tagSexo en GrupoSorpresa La Cama

Sorpresa La Cama

byavedelparaiso©

Nicolás conducía preocupado. Menuda noche había organizado.Su mujer llevaba tiempo preocupada , viendo que estaba distante. Para que dejara de molestar, le había prometido un fin de semana lejos de casa, de los niños, del trabajo. Lo habían elegido juntos una tarde, un hotel de provincias de lujo.

Pero su mujer, María, había decidido ir por su cuenta unas horas antes. Tenía ganas de estar un rato sola, de leer y de esperarle relajada. Nicolás le daba vueltas a todo esto, esta iniciativa le hizo preocuparse todavía mas. Estaba cansado y no tenía muchas ganas de juerga.Había empezado a aburrirle su mujer y no sabía que hacer con ella .

Sin casi darse cuenta, llegó al hotel. Era muy bonito y estaba anocheciendo. Entró y en seguida le dieron la segunda llave de la habitación , la chica de la entrada era muy guapa y su escote, pronunciado. Empezó a ponerse de mejor humor .

Llegó a la puerta de su cuarto. Oyó ruido dentro y se paró en seco. Abrió sin ruido la puerta con la tarjeta y entró. El cuarto tenía un pequeño hall, con la puerta que daba a la habitación semicerrada. Y se quedó de piedra.

En la cama estaba su mujer desnuda y despatarrada, con el pelo desordenado y los pezones como pitones, y un hombre también desnudo le estaba comiendo el chocho.

Nicolás estaba convertido en estatua pero notó una erección espectacular. Dejó su maletín de lado y empezó a desnudarse, siempre sin ruido, con cuidado . Cuando ya se quedó desnudo entró . Su mujer algo notó y miró hacia la puerta. Cuando le vió abrió los ojos muy grandes pero antes de que gritara o dijera algo, Nicolás estaba encima suyo y le metió su picha dura en la boca. El hombre que estaba comiéndole el coño a su mujer se incorporó, pero Nicolás le dió en la cabeza, amistosamente.

- Sigue comiéndote a mi mujer, ya verás que rica está.

El hombre cambió de color pero siguió lamiendo el coño de María con miedo disfrazado de entusiasmo, estaba excitadisima y sus muslos empapados . Se había corrido varias veces, eso lo vió Nicolás. María estaba por su parte tan asustada de que su marido la hubiera descubierto follando con otro que se puso a lamerle la picha con esmero, como nunca. Con sus manos pequeñas y suaves acarició los huevos peludos de su marido y cuando notó que se iba a correr le miró a los ojos. Nicolás dijo con voz dura

- Ahora te lo tragas todo. Y me la chupas otra vez.

El hombre sobre la cama levantó la cara. Era joven, guapo, con ojos viciosillos. Su rostro estaba empapado de la corrida de Maria.

Nicolás se sentó sobre la cama y agarró un pecho de su mujer que seguía lamiendole el pito . Le había excitado tanto la escena que no se enfadó. Pero algo ardía dentro de su corazón. Ahora se iban a enterar estos dos adúlteros de lo que valía un marido cornudo y cabreado.

- Muy bonita la escena, ya veo que esperabas mi llegada ocupada, para no aburrirte.

La mujer, sabia ella, no contestó. Se limitó a acariciarse la tripa lisa y los pechos, sabía que eso excitaba a los dos machos presentes. Notó como se le volvieron a poner duras las colas a los dos, que se miraban de reojo para ver quien la tenía mas grande. Grandes eran las dos pichas, pero la de Nicolás era gorda y la del joven mas fina pero mas larga.

- ¿Trajiste lubrificante?

Maria hizo que sí con la cabeza y buscó en la mesilla una botellita.

- Pues ahora te untas bien el culo y el coño. Te vamos a penetrar al mismo tiempo. Trae las gomas .

A Nicolás le gustaban las gomas porque así podía follarle el culo a su mujer, algo que a ella no le gustaba pero que a él le encantaba . María abrió dos paquetes y los entregó a los dos machos. Le temblaba algo la mano. El joven y Nicolás se colocaron los preservativos y luego Nicolás se untó de lubrificante y se lo dió al chico, que se quedó a la expectativa.

