tagParejas EróticasTengo Mi Diversion

Tengo Mi Diversion

byLorenzoAbajos©

Ya sabes, me uní a la Fuerza Aérea en 1972 porque pensé que iba a ser reclutado en el Ejército o los Marines. No tenía ningún deseo en absoluto de ir a Vietnam. Tenía la esperanza de que al estar en la Fuerza Aérea me mantendría fuera de la selva. Yo era un hombre pequeño y yo no quería estar en la jungla ni luchar contra otros hombres pequeños. Yo no era tan cobarde como realista. Guerras, luchas, no era algo que yo considerara bien..

Yo había perdido mi virginidad en una manera torpe con mi primera novia, era ingenuo. Ambos llevábamos gafas y cuando nos las quitamos al besar y hacer el amor, a veces no pudimos ver lo que estábamos haciendo. Eso fue en los besos y el follar. Creo que sólo tuve una buena follada mientras estuvimos juntos. Así que eso fue todo lo que sabía sobre el sexo. No mucho.

En fin, me alisté en la Fuerza Aérea, y en el momento en que terminé mi entrenamiento pudimos ver que la guerra casi había terminado. Bueno, los mejores planes, etcétera. Así que mi primer destino fue a una base aérea en California, cerca de un pequeño pueblo. No hay necesidad de nombrar a la pequeña ciudad o la base. Pero hice buenos amigos allí y la cuidad tenía muchos latinos con un montón de mujeres hermosas. No era extraño tener tantos latinos porque ellos descubrieron California después de todo.

Era extraño, porque todas las noches en el cuartel después que las luces estaban apagadas, oía una gran cantidad de actividad. Mucho movimiento entre los hombres. Bueno yo estaba cansado por lo general por lo que no me afectó. Pero una noche, Jimmy, otro pequeño individuo, se acercó a mi cama antes de dormirme. El tenía una sonrisa en su rostro.

"Después de apagar las luces, ¿puedo venir y hablar contigo?"

"Claro, ¿por qué no?"

Unos quince minutos después de que las luces se hayan apagado, vino Jimmy. Se sentó en mi cama y me hizo una pregunta inusual.

"¿Acaso has hecho algo con un chico antes?"

Yo no estaba muy seguro de lo que quería decir. Vengo de un pequeño pueblo, yo estaba confundido por las cosas que pensé que ocurría sólo en las grandes ciudades.

"Está bien, voy a hacer algo que te puede parecer es un poco extraño, pero déjate llevar, ¿de acuerdo?"

Lo que sea, que era un amigo. No tuve ninguna preocupación. Luego metió la mano bajo la sábana, encontró el hueco en mis calzoncillos y sacó mi polla. Ahora bien, era un poco extraño. Luego empezó a frotarla, masturbaba mi polla. Mi pene se erectó, así que pensé que estaba bien.

Sacó su polla y trató de hacerme sostenerla. Eso yo no lo haría. Así que él sólo jugaba con su polla y continuó masturbándose. Puso su boca en mi pene y lo lamió por lo que es más rígido. Yo no estaba a punto de tocarlo pero no parecía importarle, continuo chupando mi polla.

Esto continuó durante unos 15 minutos hasta que no pude soportar el cosquilleo más y tiré mi semen en su boca. Eso pareció agradarle, porque él se lo tragó todo, y su propia polla disparó el esperma en mi pecho.

"¿Qué demonios, Jimmy! Limpia esa mierda de encima de mi!"

Y así lo hizo con su lengua. Eso fue interesante, pero yo estaba a punto de dormirme así que le dije que llevara su culo a la cama y me dejara dormir.

Después él quería venir todas las noches pero yo no quería que fuera demasiado, así que le dije que no. Pero quedamos amigos.

Bueno, me destinaron allí por un año, y yo empecé a ir a la cuidad cada fin de semana, a menos que estuviera de guardia. A veces Jimmy y otro amigo se venían, pero por lo general fui solo. La mayoría de las veces yo fuimos a una taberna o en un restaurante mexicano. Así fue como conocí a Consuelo. Ella era camarera en una taquería. Ella siempre era dulce cuando yo entraba, así que siempre me dejaba una buena propina al marcharme. A veces, cuando tardaba mi pedido, ella incluso se paraba y charlabamos un rato.

Ella era adorable. Yo era pequeño pero ella era menuda. Tenía cabello negro atado en un moño. No creo que nunca se lo hubiera cortado. Y que llevaba un uniforme de estilo mexicano, con una blusa bordada y una falda ancha, de colores brillantes. Pude ver que tenía tetas dulces porque la blusa era muy escotada. El jefe debe de haber pensado que era bueno para los negocios. Lo fue.

Así que finalmente, después de ir allí por semanas, por fin reuní el coraje y le pedí ir al cine cuando no tuviera que trabajar. Ella sonrió y me preguntó porqué me había tomado tanto tiempo. Tenía unos dientes muy blancos y su sonrisa era prometedora.

