tagParejas EróticasUna Leccion Inolvidable

Una Leccion Inolvidable

byleon_machado©

Este es un pequeño relato de un evento que me paso hace algun tiempo pero que hasta la fecha sigue muy presente en mi mente sobretodo en aquellos momento en donde la soledad y la calentura se combinan.

Llevo cuatro años de casado y tuve dos mas de noviazgo con mi esposa; conozco bien a sus amigas y me he hecho buen amigo de sus esposos. Yo siempre he sabido que las mujeres son muy comunicativas pero no sabia que tanto hasta que me case. Estaba muy sorprendido de la cantidad de cosas que me contaba mi esposa tan intimas de sus amigas, pues cada reunion que tienen siempre regresa contandome un monton de chismes pero a veces muy intimos. A mi me encanta que me cuente pues mi imaginacion vuela, pero yo le pedia que fuera muy discreta con nosotros pues esta arma tiene doble filo.

A mi me gusta mucho mi esposa, la verdad es que es super lujuriosa y tratamos de tener sexo por lo menos una vez cada dos dias. Somos muy inventivos en la cama y la verdad nos ayudamos mucho de jueguitos sexuales, libritos y pornografia, muchas veces dejo alguna pelicula puesta para que cuando llegue al cuarto a prender la tele este puesta la porno y se caliente mientras yo llego del trabajo. Ella sabe que yo no tengo el instrumento que tienen los profesionales pero por lo menos intentamos todo lo que vemos en la pelicula, todas las posiciones y todos los huecos. De mi vida sexual no me puedo quejar.

En una ocacion, cuando estabamos recien casados, me pidio mi esposa que esparara a Ana, una de sus mejores amigas, pues iba a dejar unos libros de decoracion en la casa, ella es diseñadora y nos iba a ayudar con la decoracion. Cuando llego me dio los libros y en una charla totalmente inocente me pidio que la invitara a pasar pues queria conocer la casa para poder darnos algunos tips de decoracion. Ella esta casada, su esposo es casi diez años mas grande que ella, tienen una buena realcion, estan muy bien economicamente, sin embargo yo sabia que no no tenian mucho sexo en su relacion, pues ella se quejaba que podian pasar varias semanas, incluso meses para tener sexo con su esposo, ella siempre estaba a dieta y en el gimanasio con entrenadores personales pero el simplemente se la pasaba trabajando.

Le dije que pasara, no teniamos casi muebles, solo estaba un sofa en la sala y la cama en la recamara, teniamos las cortina de abajo pero no las del patio. Ella entro y empezo a ver los espacios de la casa, yo solo miraba la faldita que tenia pues la iba acompañando caminando detras de ella, no era muy flaquita pero tenia buenas piernas y nalguitas. Le mostre la cocina y se asomaba por la alacena y abria los cajones, yo solo la seguia, ella me iba contando como creia que debian de ir los muebles y la decoracion, el baño de los invitados vacio, se asomo al patio.

Despues de ver el patio me pidio ver el segundo piso, pues alla estan las habitaciones, la segui subiendo las escalaras sin quitar la vista de su hermoso traserito. Cuando llegamos al cuarto principal, se asoma viendo la cama, que era el unico mueble que habia en la habitacion, y para mi sorpresa se acerca a ella y se sienta, apoya sus manos en la cama como recostandose y cruza sus piernas. Entonces empezamos una charla que nada tenia que ver con la decoracion.

Empieza a decirme, que mi esposa le ha comentado en varias ocaciones que soy una persona con mucha pasion y que siempre procuro hacerla sentir bien en la cama y darle orgasmos, y me pregunta que debe hacer ella para que su esposo haga lo mismo. Yo me empezaba a sentir un poco sonrojado por la platica pues creia que era un poco privado pero le conteste que su esposo debia de encontrar la forma de salirse de la monotonia del sexo matrimonial y buscar algunas ideas locas de vez en cuando, ademas que con una mujer como ella no debia de tener problemas en ese sentido. Creo que fueron las palabras magicas pues en ese preciso momento se abrieron sus piernas solo lo necesario para dejarme ver ese calzoncito color blanco que estaba debajo de sus faldas.

