Venganza

byjulio08©

Si alguna mujer sabe lo que es la infidelidad, sabrán lo que es sentirse despreciada y no valer nada. Eso es lo que yo sentí cuando me entere de que mi esposo Johann tenia una relacion amorosa con una compañera de trabajo de su oficina.

Llevábamos 20 años de matrimonio y nos dábamos una buena vida. Johann trabaja para una importante compañía multinacional y sus ingresos mensuales son muy buenos. Yo, trabajo como gerente de una sucursal bancaria y con mis 38 años de edad me siento que aun tengo mucho por hacer profesionalmente. Me describo como una persona alegre, simpática y muy entusiasta. No me considero muy bonita pero aun conservo intactas mis cualidades físicas, tengo unos pechos talla 36C, 1.75 cm de estatura, cabello corto, largas piernas, cintura estrecha, amplias caderas y mi moldeado trasero muestra la estricta dedicación que he tenido en el gimnasio en los últimos diez años.

Nos dábamos una vida de reyes, teníamos una hermosa casa, tres autos y una belleza de hija, Natalia, de 19 años de edad y el orgullo de los dos. Natalia, había iniciado su carrera profesional como modelo hacia dos años y nosotros la apoyábamos mucho. Recientemente se había hecho la cirugía de los pechos, dándoles más volumen, por los que sus medidas eran ahora 90-60-90. Ella tenía una diminuta cintura y un sensacional trasero que no pasaba sin ser notado. Natalia modelaba ropa interior, ropa de playa y deportiva, así como algunos blue jeans y faldas. Su agencia la seleccionaba por sus senos y la perfección de sus nalgas. Es una belleza de mujer, de la cual me siento orgullosa de ser su madre.

Yo por mi parte, seguía dedicada al gimnasio y también me sentía muy femenina y alagada por las miradas de los compañeros de oficina quienes notaban cuando yo caminaba, que mi trasero de reina y mis voluptuosos pechos tenían mucho por ofrecer para un hombre. Sus miradas de deseo me daban a entender que envidiaban a Johann, mi esposo, al saber que yo era su compañera todas las noches en la cama. A mis 38 años me consideraba una mujer madura pero muy atractiva. Uno de mis admiradores era mi jefe, el Doctor Hugo Murillo, un exitosos hombre de negocios quien a lo largo de los últimos 10 años ocupaba el cargo de gerente general del banco y a quien conocía desde que entre a trabajar y vio mi rápido ascenso de auditora contable hasta gerente de sucursal bancaria. Me apoyaba mucho y claro le fascinaba verme luciendo mis cortas faldas o mis ajustados pantalones.

-"Johann es definitivamente un hombre muy afortunado.....Con una esposa como tu, yo llegaría temprano a casa todos los días....y haria lo que tu pidieras, mi reina", me decía riendo cada vez que el me observaba caminando por los pasillos del edificio. Claro me lo comentaba muy diplomáticamente mientras su mirada se clavaba en mis piernas y mi trasero.

Cuando me entere de que Johann me fue infiel, sentí que el mundo se me vino encima y por supuesto el matrimonio se echo a perder. Iniciamos los trámites de divorcio y luego de tres meses, Johann se fue de la casa y nos quedamos allí, Natalia y yo. Tratábamos de llevar nuestra vida normal pero era bien difícil, ya que me sentía deprimida y desplazada. No podía creer que Johann me dejo por una ingeniera 15 años mas joven que yo.

Cierto día hablando con Natalia, ella me hizo ver la importancia de seguir viviendo:

-"Mama, no te deprimas, tienes que seguir adelante.... Se que hay muchos hombres a los cuales les gustaría salir contigo.... Y de pronto tener algo contigo.....eres muy agradable y tienes un espectacular cuerpo...", me dijo ella sonriendo con cara de picardía.

Le sonreí. Natalia tenía razón. Se acercaba la reunión anual del banco en Cancún, México, así que era una oportunidad de despejar mi cabeza y darle un nuevo impulso a mi vida. Natalia viajaba primero a Miami a una sesión de fotografía y de allí pasaría a Cancún en compañía de su novio Oscar, para pasar unos días de descanso conmigo.