Varios días más tarde pudimos ir al cine, que no era muy bueno, pero la compañía fue maravillosa. Nos reímos y lo pasamos muy bien. Estábamos los dos en 21 años de edad y ella no vivía en casa de sus padres. De hecho, tenía un apartamento detrás de la taquería. Por lo tanto, se trataba de una pequeña ciudad, y se dirigió a su casa después de la película.

A continuación, el incómodo momento en la puerta. Al menos para mí. No para ella. Agarró mis mejillas y me empezó a dar los mejores besos que jamás había imaginado. Traté de dar lo que tengo, y supongo que estaba bien, porque ella me arrastró hasta su habitación. Se estaba riendo y disfrutando de ella misma como una joven debe, y mi pene estaba muy tieso y rígido.

Ella me empujó hacia abajo en el sofá y empezó a quitarme la ropa. Ufff! Me uní a hacer lo mismo con ella. Ella parecía tener mucha prisa. No me importaba en absoluto.

"No he tenido ninguna verga en semanas. Desde que mi novio rompió conmigo."

Todo lo mejor para mí, pensé. Se subió sobre mí y deslizó su coño mojado por mi palpitante polla. Ella comenzó a cogerme, así que empezamos a follar. Hijo de puta, que bien me sentía . Ambos tuvimos enormes orgasmos en cuestión de minutos. Entonces le dí la vuelta y usé su agujero del culo. Así que bueno. Esa fue la noche que realmente aprendí a coger a una mujer de verdad. Y a los dos nos encantó cada minuto.

Para el resto de mi tiempo en la base aérea, pasé cada minuto que pude con Consuelo. Sin embargo, debo admitir que, cuando ella no estaba libre, me dejé que Jimmy me diera una mamada. Supongo que era adicto al sexo ahora. Bueno, todas las cosas buenas deben llegar a su fin. Me enviaron a una base aérea en Florida. Consuelo me dio un buen polvo como un regalo de despedida. Entonces ella me dijo algo que me rompió el corazón.

"Ha sido bueno, pero mi padre quiere que me case con un latino. Nunca podríamos estar juntos."

Oh diablos, pensé, entonces, bueno, más conchas en el mar, etc. Jimmy fue a enviado a Alaska. .

En la nueva base aérea encontré algunos amigos. Incluso algunos de los cuales habían pasado por el campo de entrenamiento. Era como en los viejos tiempos.

Una noche yo estaba caminando después de nuestro trabajo con Brad, uno de mis alumnos pero básicamente compañero. Caminaba muy cerca por alguna razón. Luego puso su mano en la mía. Ahora, yo no estaba asustado, pero tenía curiosidad.

"¿Qué pasa hombre?"

Brad siempre me había parecido un poco diferente. Más limpio y consciente acerca de su apariencia. A veces él se había burlado de mi. Pero me gustaba. Sus valores parecían correctos y apropiados para mí, así que no empieza a alterarse ahora mi criterio.

"¿Podemos ir andando hasta el centro de vehículos por un tiempo?"

Yo dije que sí, y el me apretó la mano. Lo que sea. Él no iba a asaltarme.

Bueno, no pudimos entrar en el parque móvil. Estaba cerrado durante la noche. Así que Brad lentamente me empujó contra la cerca y trató de besarme. De ninguna manera, amigo. Yo no estaba interesado en hacer eso. Me encantaba el sabor de la respiración y los labios de una mujer, pero yo no quiero tratar con un hombre. Parecía tan abatido.

"Espera un momento Brad."

Saqué mi polla y se la enseñé. Él sonrió y la tomó con una mano mientras que tomaba su pene con la otra mano. Trató de conseguir que yo lo tocara, pero yo no haría.

"Eso no va a suceder, amigo. Puedo espera. Puedes darme una mamada."

Brad sonrió y se puso de rodillas y comenzó a lamer mi polla. Yo la tenía muy erguida mientras el chupaba mi polla. También estaba lamiendo mi saco y las bolas mientras se estaba masturbando su pene. Debo admitir que había tenido la práctica. Brad me hizo una gran mamada.

"Tú puedes tragar mi leche pero no disparar tu semen en mi." Le advertí

Brad asintió mientras continuaba la mamada. Luego disparó su esperma en el suelo, mientras que yo, disparé mi semen en su boca. Debo admitir que me chupó hasta dejarme seco y me dio una sonrisa después

Después de esa noche, Brad siempre me seguía con la mirada. Así que al final tuve que decirle la verdad.

"Escucha Brad, tú das una gran mamada, pero estoy realmente en las mujeres. Me encanta su coño. Ya no volverás a chuparme la polla. ¿Está bien, hombre?"

