El Investigador Cap. 04

bylurrea©

A continuación le comentó cómo habían asesinado al ingeniero Brin, y habiéndose encontrado información que había recibido importantes sumas de dinero, asumían que las personas que estaban detrás de todo eso, lo habían utilizado para que robara información del proyecto". Mientras decía eso, se maravilló de lo rápido del análisis que había hecho Karen, que con lo breve de su exposición, había captado una arista de inseguridad que tenía todo esto y que él no había apreciado.

"La cuestión es, Karen, que tu trabajo en los próximos días deberá centrarse en preparar un informe del estado de avance que tenía el proyecto en el que tú y el occiso estaban trabajando, precisando qué aspectos estaban en su etapa final, ya que eso permitirá indagar cuanto había sido filtrado hasta el momento en que el ingeniero fue ultimado. Este aspecto fue enfatizado por la persona de la NSA a cargo de la investigación, quien desea conversar con usted, por lo que te rogaría que le entregue su máxima cooperación, ya que estará trabajando en nuestras oficinas, a fin de formarse una idea del curso que debería tomar su trabajo. Recuerde que es necesario identificar al o los hechores de tan horrendo crimen. Mientras usted venía hacia acá, me tomé la libertad de decirle que la espere en su oficina. En todo caso, cuando salgamos de esta etapa llamemos 'policial', nos enfocaremos nuevamente en el proyecto, el que tomaré personalmente con usted." En ese momento el director se levantó de su asiento y con un tono más coloquial le dijo. "Aprovecho de felicitarte por el trabajo que has realizado hasta ahora en el proyecto y espero reunirme contigo en los próximos días para que lo reiniciemos". Dijo, al tiempo que extendía su mano hacia Karen para ratificar el agrado que tenía de trabajar con ella.

"Gracias, señor Director" Dijo complacida, extendiendo a su vez, la suya.

Karen salió muy complacida de la oficina del Director. Si bien había quedado muy confundida con todo lo que le había contado, sus palabras finales le dieron el toque de tranquilidad que necesitaba para volver a la oficina y centrarse en preparar ese informe que se le había solicitado. Y pensando en ello, apresuró el paso. Tenía curiosidad de saber quién era el investigador de la NSA con quien debería estar en contacto durante posiblemente, todo el mes.

Toda la serenidad con que había llegado esa mañana, se había esfumado con el primer shock que recibió cuando tuvo que conocer los hechos que el director debió relatarle. Pero, si hubiera sabido que iba a tener nuevamente un segundo shock de la magnitud del que enfrentó al ingresar a su oficina, se habría quedado en casa, en su cama, tapada hasta la cabeza con los cobertores.

Cuando abrió la puerta de su oficina, vio a alguien sentado frente a su escritorio. Verle las anchas espaldas, el pelo negro ondulado, y casi gritar su nombre, fue todo uno.

Cerrando violentamente la puerta de su oficina, se paró al lado de la silla cuando él se giró y se alzó frente a ella, para quedarse mirándola con la misma sonrisa de macho alfa con que lo había conocido.

"Hola, Karen" Dijo mientras acercaba su rostro a ella para saludarla con un beso.

Ella dio un paso atrás, para evitar ese gesto de intimidad y con los dientes apretados para no gritarle, le espetó casi sibilante: "¡¿Me quieres decir qué diablos haces aquí, en mi oficina?!". Claro, la pregunta era retórica. Ella quería decirle otra cosa, miles de cosas, pero antes, darle una patada en las bolas, como se había prometido hacerlo.

Él la tomó de los hombros tratando de calmarla. Y Karen, en ese instante sintió que la presión de sus manos, le producían un estremecimiento, casi un golpe eléctrico, remeciéndola. Era como si todo el cuerpo de ella, reaccionara en automático y sólo quisiera sentir la presión de sus dedos.

Karen, vencida ante lo que su cuerpo le demandaba, bajó la vista y se quedó en silencio cuando él comenzó a hablar, sin dejar de soltar sus hombros.