Viaje a Cancún en compañía de los compañeros del banco, incluyendo el Doctor Murillo, y durante la semana participaba de las reuniones mientras que en las noches salía a comer con el. Note con sorpresa que el Doctor se interesaba en mí y no me dejaba sola en ningún momento, sus ojos reflejaban la alegría de que yo finalmente estaba separada y las cortas faldas que yo usaba bajo el sol de Cancún, así como mis voluptuosos pechos eran objeto de su cuidadosa mirada. Por supuesto, el sabia que mi corazon y mi cuerpo habian quedado sin dueño, por lo que se mostraba muy interesado en poseerme.

Mis piernas y mi trasero lucían de maravilla y el no era el único que quería estar a mi lado ya que también salí a almorzar invitada por Alfredo y Cesar, dos miembros de la junta directiva del banco en los que descubrí tambien su interés por conocerme mas a fondo. Me sentí fantastica, sentía que era importante y deseable y esa sensación no la tenia desde hacia mas de tres meses.

La noche anterior a la finalización de la reunión anual del banco, Natalia y Oscar llegaron a Cancún por lo que fui al aeropuerto local a recogerla en compañía del Doctor Murillo. Tan pronto como ella salio por la puerta de arribo de pasajeros, el Doctor Murillo con gesto de sorpresa, me demostró que el cuerpo de Natalia atrae muchas miradas masculinas. Luego de saludarla con un beso en la mejilla, el clavo su mirada en sus espectaculares y moldeadas nalgas las cuales se resaltaban gracias a un ajustado pantalón deportivo de lycra que ella tenia puesto.

Llegamos al hotel y el Doctor Murillo nos invito a cenar, por lo que Natalia y Oscar decidieron subir a mi habitación a ducharse y cambiarse de ropa mientras que yo me quedaba con el Doctor en el bar charlando amigablemente y el se deleitaba con la minifalda que yo tenia puesta. Como mi hija y mi futuro nuero se demoraban en bajar, subí a la habitación y al entrar, vi con sorpresa como Natalia era penetrada por detrás en el baño por Oscar. Ella estaba desnuda, de pie, recostada contra la pared con su piernas entreabiertas y el con su pene la castigaba por detras. Como entre justo cuando llegaban al orgasmo, ellos no me escucharon ya que sus gemidos y sus gritos de placer inundaban la escena. Verlos disfrutar de su sexo esa noche me convenció de que era tiempo de cambio. Ver los rostros de Oscar y Natalia mientras hacían el amor mostraban la pasión y el deseo que cada uno sentia por sus cuerpos.

Sentí envidia por mi hija así que tome la decisión. Era tiempo de reaccionar y dar un paso adelante. Luego de cenar, Natalia y Oscar decidieron subir a su habitación, muy seguramente a continuar haciendo el amor, mientras que yo invitaba al Doctor Murillo a tomarnos unas copas en el bar. Crucé mis piernas, mi corta falda se subió y los ojos de el hicieron el resto. Ver como sus ojos brillantes recorrian mis piernas y mis pechos mientras que yo seguia alli sentada al lado de el era muy motivante.

-"Mariana... esta noche estas sencillamente bella y espectacular..". fue el comentario que me hizo luego de invitarme a bailar un rato.

-"Gracias", le respondi yo por su caballeroso comentario.

Considere que era el momento. Lo invite a subir a mi habitación y allí recibí la mejor recompensa. Quería olvidar lo sucedido con mi esposo, queria acabar con la espina de dolor que tenia clavada desde hacia tres meses y que mejor forma que entregandole mi cuerpo a un hombre que me deseara intensamente y apreciara lo que yo valia y lo que tenia para darle. Tome la iniciativa y al cabo de un par de minutos, mi corta falda azul, mi blusa color pardo, mi brassier y mi tanga estaban tirados por el piso, mi cuerpo desnudo estaba boca arriba sobre la cama mientras que el Doctor Hugo Murillo tenia su cabeza incrustada dentro de mis piernas comiéndose mi clítoris, halando mis labios vaginales, lamiendo con su lengua mi vulva y repitiendo una y otra vez sin cesar:

-"Mariana esto es una delicia....."