Después estuvo abatido por un par de días, hasta que encontró otro de su propio tipo para jugar.

En cuanto a mí, decidí que la única forma de encontrar una chucha gratuita funcionaba tan bien que debía probar de nuevo. Así que empecé a ir a un pequeño restaurante de pizza en la calle de la entrada principal a la base aérea. Habías varias chicas locales que trabajaban allí y todo parecía prometedor. Estábamos en la Florida, por lo que todo el mundo parecía rubio y bronceado. Eso estaba bien para mí.

Hubo Eva con tetas pequeñas y alegre y el pelo rubio. Hubo Cindy con el pelo rubio rojizo y grandes tetas. Hubo Nicole, con el pelo corto y rojo con las tetas en forma de pequeños conos. Todas eran deliciosas, y fui un nuevo demonio del sexo que me estaba sacando chicas como un pescador atrae a un gran pez.

La primera vez que salí con Eva estaba lleno de energía que me drenaba. Después cogimos durante toda una noche una y otra vez, ella tuvo al menos quince orgasmos, y yo solo tres, así que decidí probar otra chica. Después de todo, Eva y yo habiamos jodido por varias semanas y creo que ella estaba cansada de mí.

Así que puse mis ojos en Cindy con las tetas deliciosas. Ella era al principio renuente, pensando que todavía estaba viendo a Eva, pero se lo aclaré en unos pocos minutos, y ella accedió a darme una oportunidad. Nos lo pasamos muy bien la primera noche y, sinceramente, estoy seguro de que Eva le había dicho algunas cosas, porque ella dejó en claro lo que quería en la primera cita. Un buen polvo.

En su casa nos desnudamos lentamente para saborear el momento. Y ella sonrió cuando vio mi polla larga y gorda en mi pequeño cuerpo. Y sonreí cuando vi sus tetas 36DD. Ahí es donde me fui en primer lugar, a las enormes pechos. Yo estaba chupando, lamiendo, y finalmente dije: "En primer lugar me follaré las tetas, y luego te voy a follar el coño todo el tiempo que quieras, mi amante." Cindy estaba más que feliz de hacerlo.

Esa fue mi primera, y sigue siendo la mejor cubana que he tenido. Ella los aplastó con fuerza alrededor de mi pija y me cogió, y se lamió la cabeza de mi polla, hasta que tiré esperma en su cara y en sus tetas. Recogió lo que pudo con su mano y lamió todo. Luego se pasó la lengua por los labios como una verdadera amante de la leche. Me encontré con un paño y limpié el resto.

Luego me la follé como lo había prometido. Ella realmente amaba a lo perrito. Crei que podría conseguir más profunda la entrada en el coño de esa manera. Y podría llegar abajo y pellizcar sus tetas y pezones. Le di lo que he prometido. Me la follaba hasta que ella me pidió que me detuviera. Su chucha estaba magullada y cansada. Ese fue un buen final para una primera cita.

Entonces traté de Nicole, pero por alguna razón, ella no estaba interesada.

Por último, estaba siendo trasladado de nuevo. Esta era mi oportunidad para dar a mi compañero un descanso. Le pregunté a Brad para ir a un lugar de comida rápida la noche antes de irme. Teníamos una hamburguesa y unas papas fritas y hablamos sobre el campo de entrenamiento, y nuestro servicio hasta el momento. Entonces dije: "Tengo que ir al baño. ¿Es necesario ir?" Me miró con curiosidad y luego dijo: "Sí, lo creo."

Fuimos al baño, tomó un puesto, y le dije que se quitara los pantalones. Él lo hizo. Y yo también. Le hice sentarse en el inodoro y le dije: "Dame la mejor mamada que hayas hecho nunca, Brad." Él lo hizo. Aspiró con todas sus fuerzas. Después de hacer que me corra, y después de que él disparó su esperma en el inodoro, pensé que le daría un poco más. "Abre las piernas, Brad." Lo hizo y con mi polla ahora suave oriné sobre su polla. Se puso duro otra vez y se echó a reír y se masturbó hasta que eyaculó de nuevo con mi orina por toda su polla.

Esa fue mi diversión en la Fuerza Aérea.

Report Story

byLorenzoAbajos© 0 comments/ 2616 views/ 0 favorites
1 Pages:1

Por favor, Puntúe esta presentación:

Please Rate This Submission:

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Please wait
Recent
Comments
by Anonymous

If the above comment contains any ads, links, or breaks Literotica rules, please report it.

There are no recent comments  - Click here to add a comment to this story

Add a
Comment

Post a public comment on this submission.

Post comment as (click to select):

Preview comment

Forgot your password?

Please wait

Change picture

Your current user avatar, all sizes:

Default size User Picture  Medium size User Picture  Small size User Picture  Tiny size User Picture

You have a new user avatar waiting for moderation.

Select new user avatar:

   Cancel