La verdad es que no me pude contener y me fui directo sobre ella, con mis dos manos le agarre los costados de sus piernas y le subi la falda lo mas que pude y empeze a comermela por encima de sus calzoncitos. No se si era mi saliva o su jugos pero su calzones estaban mojadisimos, ella con sus manos me agarraba la cabaza por detras y me la empujaba con muchisima fuerza, yo le sostenia sus piernas con mis manos y metia mi boca y lengua lo mas profundo de podia, solo la escuchaba gemir y decir "enseñame, enseñame". No sabia exactamente a lo que se referia en ese momento pero me calentaba muchisimo. Con un movimiento brusco le quiete los calzoncitos pero no perdi mi posicion, seguia comiendomela toda, sabia riquisimo, tenia una sabor entre dulce y acidito, como si ese jugo nadie lo hubiera probado.

Empece a escuchar que sus gemidos eran cada vez mas ahogados y me empujaba la cabeza con mas fuerza, en ese momento solo pude pensar en ponerla en cuatro patitas sobre la cama. Le levante bien la faldita y le abri las piernas que estaban un poco temblorozas, le puse una mano sobre sus nalguitas para abrir bien el espacio, estaba cerradito pero muy humedo, le metia el dedito solo para agarrar punteria y emepce metiendole la puntita. Iba empujando poco a poquito y sentia como estaba apretando los musculos de la entrepierna, no se si era la pena o la exitacion pero me apretaba con mucha fuerza. Metia y sacaba la puntita muy despacito pero con mucho rose, mientras que le empujaba la espalada baja con mi mano, de nuevo la escuche gemir ahogadamente y decir "enseñame, enseñame".

Y empece a meterle toda mi verga muy despacito pero que rosara muy cerquita de su ano y con el dedito en la puerta. Sus gemidos empezaron a ser mas fuertes, "aah, aah" y yo sentia que a este ritmo me iba a terminar. La empuje, le gire las piernas para ponerla de frente a mi y me puse de misionero, como haciendo la tarea, con las piernas por encima de mis hombros y apuntando al cielo, podia sentir como le rosaba el punto, senti como empezaba a apretar mas fuerte sus piernas y a hacer ruidos mas fuertes "ah, ah, oh, oh". Estaba muy caliente y empece a empujar mas duro y mas rapido hasta que me vine. Ella habia gritado un ultimo gemido pero a manera de exalacion "aaaaaaahhh".

Fue un palo muy pasional, nos quedamos abrazados un par de minutos a pesar de la ropa puesta y que me vine dentro de ella. Fue cuando le pregunte porque decia aquella frase "enseñame, enseñame" pues no entendia bien el significado, y me dio una respuesta que sinceramente no me esperaba. Gracias a las habladurias de mi esposa sus amigas me decian de apodo entre ellas "el maestro".

Saludos,

leon.machado

del correo caliente

Report Story

byleon_machado© 1 comments/ 5516 views/ 0 favorites

Share the love

Report a Bug

1 Pages:1

Por favor, Puntúe esta presentación:

Please Rate This Submission:

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Please wait
Recent
Comments
by Anonymous

If the above comment contains any ads, links, or breaks Literotica rules, please report it.

There are no recent comments (1 older comments) - Click here to add a comment to this story or Show more comments or Lea Todos Los Comentarios De Los Usuarios (1)

Add a
Comment

Post a public comment on this submission (click here to send private anonymous feedback to the author instead).

Post comment as (click to select):

Refresh ImageTambién escuchar una grabación de los personajes.

Preview comment

Forgot your password?

Please wait

Change picture

Your current user avatar, all sizes:

Default size User Picture  Medium size User Picture  Small size User Picture  Tiny size User Picture

You have a new user avatar waiting for moderation.

Select new user avatar:

   Cancel