"Te debo todas las disculpas del mundo, Karen. Sé que lo que te hice fue algo que te debe haber violentado. Desgraciadamente lo debía hacer, se enmarcaba en la rutina de mi trabajo..."

Ella levantando la vista hacia él, le interrumpió en ese punto, para decirle: "¿El drogarme, después que hicimos el amor, era parte de esa rutina?"

"...Desgraciadamente sí. Considerando la forma del asesinato y las implicancias que tiene el proyecto desde el punto de vista de la seguridad nacional, me tienes que entender que esa acción de drogarte era porque debía descartarte como sospechosa, antes de continuar con el resto de la investigación."

"No entiendo. ¿Qué tiene que ver eso de drogarme con que me estuvieras investigando?" Y Agregó. "¿Qué me hiciste después que me drogaste?" Por su mente pasaron muchas imágenes eróticas cuando le hizo esa pregunta. Recordaba cuando se despertó, que sus labios vaginales estaban extremadamente hinchados, lo mismo que su ano. Sin embargo, tenía que conceder que había tenido un sexo con él, por momentos casi brutal. Ella se había entregado a todo lo que él propuso, y ella tampoco se había restringido de modo alguno, al contrario, muchas veces fue ella la que lo incitó a que la montara mostrándole su trasero, en los cuales después de culearla largos minutos de rodillas detrás de ella, la había tumbado de bruces en la cama y sobre ella había continuado golpeando su trasero; fue precisamente en esa posición que él, abriendo sus nalgas había hecho algo que nunca había experimentado hasta ese momento: le había hecho sexo anal. Por unos instantes, quiso protestar cuando sintió la punta de su glande que trataba de horadar su virgen esfínter, pero estaba en tal estado de excitación en ese momento, que si ese momento la hubiera estrangulado, le habría dicho que continuara. Ella había hundido su cara sobre los cobertores para no gritar del placer que esa nueva sensación le producía, y sólo relajo los músculos de la rosa de su culo, mientras que mentalmente le decía: 'hazlo, hazlo, mételo todo, quiero sentirte también allí!'. Definitivamente ¿qué más podría haberle hecho él mientras la tuvo drogada, que consciente no le hubiera permitido?

"Porque, tenía que sacar tu huella digital" Dijo Chase

"¡Pero, diablos, podrías haberla sacado de los registros de la policía y no haberme drogado!" Lo dijo con cierta decepción, pensando en que hubiera podido ser algo más sucio.

"Necesitaba sacar un modelo de tus dedos. Fue esa la única razón para drogarte, todo lo demás lo hice con tu cooperación." Le dijo Chase, dándole una mirada socarrona.

Ella evitó darse por enterada de la insinuación implícita de las palabras de él y dijo: "No te preguntaré los detalles de su asesinato, pero ¿qué han encontrado que lo relacionan con el proyecto?" Inquirió Karen, ya más calmada.

"Dos cosas: una, el que le hayan arrancado los ojos y dos el dinero que le encontramos en cuentas en paraísos fiscales"

Ella ya había sabido lo del dinero, pero lo de los ojos... Nuevamente el rostro de Karen se contrajo al escuchar eso que no le había dicho el director. "¡Le arrancaron los ojos!" De inmediato se compuso y agregó: "Ahora entiendo. Algunos procesos del proyecto, él los tenía asegurados para ser accedidos sólo con el iris de su ojo derecho. Cada vez que necesitaba algo, me los copiaba de su computadora usando esa modalidad."

"¿Pero quedaban después disponibles en la tuya?" Inquirió Chase.

"Sí. Pero volvían a él, después que las analizaba e incorporaba nuevas rutinas al programa que él continuaba desarrollando, por lo que siempre mantuve sólo parcialidades del proyecto".

En ese momento el rostro de Chase también tomo un gesto de seriedad. Pero él, lentamente había bajado sus manos para tomar las de ella en un gesto de intimidad que ella había aceptado. Ahora preguntó: "¿Podrás indicarme después cuáles procesos eran y a qué parte del proyecto pertenecían?".

