el ojo haciéndole saber que lo amo y lo extraño. Para Javier es muy excitante ver los ojos saltones de su amigo y salvador mientras Sam deja caer gotas de sudor sobre mis nalgas y la parte baja de mi espalda. Con sus manos aferradas a mi cabello y su mirada fija en mi trasero, gimiendo, Sam no parece creer que su pene entra y sale libremente de mi sexo cuando hace solo una hora su lengua recorría las húmedas paredes de mi vagina y el me mordía mi clítoris y halaba mis amplios labios vaginales.

Javier saborea su cerveza mientras ve como su deseable esposa es montada por la verga de su salvador. Con mi dulce sexo le pago a Sam su valiente gesto y mientras llego al orgasmo al sentir como su pene se derrama dentro de mí, Javier se pone de pie y se acerca a la cama sonriendo y desnudándose.

Durante la siguiente hora Sam Warden y Javier Alcázar hacen sus sueños realidad al poder tener sexo conmigo en un delicioso trío que dejo mi rostro y mi vagina salpicados de su semen. Para ellos pasaron 18 largos meses sin tener lo que ellos querían. Para mi fueron 18 meses de sequía que por fortuna las vergas de mi esposo y de su amigo se encargaron de saciar en una noche.

-"Te amo cariño... see you in one hour at the train station Sam..", me dijo Javier mientras salía temprano de la habitación al otro día camino a donde sus padres lo esperaban.

-"Ok buddy.. see you there...", le respondió Sam mientras salía del baño desnudo y se metía en la cama bajo las sabanas en las cuales yo desnuda lo esperaba.

Antes de salir a la escuela donde mis estudiantes recibirían una nueva clase acerca de la civilización griega, Sam aprovechaba la última hora que tenia antes de abandonar la ciudad para dejar nuevamente en lo profundo de mi sexo, el viscoso y cremoso recuerdo de que Javier, finalmente, estaba a mi lado.

Report Story

byjulio08© 0 comments/ 6305 views/ 0 favorites

Share the love

Report a Bug

1 Pages:1

Por favor, Puntúe esta presentación:

Please Rate This Submission:

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Please wait
Recent
Comments
by Anonymous

If the above comment contains any ads, links, or breaks Literotica rules, please report it.

There are no recent comments  - Click here to add a comment to this story

Add a
Comment

Post a public comment on this submission (click here to send private anonymous feedback to the author instead).

Post comment as (click to select):

También escuchar una grabación de los personajes.

Preview comment

Forgot your password?

Please wait

Change picture

Your current user avatar, all sizes:

Default size User Picture  Medium size User Picture  Small size User Picture  Tiny size User Picture

You have a new user avatar waiting for moderation.

Select new user avatar:

   Cancel