Mas tarde, ver el rostro de placer del Doctor mientras su verga sin condón se hundía dentro de mi vagina cuando el encima mio, en posicion misionero me penetraba, fue un alivio a la infidelidad de Johann. Hugo, a sus 41 años, hacia su sueño realidad y en su cara se reflejaba la maravillosa sensación de placer que mi cuerpo le producía mientras que la totalidad de su coño se hundia dentro de mi sexo. Habían pasado 10 años y finalmente mis piernas, esas que tanto halago cuando yo caminaba por la oficina, se abrieron para darle paso a su verga.

Minutos después de penetrarme, el trataba infructuosamente de contener lo que su cuerpo expresaba, ya que su verga estaba a punto de explotar dentro de mi. Yo seguía con mis ojos abiertos abrazándolo fuertemente por la espalda, mis piernas bien abiertas soportando el peso de su cuerpo mientras que el sacudiendo su cabeza con sus ojos desorbitados, movía su abdomen vigorosamente encima mio y su coño entraba y salía libremente de mi lubricada vagina. Su cara tenia el reflejo de lo que estaba viviendo ya que parecia que mas de mil agujas se estuvieran clavando sobre su piel. Con su boca abierta y sus gestos de placer, las muecas de su rostro mostraban que disfrutaba de un momento unico, un instante que el siempre deseo y ahora era realidad.

Finalmente, el Doctor Murillo no aguantó mas, parecia que alguien estuviera tratando de cortarle su respiracion, como si le faltara oxigeno y se estuviera ahogando, cerró sus ojos, levanto su cabeza un poco y dejo salir un largo gemido para luego posar totalmente su cuerpo sobre mis pechos y dejar su cabeza al lado de la mía.

-"Mariana... Mariana...Dios me-me..derr..", fue lo que alcanzo a decir el susurrandome al oido con voz debil, angustiada y entrecortada por la intensa excitacion.

En ese momento olvide el dolor que me produjo la infidelidad de Johann al escuchar los gritos ensordecedores del Doctor mientras que su cuerpo se sacudia sobre el mio vigorosamente y su verga expulsaba semen a borbotones dentro de mi vagina. Fue el mejor regalo. Lo abraze y yo tuve un orgasmo fenomenal, al sentir que su duro pene yacia en lo profundo de mi sexo eyaculando y expresando con cada chorro de semen cuanto me deseaba.

Me sorprendi. Durante casi un minuto el siguio gritando y gimiendo encima mio cada vez que tenia las contracciones abdominales producto de lo que fue esa abundante eyaculacion, hasta que su verga finalmente termino de expulsar su primera carga. Cuando los dos nos dejamos de sacudir y su verga se quedo inmóvil, guardamos silencio mientras que yo le acariciaba su espalda y el lamía con su lengua mis tetas.

-"Que delicia Doctor Murillo....me hizo sentir muy bien", le dije yo, acariciando su cabello y su espalda desnuda.

-"Hace 10 años esperaba este momento Mariana....verte con esas cortas falditas luciendo esa belleza de culo y tus femeninas piernas me hacian soñar contigo en las noches.... finalmente fue una realidad...que derramada tan bestial .... ", me respondió el dándome un beso en la boca y confimando que mi vagina habia sido inundada por su esperma.

-"Siento pena por Johann....Se necesita ser uno muy imbecil y estupido para dejar que una esposa como tu quede sola en la cama..... tu cuerpo merece ser consentido todas las noches", me dijo el nuevamente sonriendo.

Su comentario me emociono mucho y toco mi fondo. El tenía razón.

Luego de charlar de lo sexy y atractiva que era Natalia, El Doctor Murillo me pidió que me ubicara en posición doggy.

-"Dios mio... que belleza...", fue su comentario tan pronto como mi amplia vagina, mi gigantesco clitoris colgante y mi ano quedaron expuestos para sus ojos y su verga, al quedar yo en posicion perrito, lista para que el me montara por detras y me hundiera su coño.

Durante la siguiente hora, al mejor estilo doggy, el me hizo el amor y me entrego tres fantásticos orgasmos. Me ubique en frente del espejo de la habitación con el único objetivo de observar su rostro de placer mientras que el apasionadamente, aferrado con sus manos a mi cintura, me daba por detrás, castigaba mi sexo con su coño y se derramaba. Senti un poco de verguenza y pena con las personas que durmian al lado de nuestra habitacion ya que el gritaba estruedosamente cada vez que llegaba al orgasmo y eyaculaba.