Esta vez Karen, se desprendió lentamente de sus manos y se sentó en su escritorio. Cuando lo hizo, estaba más tranquila por sus palabras. Lo miraba ya con otros ojos, casi con los mismos con que lo había mirado esa noche cuando lo conoció en el bar.

"Me dijeron que debía cooperar en tu trabajo de investigación. ¿Qué tienes en mente?"

"Todas las ideas que te puedas imaginar y más. No. Bromas aparte. ¿Qué parte del proyecto en el que estabas trabajando con el ingeniero, podrías considerar que era negociable en el mercado?" Le preguntó sonriéndole también. La tensión inicial entre ellos, se debilitaba a medida de que entablaban un diálogo más amistoso.

"Bueno, no sé si estás familiarizado con el trabajo el desarrollo de sistemas computacionales, por lo que deberé darte una lata previa al respecto." Dijo ella.

Y sacando su laptop, lo conectó a un datashow para mostrarle algunos aspectos generales del proyecto y algo de la estructura de las distintas etapas del mismo. Esta presentación había servido para una reunión del consejo que estaba a cargo de evaluar la prioridad de los proyectos que se desarrollaban en la NASA, y este había sido aprobado por personas, que como Chase, no requerían entender los detalles técnicos de cada módulo, sino el propósito que se lograría cuando estuviese terminado. Recordaba que el ingeniero, hoy muerto, la había felicitado por el diseño tan claro de la presentación, e incluso, le había pedido que le diera una copia para tenerlo en su computadora.

Chase, después que ella terminó con su presentación, se dio cuenta de la brillante inteligencia de Karen, y la quedó mirando unos segundos en silencio, mientras analizaba las circunstancias en que la había conocido. Si bien la había impresionado la belleza y frescura de la muchacha cuando trataba de acercarse a ella, ahora se daba cuenta que estaba en la presencia de alguien realmente singular.

"Brillante" Le dijo, sin poder contenerse.

Karen lo quedó mirando, entrecerrando los ojos, como tratando de interpretar el tono en que lo que decía. "¿Me estás tomando el pelo?"

"Oh, no. Te aseguro que me has dejado impresionado por la claridad de la presentación. Creo que el módulo cinco, si dices que era el primero y más importante de lograr, y fue el que terminaste de desarrollar con el ingeniero, podría entusiasmar a muchos gobernantes de países del medio oeste asiático. ¿Lograron desarrollarlo completamente?"

Karen, lo miró con otros ojos. Chase había entendido de inmediato el sentido de la importancia de la fase cinco del proyecto. Al escuchar decir eso, se dio cuenta de que Chase tenía una formación científica que no creyó que tuviera. Y no pudo menos que preguntarle "¿Cuál es tu profesión, se puede saber?".

"Me gradué en informática en el MIT hace unos ocho años y después fui reclutado por la NSA ¿Por qué lo preguntas?"

"Por nada. Con esta información preliminar, ¿podrás avanzar algo en tu investigación?"

"Sí. Ahora te dejaré tranquila... ¿Almorzarías conmigo..., para limar asperezas?" Preguntó mientras se levantaba para retirarse de su oficina.

"Déjame pensarlo. Te lo comunico más tarde. ¿OK?" Dijo ella. Necesitaba alejarse de él, volver a su control mental. Su presencia, no la dejaba pensar con claridad. Desde que se había hecho independiente hacía sólo dos años atrás, creía sentirse lo suficientemente adulta como para que ningún hombre ejerciera ningún control sobre ella. Sin embargo, Chase se había convertido en la horma de su zapato, y eso la tenía intranquila.