- Como eres el nuevo, te dejaré que la folles el culo. Primero se la meto yo y luego tú, pero no te andes con cuentos , se la metes a la primera y a lo bestia, es lo que a mi me gusta y es lo que se merece.

Nicolás se tumbó en la cama y agarró las caderas de su mujer. Lo hizo con violencia, quería marcarla, era su propiedad y se merecía un castigo por infiel . Pero su olor a perra salida le estaba excitando todavía mas. Colocó a Maria sobre él y le metió su picha dura a la primera. Ella se sobresaltó pero luego se inclinó para acercar sus pezones a la boca de su marido. Nicolás empezó a comerle las tetas, mientras que con sus manos le sobaba su culo blanco y suave, abriendole las nalgas. Con sus ojos indicó al joven que se acercara. Este, casi temblando, se arrodilló detrás del culo de María y le metió, también a la primera, su pito en el culo blanco. Como María estaba muy excitada , no costó nada de trabajo. Entre los dos comenzaron a moverse , hasta que encontraron el ritmo perfecto, ni rápido ni lento. Maria notaba las dos pichas en su cuerpo, una salía cuando la otra entraba, separadas sólo por una pequeña membrana que le parecía se iba a romper en cualquier momento. Se corrió varias veces, con las manos del joven sobre sus nalgas y la boca de su marido sobre sus pezones que estaban doloridos pero excitadisimos. Los dos tíos se corrieron también al mismo tiempo y se apartaron de ella. Se quedó como una muñeca rota, agotada y cubierta de semen .

Nicolás la tapó con la sábana después de darle un cachete en el culo, como si se tratara de su perra doméstica. El joven se quedó mirándole. Debió de pensar que su vida iba en ello y se acercó al sexo de Nicolás, le retiró la goma y comenzó a chuparle la picha. Nicolás no se lo esperaba pero se tumbó de espaldas y le dejó hacer. Este quiere que le perdone y que le acepte en nuestra cama, pensó, y se dejó hacer. El chico olía bien y era un virguero a la hora de chupar pichas y coños, es una buena inversión, pensó. A este le utilizo y le machaco. Y se dejó querer.

María mientras tanto se había ido al baño. Delante del lavabo se echó a llorar, entre los nervios y la emoción. Su marido no la había pegado y había tenido el mejor sexo desde que lo conoció. Ahora se tenía que inventar una buena historia, una buena explicación para que se la tragara y pudieran seguir haciendolo con este garañón. Le iba a decir la verdad, que era el mozo de las maletas, le había traído su maleta al cuarto y cuando ella buscaba la propina le dijo que no quería dinero, solo un beso de esa boca tan bonita. Y entre besos y caricias, habían acabado en la cama y les había pillado Nicolás.

Se fué a la ducha y comenzó a frotarse con jabón bajo el agua caliente. Con los ojos cerrados se estaba lavando cuando notó una mano sobre su hombro. Era Nicolás.

- Le he dicho que se marche pero me ha dejado su móvil. Se llama Javier. Me ha gustado. ¿Quieres que lo volvamos a utilizar? Has conseguido sorprenderme y excitarme.

Y le besó suavemente la boca .

María cerró los ojos otra vez y se aplastó contra su marido. Solo de pensar en la escena que acababa de ocurrir se había excitado de nuevo . A ver que iba a pasar de ahora en adelante... Continuará si Vds. lo quieren.

Report Story

byavedelparaiso© 0 comments/ 4122 views/ 0 favorites

Share the love

Tags For This Story

Report a Bug

1 Pages:1

Por favor, Puntúe esta presentación:

Please Rate This Submission:

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Please wait
Recent
Comments
by Anonymous

If the above comment contains any ads, links, or breaks Literotica rules, please report it.

There are no recent comments  - Click here to add a comment to this story

Add a
Comment

Post a public comment on this submission (click here to send private anonymous feedback to the author instead).

Post comment as (click to select):

También escuchar una grabación de los personajes.

Preview comment

Forgot your password?

Please wait

Change picture

Your current user avatar, all sizes:

Default size User Picture  Medium size User Picture  Small size User Picture  Tiny size User Picture

You have a new user avatar waiting for moderation.

Select new user avatar:

   Cancel