-"Aun no entiendo porque Johann te abandono... con esa belleza de trasero que tienes... debe ser fantastico llegar a casa y estar encima de ese culo tuyo toda las noches...", volvio a repetirme el al retirarme su coño despues de la ultima eyaculacion.

La obsesion del doctor Murillo por mi trasero era inmensa. Lo comprobe al final de la noche, despues de mucho insistirme y repetir sin cansancio que mi culo y mis nalgas eran lo mas perfecto que el habia visto.

Despues de halagar mi parado trasero y de pensar un poco en su atrevida propuesta, finalmente la acepte. El Doctor Murillo, mi jefe, queria tener sexo anal, queria hacer realidad su sueño y deseaba intensamente abrir mis nalgas y hundirme su pene dentro de mi femenino culo. Habian pasado mas de dos años desde que la verga de Johann se hundio dentro de mi ano. En aquella ocasion yo tenia una cortisima falda blanca tipo tenista y sus amigos recorrieron mi cuerpo con sus miradas atrevidas ese dia. El como se sintio celoso decidio esa noche en la cama clavarme y llenar mi trasero con su blanco esperma.

Con el Doctor Murillo fue diferente. Queria hacerlo sentir especial y que mejor que regalarle lo que el mas queria y deseaba. Me incomodo al principio su penetracion pero luego de estar lubricada disfrute intensamente los movimientos de su verga dentro de mi ano, y me parecio fantastico escuchar al Doctor Murillo gritar a los pocos minutos cuando se derramo. Tambien fue increible el orgasmo que tuve al sentir su semen calido dentro de mi culo. Al cabo de media hora de sexo anal sobre la cama, en varias posiciones, el me abrio las nalgas y me retiro su pene de mi trasero. Su verga flácida y sus testiculos desocupados reflejaban lo satisfecho que se sentía luego de haber hecho el amor mientras que mi vagina y mi ano salpicados de semen mostraban lo duro que el me había clavado.

Hace tres meses que esto sucedió. Sigo trabajando en el banco pero ahora ocupo el cargo de Vicepresidente de Operaciones Internacionales, gracias a mi moldeado trasero y la noche de sexo con el Doctor Murillo los cuales me llevaron a lograr ese ascenso laboral, por supuesto sigo colocandome las cortas faldas y los ajustados pantalones que tantas miradas masculinas atraen, el doctor Murillo sigue halagando mis piernas y mi cuerpo con sus decentes piropos en frente de todos los empleados, yo le sigo respondiendo con una sonrisa de agradecimiento con la diferencia que mi cuerpo es solo suyo una vez por semana, me convertí en la amante del Doctor Murillo, el me da el cariño y el aprecio que necesito mientras yo me entrego totalmente y disfruto al ver su rostro mientras el me hace el amor apasionadamente. Me deje crecer el cabello ya que me hace ver mas joven y al Doctor le gusta halarlo mientras me clava con su verga en la cama. Sigo llendo al gimnasio y los fines de semana salgo con mis amigas. Natalia sigue con su exitosa carrera de modelo profesional.

De Johann no volvimos a saber nada, pero como recuerdo de nuestro aniversario de matrimonio y para cerrar la herida de la infidelidad, esta mañana le envie por e-mail cinco fotos tomadas anoche en un centrico hotel de la ciudad. En ellas aparezco desnuda sobre una amplia y confortable cama y encima mio, con su joven y fresca verga, el hijo del Doctor Murillo, Mauricio de 19 años de edad, me clava con vigor su coño dentro de mi sexo en varias posiciones. Mauricio se graduaba del high school y a peticion especial del doctor, fui su regalo de graduacion.

Su padre queria premiarlo por su dedicacion al estudio y que mejor regalo que una noche de sexo conmigo en un lujoso hotel. Por mi parte, yo aseguraba ser incluida en el grupo de ejecutivos VIP que viajarian a Japon y Asia a una serie de conferencias.

Despues de celebrar con sus amigos, subi con Mauricio a su suite, alli el me desnudo y disfruto de su obsequio al hundirme su verga dentro de mi sexo mientras que su padre al lado de la cama tomaba las fotos de tan especial momento. Durante cerca de media hora, Mauricio se dedico solo a castigar mi vagina y me cogio salvajemente demostrandonos a su padre y a mi cuanto disfrutaba de ese especial regalo. Claro, Mauricio me dejo la vagina llena de su semen.