Ahora, al tenerlo a tan poca distancia de ella, en su oficina, sentía lo mismo que sintió cuando estuvieron en su departamento, en que se había entregado sin restricciones a un sexo que se tornó desenfrenado tan pronto comenzó. Nuevamente su mente le jugaba malas pasadas; se había comenzado a llenar de las imágenes que no podía sacar de su cabeza, cuando en su dormitorio, ella se había retorcido entre su brazos, en un juego permanente de huida y encuentro, mientras el aprisionaba sus pechos tratando de besarle los pezones o intentaba de introducir sus dedos entre sus muslos, buscando su sexo, y ella se giraba, que él aprovechaba para tomarla de sus caderas y morderle sus nalgas. Fue un juego que pareció interminable, hasta que él la giró y tomándola por sus muslos la arrastró hasta el borde de la cama para penetrarla finalmente, dando comienzo a otro juego, aún más placentero, en que ella fue la que buscó nuevas posiciones, especialmente cuando puso sus piernas en sus hombros para sentirlo más profundo dentro de ella.

Karen se estremeció cuando Chase la quedó mirando unos segundos y sin decir palabra salió de su oficina.

***********

Poco después de mediodía, Chase llamó a Karen y le dijo que la pasaría a buscar para llevarla a almorzar a un restaurante de la bahía en la desembocadura del río.

Ingresó al edificio de la NASA, mostrando su flamante credencial al guardia, la que esa mañana le habían entregado, que indicaba además, la oficina que le había sido asignada.

Cuando Karen se subió al auto le dijo: "El director me comentó, que anoche habían encontrado rota una sección de la alambrada de la zona este del edificio, por lo que habían pedido reforzar las medidas de vigilancia. No se llevaron nada. Pero igual me preocupa que alguien hubiera podido entrar a las computadoras del proyecto" Dijo, con un tono de preocupación.

Chase la miró y mientras echaba a andar el automóvil le dijo: "¿Me prometes no comentar esto que te diré?" Karen asintió.

"No tienes que preocuparte por ese incidente. Yo entré al edificio. Quería comprobar qué tan eficientes son las medidas de seguridad tanto del perímetro como los accesos a tus laboratorios"

"¿Ingresaste con mi dedo?" Preguntó Karen, sonriendo complacida por lo que había hecho él.

"Sí" Dijo, mientras tomaba la zona costera.

"¿Me mostrarás el dedo?" Dijo ella, sin darse cuenta de lo que preguntaba ingenuamente.

"Te mostraré todo lo que quieras" Dijo Chase, sonriendo de oreja a oreja.

Ella le dio un pequeño golpe en el hombro "¡No te pases de la raya, pesado! ¡Sabes que estás en capilla!"

El almuerzo fue largo. Ella le explicó que efectivamente el módulo cinco que se había completado, era la clave para el resto del sistema de enlace de la comunicación satelital de todo lo que el gobierno tenía puesto en órbita, y que barría la zona geográfica de Asia y Medio Oriente.

"Eso implicará necesariamente un cambio en la programación, me imagino" Pregunto Chase.

"Después que te fuiste, me llamó el Director para hablar al respecto. No enfrentamos ahora a un nuevo reto: reprogramar los accesos de comunicación a los satélites en sí, antes de que quien tenga el programa del módulo cinco, pueda comenzar a utilizarlo."

Después de almorzar, Chase le dio un paseo por el borde costero, mostrándole algunos lugares que Karen no conocía. Después la fue a dejar al edificio de la NASA y se despidieron. Esta vez, ella dejó que él la besara en la mejilla. Eso sería todo por ahora, pensó.

*******

(Continuará) Sus comentarios y sugerencias serán siempre bienvenidos. Y no olvide votar.

Report Story

bylurrea© 0 comments/ 599 views/ 0 favorites
Anterior
2 Pages:12

Por favor, Puntúe esta presentación:

Please Rate This Submission:

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Please wait
Recent
Comments
by Anonymous

If the above comment contains any ads, links, or breaks Literotica rules, please report it.

There are no recent comments  - Click here to add a comment to this story

Add a
Comment

Post a public comment on this submission (click here to send private anonymous feedback to the author instead).

Post comment as (click to select):

Refresh ImageTambién escuchar una grabación de los personajes.

Preview comment

Forgot your password?

Please wait

Change picture

Your current user avatar, all sizes:

Default size User Picture  Medium size User Picture  Small size User Picture  Tiny size User Picture

You have a new user avatar waiting for moderation.

Select new user avatar:

   Cancel