Al finalizar la sesion fotografica, tuve el placer de tener en la cama a dos apasionados hombres quienes hicieron de mis tetas, mi culo y mi vulva su preciado tesoro. Tuve sexo con ellos hasta que el doctor Murillo se canso y su verga no respondio mas. En ese momento les sugeri que me ayudaran a seleccionar las fotos que le enviaria a mi ex.

Luego de discutir cuales eran las mejores finalmente llegamos a un acuerdo y el Doctor Murillo paso a la ducha a darse un baño mientras yo me quedaba con su hijo en la cama. A pesar de que sentia un poco de dolor en el ano debido a que sus vergas me clavaron duramente, me sentia fascinada de tener para mi sola la verga de Mauricio quien aun erecta expresaba toda la jovialidad tipica de un muchacho de su edad. El queria seguir montandome y yo no podia rechazar su fabulosa propuesta asi que, estando yo tirada boca abajo sobre la cama, deje que el me abriera las nalgas y me penetrara. Mientras su padre terminaba de bañarse, Mauricio me entrego un delicioso orgasmo y su dura verga vacio nuevamente su joven esperma dentro de mi ano. Tan pronto como el doctor Murillo salio del baño, observo con sorpresa como Mauricio encima mio con su abdomen pegado a mis nalgas y su verga en lo profundo de mi culo sacudia su cuerpo y le mostraba a su padre el intenso placer que le producia mi trasero. Luego de esperar a que de su pene no saliera mas esperma, Mauricio me abrio las nalgas, retiro su pene de mi culo, paso a la ducha y yo quede tirada exhausta sobre la cama.

-"Que noche tan fantastica e inolvidable..", dijo el doctor Murillo arreglando su corbata mientras miraba mi cuerpo. Yo sentia las piernas agotadas, mi vagina y mis nalgas completamente salpicadas de semen, el enrojecido clitoris mostraba la intensa actividad sexual y mi adolorido ano estaba lleno de semen de padre e hijo.

No era la primera vez que tenia a dos hombres en la cama. Hacia 15 años, cuando Natalia tenia solo 4, Johann me suplico que me acostara con su amigo Luis, quien llevado por el dolor de la perdida de su esposa en un accidente de transito estuvo a punto de suicidarse. Amaba a Johann y estaba dispuesta a hacer cualquier cosa por el, asi que acepte a pesar de que Luis no era una persona de mis afectos. Mi cuerpo seria un motivante para que el siguiera luchando y saliera adelante, asi que una noche de Viernes mientras Johann le leia un cuento a nuestra pequeña Natalia, su amigo Luis me montaba y me hundia su asqueroso coño en la cama. Tan pronto como Natalia se quedo dormida, Johann entro a nuestra habitacion y no resistio la tentacion de ver a su mejor amigo clavando repetidamente su verga en la vagina de su adorada esposa y entregandole una poderosa carga de semen, asi que el se subio a la cama y entre los dos penetraron cada rincon de mi cuerpo con sus coños. Esa noche, el imbecil de mi esposo, despues de derramarse en mi vagina se paro de la cama y decidio irse a dormir abajo a la sala, dejandome en posicion doggy, mientras que el cabron de Luis se acomodo por detras, abrio mis nalgas y durante el resto de la noche se aseguro que toda su carga de esperma reposara dentro de mi sexo.

Ahora me siento mas liberada, no me siento apenada ni mucho menos avergonzada por mi pasado ni por lo que hago, vivo mi vida a mi manera, la disfruto, Natalia sigue siendo mi consentida y me siento muy orgullosa de ser su madre, estoy separada pero ahora tengo a dos confidentes, dos amigos y por supuesto, dos fantasticos amantes.

-------------------------

Gracias a Julio08 por permitirme compartir esta historia con ustedes

Report Story

byjulio08© 0 comments/ 16313 views/ 0 favorites

Share the love

Report a Bug

Siguiente
2 Pages:12

Forgot your password?

Please wait

Change picture

Your current user avatar, all sizes:

Default size User Picture  Medium size User Picture  Small size User Picture  Tiny size User Picture

You have a new user avatar waiting for moderation.

Select new user avatar:

   Cancel